sábado, 17 de marzo de 2018

A veces necesitamos la ofensa: Apostol Dr. Rony Chaves

A veces necesitamos la ofensa

La ofensa tiene un valor extraño en la Biblia; aunque no es nada agradable que nos ofendan o nos maldigan, la OFENSA puede ser usada por Dios para probarnos el corazón.

Nuestras reacciones como cristianos deben siempre agradar a Dios y estar alineadas con lo que la Palabra y sus principios exigen de un hijo de Dios.

Las provocaciones, las calumnias y las difamaciones en nuestra contra pueden causar en nosotros respuestas diversas, desde las pacíficas, hasta las violentas. Más no se valen las reacciones malas con Dios; Él nos exige amar a nuestros enemigos y bendecir a los que nos maldicen y nos ultrajan.

En todo tiempo y circunstancia debemos dar la talla; debemos amar al prójimo por sobre todas las cosas. Si lo hacemos como el Altísimo nos manda, tendremos nuestra propia evidencia de que estamos caminando bien en el sendero de la FE.

Juan Wesley, fundador en Inglaterra del Movimiento Metodista, se preocupó un día porque sus opositores habían dejado de ofenderle y de maltratarle; él pensaba que el ataque o el antagonismo expreso, era señal de que él andaba bien con Dios. Así que se fue a un lugar apartado a orar por esto. Sorprendido por la oración de Wesley un borrachito que estaba detrás de un árbol durmiendo, se molestó con el predicador al reconocerlo y le lanzó una piedra en su espalda. Al sentir el impacto en su cuerpo y ver al hombre enojado con él, el Reformador levantó sus brazos y su mirada al Cielo y gritó: “Gracias Dios, ahora sé que estoy caminando bien contigo”.

La lección de todo esto es: Cada vez que venga la ofensa contra ti, levanta tus manos y tu mirada al Señor; cada vez que te venga el ataque, grita con fuerza: “gracias Dios por hacerme saber que camino en tu perfecta voluntad“.

A veces nos hace falta la ofensa para probar nuestro corazón.


martes, 13 de marzo de 2018


Palabra Profetica: Cuidado con prostituirte espiritualmente

sábado, 10 de marzo de 2018

Emil Brunner Quotes about ekklesia

Emil Brunner Quotes about ekklesia

Ever since I encountered the risen Jesus in a Spirit-led meeting on a college campus, I’ve wanted to go beyond the formal way of doing church and meet the way Paul describes in 1 Corinthians 14:26. In 2008, The Salvation Army asked my wife and me to open a “non-traditional church” in Nashville on that model. In 2015 I wrote a book about meeting that way: Beyond Church: An Invitation To Experience The Lost Word Of The Bible–Ekklesia.
Today I discovered Emil Brunner, a Swiss theologian who died in 1966, and his writings about ekklesia. I am amazed at how much Brunner’s writings match what we do at The Salvation Army Berry Street and my book. Here’s a quote from him that matches how I feel about the opportunity to experience ekklesia with The Salvation Army:
“I am inexpressibly grateful that the Lord of my life has granted to me in such abundance these opportunities to take part in the life of His Ekklesia and to bear witness to the Living Christ in so many places and in so many ways.” –Emil Brunner (1889-1966)
Here are quotes from two of Brunner’s books:
Quotes from: Dogmatics: Volume III – Christian Doctrine of the Church, Faith & The Consummation
“The Spirit who is active in the Ekklesia expresses Himself in active love of the brethren.”
“The Ekklesia does not only know that God is love. The Ekklesia also lives from the love of God.”
“Christ did not give the Ekklesia the Word alone, but His life also.”
“Luther realized that the true Church, the Ekklesia, was based wholly on the Word and Spirit of God and not on the Sacrament. He realized that faith is not the obedient acceptance of a doctrine but encounter with Christ present in His Word and Spirit.”
“The more time passed, the clearer it became that the official and institutional character of the the Church hindered the creation of Ekklesia.”
“Only by starting with the Ekklesia can we understand this bond that unites faith to the fellowship of faith.”
“Ekklesia, in it’s love individuals are bound together in fellowship and brotherhood at the same time.”
“The faith which stems from the Church and not from the Ekklesia, from doctrine and not from witness, is not in itself living faith.”
“The misunderstanding of the Ekklesia as the Church, as a sacred institution, corresponds to the misunderstanding of faith, through which faith was misunderstood as affirmation of doctrine.”
Quotes from: The Misunderstanding of the Church
“The ekklesia is what it is through the presence of Christ dwelling within it.”
“The very being of God is Agape — that love which the Son brings to mankind from the Father — and it is just this love which is the essence of the fellowship of those who belong to the Ekklesia.”
“The historical Church . . .has arisen, in the course of a long and complicated history, through a process of development, transformation and retrogression, out of the New Testament Ekklesia.”
“The New Testament Ekklesia is a is not an it, a thing, an institution, but rather a unity of persons, a people, a communion.”
“The Ekklesia of the New Testament, the Christian fellowship of the first Christians, was not a church and had no intention of being a church.”
“There was in the Ekklesia a regulation of the functions— Scripture declares this explicitly— assigned by the Holy Ghost to the various individual members who were thus equipped to perform their special services — falsely represented as offices. For an office belongs to a public organization; an office is part of an institution. The diakoniai, however,
the services, should be conceived on the analogy of the organs with their specific functions which inhere in a living body. Even though it be only a metaphor, this is relatively
the most adequate expression of the truth.”

“The New Testament surprises us again and again by the multiplicity of these functions and their bearers, of the various services and those who render them. One thing is supremely important: that all minister, and that nowhere is to be perceived a separation or even merely a distinction made between those who do and those who do not minister, between the active and the passive members of the body, between those who give and those who receive. There exists in the Ekklesia a universal duty and right of service, a universal readiness to serve and at the same time the greatest possible
differentiation of functions. The metaphor of the organism illuminates one aspect of the reality; the dependence of all kinds of ministration on the one Lord reveals the other. The
head of a body is something different from the ruler of a people. Yet both sides of the reality are expressed and must obviously be expressed, in order to do justice at one and the
same time to the vertical and the horizontal relationship, on the one hand to bring out the mysterious vital fellowship, on the other hand to show that it is the one Spirit who effects
the differentiation of functions. It is therefore quite wrongheaded to describe this pneumatic ordering of the Ekklesia as anarchical simply because it is something different from an organization or institution.”

“It is the mystery of the Ekklesia as the fellowship of the Spirit that it has an articulate living order without being legally organized.”
“The impression made by the life of believers plays a part of decisive importance in the genesis of faith. People draw near to the Christian community because they are irresistibly attracted by its supernatural power. They would like to share in this new dimension of life and power, they enter the zone in which the Spirit operates before they
have heard a word about what lies behind it as its ultimate transcendent-immanent cause. There is a sort of fascination which is exercised mostly without any reference to the Word,
comparable rather to the attractive force of a magnet or the spread of an infectious disease. Without knowing how it happened, one is already a carrier of the infection.”

“It is so much easier to discuss from an intellectual and theological standpoint the ideas implied in the revealed Word of God and to analyse them conceptually than it is to allow
oneself to be transformed at the center of one’s life by the action of the Holy Ghost”

“It is so much easier to secure the life of the fellowship, its coherence and its indispensable hierarchy by means of solid legal forms, by organization and offices, than it is to allow the
life of communion to be continually poured out upon one, to allow oneself to be rooted in it by the action of the Holy Ghost. You can handle and shape as you please such things
as law and organization, but you cannot act thus towards the Holy Ghost.”

“The fellowship of Jesus discloses a paradoxical unity of terms which elsewhere are incompatible. It is a mystical unity of visible earthly persons with an unseen,
heavenly, and yet present Person, their Head, with the eternal ever-present Christ.”

“The Ekklesia is the sphere of actual and realized fellowship with the Christ — a fellowship which is as real as faith and love and hope are real.”
The Ekklesia wherein the one Spirit bestows upon each his peculiar gift and therefore assigns to each his characteristic ministry . . . is reality, heavenly divine reality.”
“The Ekklesia of which the apostles speak was thus not simply a theory or ideal springing from the vision of Christ; it was also the sphere of the new life grounded in the historical
fact of redemption through Jesus Christ, and in His effective presence and power as living Head of the body.”

“What we know as the church or churches resulting from historical developments cannot claim to be the Ekklesia in the New Testament sense.”
“The meaning of the Ekklesia is what we recognized from the New Testament as its characteristic essence: communion with God through Jesus Christ, and rooted in this and springing from it, communion or brotherhood with man. The oneness of communion with
Christ and communion with man is the characteristic mark the Ekklesia.”

“With or without the churches, if necessary even in opposition to them, God will
cause the Ekklesia to become a real community of brothers. Whether the churches yield to this recognition or on the contrary blind themselves to it will determine the question whether or not they have a future.”

Here are a few additional quotes from Emil:
“To be united with Christ through the Holy Spirit means: to be directly united with Him. Here there is no difference between an ordinary Christian of our own day and an Apostle.”
“The fact of our redemption—the history of salvation—is transmitted by the proclamation of facts, that is, by the testimony of the Apostles under the guidance and inspiration of the Holy Spirit.”
“Above all the teaching of the Church, even above all dogma or doctrinal confession, stands Holy Scripture.”
“The Dogmatic Theologian who does not find that his work drives him to pray frequently and urgently from his heart: ‘God be merciful to me a sinner,’ is scarcely fit for his job.”
“Theology is an assault on the sin-distorted intellect.”
“Gospel preaching, is the spreading out of the fire which Christ has thrown upon the earth. He who does not propagate this fire shows that he is not burning. He who burns propagates the fire.”
“Take oxygen away and death occurs through suffocation, take hope away and humanity is constricted through lack of breath; despair supervenes, spelling the paralysis of intellectual and spiritual powers by a feeling of the senselessness and purposelessness of existence.”
“I am trying to express a view of revelation which does not fit in any of the ready-made patterns.”
Emil Brunner

jueves, 8 de marzo de 2018

lunes, 5 de marzo de 2018

Un testimonio que me dio alegria ver: Testimonio de un ex-legalista-Neville Lawson y nota personal

Conoci a Neville por internet de la manera menos agradable posible. Bajo una oleada de insultos de dos cuentas diferentes. Pero pues, cosas que pasan. Esto me agrada verlo y le digo a Neville que aunque ya te habia perdonado esto es bien agradable de ver. Hacia adelante y bendiciones.
Para referirse al posteo original de cuando me insulto favor de ir aqui:

viernes, 2 de marzo de 2018

The House Church - Simple Church Gatherings

Tiempo de Dios para anular los decretos de muerte contra mi país y contra mi familia: Apostol Dr. Rony Chaves

“Entonces fueron llamados los escribanos del rey en el mes primero, al día trece del mismo, y fue escrito conforme a todo lo que mandó Amán, a los sátrapas del rey, a los capitanes que estaban sobre cada provincia y a los príncipes de cada pueblo, a cada provincia según su escritura, y a cada pueblo según su lengua; en nombre del rey Asuero fue escrito, y sellado con el anillo del rey.
Y fueron enviadas cartas por medio de correos a todas las provincias del rey, con la orden de destruir, matar y exterminar a todos los judíos, jóvenes y ancianos, niños y mujeres, en un mismo día, en el día trece del mes duodécimo, que es el mes de Adar, y de apoderarse de sus bienes“.
Ester 3:12-13

Estamos viviendo según el Calendario Bíblico, el mes de Adar (duodécimo mes hebreo), y en el día 13, que corresponde a la fecha en que Amán el funcionario político de influencia del Imperio Medo-persa,logró oficializar el decreto de destrucción del pueblo de Israel en manos de sus enemigos. Amán odiaba a los judíos a muerte y quería su destrucción,por esta causa hizo el decreto y buscó el sello real hasta conseguirlo y desatar la persecución contra el pueblo de Dios.
Ante el clamor de la reina Ester y de su tío Mardoqueo,ambos judíos, el Altísimo intervino y destruyó las intenciones de Amán y movió Su Justicia contra él, permitiendo que Israel se defendiera mediante otro decreto de vida y de protección, preservando la vida de sus familias.
El 13 y 14 de Adar (mes que cae en febrero y marzo), son días de luna llena, tiempo donde los oculistas y satanistas hacen sacrificios de sangre con ritos y decretos de maldición contra el pueblo de Dios y sus líderes. Ellos aprovechan la época simbólica para hacer dańo a gobiernos y gobernantes, para controlarlos y traer desgracia y destrucción sobre los habitantes de ciudades y naciones.
Más también es el tiempo para cortar con Autoridad Espiritual todo hechizo, toda brujería y todo decreto de maldición a través del Poder de Dios y del Nombre Glorioso de Jesucristo.
Es por esta razón que como un Profeta autorizado por el Eterno para bendecir mi país Costa Rica, y a las naciones de América, hoy junto a ti, anulo y destruyo todo conjuro mágico contra nuestra tierra y sus habitantes; y cancelo todo poder oculista que haya sido enviado contra mi Nación y sus líderes, y contra las naciones de América.
En el Poder de Dios y por el Nombre más Alto qué hay, Jesucristo, desato la Protección del Altísimo sobre nosotros y sobre nuestros hijos; Activando también la Justicia de Dios a nuestro favor como Escudo de Protección y de Victoria.
¡Amén y Amén!

“Y escribió en nombre del rey Asuero, y lo selló con el anillo del rey, y envió cartas por medio de correos montados en caballos veloces procedentes de los repastos reales;
que el rey daba facultad a los judíos que estaban en todas las ciudades, para que se reuniesen y estuviesen a la defensa de su vida, prontos a destruir, y matar, y acabar con toda fuerza armada del pueblo o provincia que viniese contra ellos, y aun sus niños y mujeres, y apoderarse de sus bienes,
en un mismo día en todas las provincias del rey Asuero, en el día trece del mes duodécimo, que es el mes de Adar “.

martes, 27 de febrero de 2018

EL ENCUENTRO: Luisa Carballo

Uno de los fariseos rogó a Jesús que comiese con él. Y habiendo entrado en casa del fariseo, se sentó a la mesa.
 Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume.
 Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora.
 Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Y él le dijo: Di, Maestro.
 Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más?
 Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado.
 Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies.  Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama.  
Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados.
Lucas 7:36-48

       A veces, aunque Dios se esfuerce en darnos todo lo que necesitamos, nosotros no lo valoramos. Especialmente cuando apenas comenzamos a conocer sus leyes espirituales, desgraciadamente es frecuente encontrar hermanos inconformes, quejumbrosos, amargados, que no albergamos en nuestro corazón el agradecimiento que Dios merece de nuestra parte.

       Pero ¿sabes una cosa mi querido lector? Dios va mucho más allá de toda expectativa. El es un Dios lleno de amor y misericordia. Aunque muchas veces no logremos ver cómo se manifiesta esta misericordia; y lo repito, esto se debe a que no hemos entendido aún cómo funciona el mundo espiritual.

        Era 11 de agosto de 2012. Esa fecha, como el nacimiento de cada uno de mis hijos, mi cumpleaños y algunas otras fechas muy especiales, jamás la olvidaré. Mi entonces aún esposo pidió vacaciones en su trabajo, ya hacía tiempo que lo mencionaba; se notaba en su voz la intención de apartarse lo más posible de mí, o más bien de estar cerca de su familia –quienes lo presionaban fuertemente para mantenerse separado de mí, especialmente su madre, aunque siempre utilizaba formas sumamente sutiles, ella estaba pendiente como guardiana, de que nosotros dos estuviéramos distanciados, aún cuando vivíamos juntos-. 

        Desde una semana antes, comencé a recibir mensajes sutiles de Dios, y en mi corazón sentí la necesidad de hacer limpieza de mis armarios; de toda la ropa que no se necesitaba, mía y de mis hijos. Junté varias bolsas con esa ropa. Primero pensé en regalarla en la iglesia y no se dio, luego quise tirarla pero no me atreví, por último pensé en regalarla a alguien que Dios me pusiera pero nunca vino nadie, así que ahora no sabía qué hacer con esas bolsas y las cargaba en mi camioneta.

         Llegó la noche antes de que mi esposo se fuera de viaje con mis hijos. No los iba a ver en nueve días consecutivos! Mi bebé de un año y medio lejos de mí, me partía el corazón y me daba rabia pensar en eso. Así que lo primero que hice fue lo más común e irreflexivo en una mujer herida: arremetí contra él. Y él, por su parte, también parecía estar esperando sólo un pequeño pretexto para reaccionar como lo hizo.

          Le dije que no tenía dinero para pagar la luz, y de la peor manera que le fue posible me dijo que no iba a darme nada; que no tenía por qué dejar nada porque los niños no iban a estar conmigo esa semana, que lo que él daba no era para mí, era para sus hijos. También se me terminó el gas, y el mandado. No tenía realmente nada, y él simplemente se fue con mis hijos, sabiendo que yo un par de años atrás, estando embarazada, había dejado mi trabajo por cambiarme de ciudad y seguirlo a él; pero no fue argumento suficiente. Era como si él me viera poco menos que un animal, o un objeto que ya no le servía; o quizás era yo como un blanco para jugar a los dardos para él, le divertía herirme lo más fuerte y profundo que le fuera posible. Sin duda él era un emisario del diablo que ató mi vida y la de mis hijos durante demasiado tiempo. No es el caso tratar de culparlo de todo, pero sí es definitivamente cierto que mientras yo pequé de miedosa, él no sólo pecó, sino que se esmeró y disfrutó el ser destructivo, tóxico, venenoso para mí y los niños. El siempre fue la piedra en nuestro zapato, ese estorbo que no nos dejaba siquiera respirar en paz. 

       Era sábado en la mañana cuando él subió a nuestros hijos a su camioneta y se los llevó. Yo no había ni dormido pensando en esa angustia. Era algo que simplemente no podía soportar. Nueve días completos, sin verlos, y lo peor era que sabía que iban a estar rodeados de gente que no convenía, que voluntaria y conscientemente habían contribuido para fragmentar nuestra familia y ahora se llevaban su premio. Ese era mi sentimiento en aquella mañana. Además de la angustia, porque económicamente no contaba con nada. Fue una tormenta tremenda dentro de mí. Caí como resbalada con jabón en aquella provocación. Apenas se fueron ellos, comencé a gritar, a descargar mi ira de todas las maneras posibles.
       Subí a la camioneta, con la idea de vender la ropa que cargaba desde la semana anterior; decidí ir a buscar un lugar en algún mercado de objetos de segunda mano, de medio uso, que en mi país les llamamos “tianguis”. Lo que sigue lo contaré crudamente, pero aclaro que cuando ocurrió, fue aún peor. Sin embargo, no deseo contristar demasiado al Espíritu Santo en los corazones de quienes leen; o quizás lo hago por simple vergüenza; pero como es necesario y el Espíritu me impulsa, lo contaré.

         En el camino al tianguis, yo iba totalmente fuera de mí. Mis heridas ya no tenían espacio en mi alma, así que se empalmaban unas sobre otras, algunas de ellas ya infectadas, otras cerradas que se volvieron a abrir. Yo era un monstruo, espiritualmente hablando. No por maldad, sino por tantas heridas que había por todo mi ser. En esa mañana, fue como un vía crucis para mi Señor, por todo lo que le dije. Le reclamé, lo renuncié, lo culpé, le dije que no quería saber más de Él. Le dije que era igual de falso que todos los hombres, que yo no le importaba, que sólo me quería hacer creer esa mentira. Borrosamente recuerdo las palabras, porque lloraba y gritaba, al grado de que simplemente, fue un milagro de Dios, que yo no haya chocado en esa camioneta. Iba fuera de mí. Lo último que recuerdo que le dije a Dios, fue: “si es verdad que te importo, demuéstramelo.”

        Perdóname Señor, por todo lo que te dije. Sé que ya lo hiciste, pero me duele recordarlo. Sólo lo cuento aquí para que te glorifiques.

       Cuando llegué al tianguis ya no había lugar, así que me regresé a mi casa; entre rezongos y quejas, y puse toda la ropa a la venta ahí mismo, afuera de mi garaje, acomodándola sobre mesas y cajas. Lo peor de mi ira ya había pasado, ahora quedaba la ola de amargura y rencor. 

       No pasaron ni cinco minutos, cuando pasó una mujer embarazada en una camioneta. Ella se detuvo en seco y me pidió que le mostrara la ropita de bebé que exhibía. Se la mostré, y escogió casi $300 pesos mexicanos de ropa, y la compró. Se fue. Y lo único que pude pensar cuando se fue aquella mujer, fue: “Si es verdad que te importo, demuéstramelo.”

      Recordé mis propias palabras, llenándome de vergüenza, y reconociendo que ya no había nada que hacer conmigo, que yo no tenía remedio, era demasiado mala, demasiado soberbia y no tenía perdón lo que le había dicho a mi Señor. Seguí trabajando, en mi casa, donde estaba montando un pequeño vivero con plantas que yo misma multipliqué o germiné. Tenía apenas unas docenas de bebés en pequeñas macetas, pero era un trabajo hermoso y que me ministraba también. Recuerdo que me puse a tejer unas macetas durante el resto del día. Sólo cerré un momento para ir a comprar algo qué beber, pues era verano, hacía un calor tremendo y yo no tenía ni agua en garrafón para beber. En fin, recuerdo que mientras trabajaba, recordé unas prédicas y versículos bíblicos que me había dado el Señor, acusándome de idolatría. Hasta que en determinado momento, por mera inquietud le dije “Yo ya no idolatro a mi esposo, ¿por qué me sigues diciendo que soy idólatra?”

       Un momento después, para mi sorpresa el Señor me respondió. En mi mente escuché un susurro, que me preguntaba “¿qué fue lo que más te molestó de que se llevaran a tus hijos?” Comencé a meditar y llegué a una conclusión. Le dije “Me dolió que me hiciera sentir como un objeto que ya no sirve, y me dejara sola, sin importarle lo que iba a ser de mí.”

-Ahí tienes a tu ídolo-, me dijo.
-¿Yo soy mi ídolo? Pero, ¡si yo ni siquiera me amo!
-Así es, pero aún lo eres. Tú no me permites ser tu Señor. Quieres cargarlo todo en tus fuerzas, tomas tus propias decisiones, no me dejas obrar.

        Aquellas palabras me atolondraron, fueron demasiado extrañas para venir de mí misma. Yo no estaba acostumbrada aún a la idea de que Dios pudiera hablar conmigo, y menos tomando en cuenta que había pasado muchos años escuchando acusaciones sobre ser una enferma mental… Pero bueno, por fin me repuse de la sorpresa, y de alguna manera ejercí fe, creí que realmente era Dios quien me decía eso. Lo creí, porque no podría haber venido de ninguna otra parte ese razonamiento tan sabio, tan fuera de lo que yo pensaba; yo ni siquiera tenía idea de lo que significaba el Señorío de Cristo. No eran MIS pensamientos. Era Él. Aún así, en cuanto me repuse, también se repuso mi orgullo y le respondí:

-Es que yo soy la única persona en toda mi vida que nunca me ha abandonado. Todos me han dejado sola, siempre, yo soy la única que nunca me dejé.
-Pero quisiste matarte. Tú también te dejaste. Tú misma te fallaste.
-Quise hacerlo, pero no lo hice. Y nadie más ha estado a mi lado en los peores momentos, sólo yo. Por eso no confío en nadie, a nadie le importo tanto como para confiar. Todos me han traicionado. Los que más he amado, me han traicionado. Siempre he estado sola.

        Ya no respondió, y en mi estupidez creí que había “ganado” la discusión. ¡Con Dios… qué tonta, qué soberbia!

         En fin, entre "discusiones" y trabajo en mi pequeño vivero, el día terminó. Cerré la “tienda” incipiente que hacía en mi jardín frontal. Me di un buen baño, y me senté a descansar. Los niños no estaban, él tampoco. Estaba sola, podía hacer lo que quisiera. Fui a la tienda de nuevo, y recuerdo haber comprado una sopa instantánea y un refresco; estaba hambrienta, no había comido en todo el día. Así que me dispuse a, simplemente, ver la televisión.

       Fue entonces cuando comencé a notar algo extraño. Escuchaba una vocecita infantil: “Diosito mío”… “Diosito mío”… la escuchaba una y otra vez. Y cuando me extrañó lo suficiente como para ponerle más atención, apagué la televisión, intrigada. Me levanté de donde estaba recostada.  Ahí lo escuché de nuevo…

“Diosito mío, gracias por haberme ayudado hoy, te pido que ayudes a mis papás y a mi hermanita y a mí…”

Era mi propia voz. Era yo, cuando tenía cuatro años; cuando mi madre me enseñó a orar. Pero no identifiqué eso hasta que otra voz me lo dijo, un susurro en mis oídos:

“Así me decías cuando aprendiste a orar; y YO TE ESCUCHABA.”

         Me quedé atónita. Ni siquiera tenía ya el menor recuerdo de aquellas noches, cuando era muy pequeña. Entonces entendí quién era El que me estaba hablando: Era Dios. Era Jesucristo, quien me estaba respondiendo cara a cara, aquellas oraciones que cuando niña, yo lanzaba al cielo, creyendo que en algún lejano lugar, Dios escuchaba. Ahora, 33 años después, Aquél a quien me dirigía, me respondió claramente… “YO te estaba escuchando; SIEMPRE ESTUVE AHÍ.”

      Mis ojos estaban bien abiertos, estaba sorprendida, asustada, pero sobre todo, conmovida… “YO estaba ahí, te estuve escuchando todo el tiempo…” Esas palabras hicieron rodar mis lágrimas sin siquiera percibirlo. Lo noté solamente cuando se convirtieron en grandes sollozos, provocados por aquella voz que más que una voz en mis oídos, era como una mano en mi mismísimo corazón, que lo tocaba y lo volvía sensible, abierto, lleno de heridas sin curar; ahora por primera vez en mi vida, estaba recibiendo una caricia, una caricia dulce y limpia, de verdadero amor. No había reproches, ni insultos, ni indiferencia, ni rechazo; todo aquello a lo que estaba acostumbrada desde niña; por el contrario, esta vez había respuestas, RESPUESTAS, y que venían directamente de Dios… como si yo fuera digna. Pero ahí no terminó el asunto; aún faltaba mucho más:

      “¿Recuerdas que tu mamá se iba de la habitación y tú sentías mucho miedo en la oscuridad, pero de repente, de alguna forma te dormías? Yo te hacía dormir. Y, ¿recuerdas aquella mañana, cuando te ocurrió eso tan horrible? Yo te consolé, y te ayudé a mantener la calma; e impedí que te sucediera algo peor. ¿Y cuando tu padrastro se fue de casa? Fui Yo, que te estaba protegiendo. Y cada una de las veces que lloraste desesperada, los peores momentos de tu vida, en donde pensaste que no había nadie a tu lado, Yo siempre, siempre estuve ahí. Luisa, tú nunca, JAMÁS estuviste sola.”

     A estas alturas, el llanto ya me impedía respirar… No podía creer lo que estaba sucediendo. No podía creer la magnitud y la pureza de su amor y de su presencia. Las palabras que estaba yo escuchando, eran la respuesta áspera a mi “monólogo” de amargura, que había lanzado aquella misma tarde. Dios no me respondió nada en aquel momento, por causas que deben haber sido tan maravillosas que prefiero ahora no ahondar, porque ya mi corazón está muy contristado cuando lo recuerdo. Pero sé que fue por algo hermoso, tanto su silencio, como su hablar. Todo lo que hizo ese día Dios, fue amarme con toda la ternura que yo jamás había ni siquiera imaginado. Así fue como pude articular palabras de nuevo, pero solamente estas:

-i¿Por qué me amas tanto, si soy tan mala?! –eso fue lo que brotó de mi ser. Mi corazón estaba totalmente rendido y abierto, no había lugar en ese momento para ninguna reacción de defensa; su amor y su presencia lo habían tumbado todo completamente. Y para rematar, las palabras que nunca, nunca olvidaré; las que me ataron para siempre a Cristo, fue su respuesta siguiente:

-Al que poco se le perdona, poco ama; y ahora tú ya sabes cuánto Yo te amo. Ahora ve, y tú también perdónalo todo.

        No entiendo cómo, ni puedo explicarlo de manera lógica; pero sí puedo testificar lo que pasó después: El Señor me tomó entre sus brazos, me recargó en su pecho como a una niña, y seguí llorando. Me dijo “Sigues siendo aquella niña de cuatro años para mí, mi princesa.” Y entonces seguí llorando, pero luego descansé, cerré mis ojos y simplemente, me quedé dormida, por primera vez, en los brazos de mi Padre.

viernes, 23 de febrero de 2018


Billy Graham's death was prophetic: Marcus Rogers

A propósito de “HABLAR EN LENGUAS”: Apostol Dr. Rony Chaves

Hace pocos días el tema del “hablar en lenguas” se hizo muy popular en mi país. Al observar las diversas reacciones que el tema provocó y notar la gran desinformación bíblica que tiene un gran número personas sobre el asunto, ignorancia que les ha llevado a la burla de quienes las hablan ; y lo más peligroso aún para ellos,a mofarse del Espíritu Santo, Quien es el Dador Sobrenatural de estos gloriosos dones a los hombres que le creen,es que pensé que sería bueno para todos aportar un poco del conocimiento bíblico que nos dan las Sagradas Escrituras sobre el particular. Veamos :
“El que viene tras mí (Jesús) cuyo calzado 
yo no soy digno de desatar, El es más poderoso que yo; 
El os bautizará con Espíritu Santo y fuego”. 
Mateo 3: 11.

El Espíritu Santo es Dios. Él es la Tercera Persona de la Santa Trinidad de Dios. La vida de Jesucristo estuvo totalmente equilibrada porque dependió siempre de Él.Su relación con el Espíritu fue armoniosa y estrechamente ligada. Jesús, vivió una vida santa, Su cuerpo y mente nunca permitieron nada que afectara la relación con el Espíritu. Jesús nunca le contristó; el Espíritu Santo permanentemente estuvo con Jesús y fluyó constantemente con Él. El Espíritu Santo es, tristemente, la Persona ignorada en la Iglesia y en el mundo, pero es Él, el Ejecutivo de la Trinidad. Él es el Consejero y Edificador del pueblo de Cristo.
El Espíritu Santo es el Edificador de la Iglesia en el presente tiempo. Él es el que convence al hombre de justicia, de pecado y de juicio. Él es Quien en realidad nos lleva a entender Quién es Jesús. Amén.
El Espíritu Santo es una Persona (Dios) amorosa, dulce, hermosa, y sumamente cariñosa. Él es Alto y Sublime, es Dios mismo.
Él puede manifestarse de maneras sorprendentes y diferentes. Él puede manifestarse a través de las circunstancias; puede revelarse y darse a conocer al hombre en diversidad de tiempos, experiencias, ocasiones y formas. Él es Soberano. Amén. Su propósito al revelarse a nosotros es que lo “Conozcamos a Él como nuestro Consolador” (Paracleto en griego). Aleluya.
El Espíritu Santo se revela en la Biblia como una Persona Santa; Él posee cualidades que determinan la personalidad:
1- Intelecto (piensa)
“Lo cual también hablamos, no con palabras ensenadas por humana sabiduría, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual”. I Corintios 2:13.

2- Emociones 
“Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”. Efesios 4:30.

3- Voluntad
“Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu repartiendo a cada uno en particular como El quiere”. I Corintios 12:11.

El Espíritu Santo, actúa como una persona, veamos:
1- Él habla
“Y mientras Pablo pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí tres hombres te buscan”. I Timoteo 4:1.

2- Él Consuela
“Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñara todas las cosas y os recordará lo que os he dicho”. Juan 14:26.

3- Él guía o dirige
“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios”. Romanos 8:14.

4- Él testifica
“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”. Romanos 8:6.

5- Él se enoja
“Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su Santo Espíritu”. Isaías 63:10.

6- Él ayuda
“Y de igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad,...”. Romanos 8:26.

7- Él enseña
“Y enviaste tu buen Espiritu para enseñarles,...”. Nehemías 9:20.

Al Espíritu Santo se le puede tratar como si fuese una persona y obtener respuesta de Él como la de una persona, no de una fuerza.
Se le puede obedecer (Hech. 10:19-21 ); se le puede intentar mentir (Hech. 5:3), se le puede constristar (Efesios 4:30), se le puede blasfemar (Hech. 12:31), se le puede resistir (Hech. 7:51 ) y se puede tener intimidad con Él.II Cor. 13:14).
Pero así como descubrimos que el Espíritu Santo no es una fuerza, sino una Persona, también la Biblia nos enseña que Él es Dios. Amén.
Él es Eterno (Hebreos 9.14), Omnipotente (Job 33:4), Omnipresente (Salmo 139:7-11) y Omnisciente (Isaías 40:13-15). Las Sagradas Escrituras le atribuyen “Atributos Divinos”, reconociendo su Deidad. Aleluya.
Jesús habló de Él en el Nuevo Testamento, llamándole el Consolador: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de Verdad...”Juan 14:16-17.
Esta expresión Consolador viene del término griego “Parakletos” que significa: “uno llamado a estar al lado de”. Esto implica que Jesús enviaría al Espíritu Santo para estar al lado nuestro y ayudarnos en nuestro caminar.
Por eso es que su labor o funciones son las de un “amigo verdadero”, las de un “ayudador”.
1- Él nos guía y dirige a toda verdad. Juan 16:13.
2- Él nos enseña. Juan 14:26.
3- Él nos revela a Jesucristo. II Cor. 3:18. 
4- Él nos redarguye de pecado. Hechos 2:37.
5- Él nos da poder para testificar. Hechos 4:31. 
6- Él nos inspira. II Pedro 1:21.
7- Él nos limpia y santifica II Tesalonicenses 2:13. 
8- Él nos perfecciona. Filipenses 1:6.
9- Él nos transforma de gloria en gloria. II Cor. 3:18 
10- Él nos da poder y Sus dones. I Corintios 12:411 . 
11- Él nos faculta para obrar milagros. Hebreos 2:4.
12- Él nos prepara para la Venida de Jesús. Efesios 4:30.

La Biblia es un libro lleno de símbolos que expresan maravillosas verdades de la revelación de Dios al hombre. Con respecto al Espíritu Santo; el Padre Dios, nos habla de Él a través de figuras que expresan con claridad Su Obra y Función. Algunos de ellos son:
1- La Paloma
“Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua, y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendió como paloma, y venía sobre El”. Mateo 3: 16.

2- El Viento
“El Espíritu de Dios me hizo y el soplo del Omnipotente me dio vida”. Job 33:4.

3- El Candelabro de Oro (tipo de la luz del Espíritu).
Este fue puesto en el Lugar Santo como única fuente de luz para iluminar el caminar de los sacerdotes. Éxodo 25: 31, 32, 36 y Efesios 1:17-18.

4- El Aceite (tipo de la unción)
“Pero vosotros tenéis la unción (aceite) del Santo (Espíritu), y conocéis todas las cosas”. I Juan 2.20.

5- El Vino
“Porque estos no están ebrios como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. Mas esto es lo dicho por el profeta Joel y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne”. Hechos 2:15, 16 y 17.

6- El Fuego
“El os bautizará en Espíritu Santo y fuego”. Mateo 3:11.

Lo más extraordinario de la justificación y salvación que Jesús provee para nosotros es que nos hace Templos del Espíritu Santo, morada del Dios Viviente.
Somos lavados en Su Sangre, regenerados por Su Espíritu para ser llenos de Su Poder, bautizados en el Espíritu Santo para testificar al mundo del Amor de Dios en Cristo. Por eso Jesús al prometerle a sus seguidores al Consolador, estaba anticipando no sólo Su muerte en la cruz por el pecado, sino también Su victoria y Resurrección. Esto implicaba que el ser humano transformado iba a recibir con esta Promesa del Padre, a la Persona del Espíritu Santo, para llenarlo y capacitarlo para hacer las mismas obras y milagros de Jesús por todo el mundo. Amén.
La Promesa del Padre querido amigo es una Persona,
el maravilloso Espíritu Santo de Dios.

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo.
Y hecho este estruendo, se juntó la multitud: y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad ¿No son galileos estos que hablan?
¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua, en la que hemos nacido?
Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Sirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.
Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto?
Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto.
Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras.
Porque estos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día.
Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños, y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré mi Espíritu y profetizarán.
Y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo; el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y manifiesto; y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Hechos 2:1-21.
El Bautismo del Espíritu Santo
Una vez que hemos comprendido que la Promesa del Padre; la que Jesús mencionó a sus discípulos, es La Persona del Espíritu Santo, estamos listos para recibir Su bautismo y muchas llenuras de Su Poder. Amén.
Después de resucitar Jesús se apareció a sus discípulos durante 40 días, enseñándoles acerca del Reino de Dios (Hechos 1:3). Él les enseño que antes de estar listos para anunciar a Las Naciones el Evangelio de Cristo, necesitaban una nueva y gran experiencia. Ellos necesitaban ser sumergidos (bautizados) o llenos a plenitud en el Espíritu Santo.
“Y estando juntos, los mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la Promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días”. Hecho 1:4-5.
Este bautismo fue predicado por Juan al señalar a Jesús como el que bautizaría en Espíritu Santo y fuego. (Mateo 3:1 1).
Jesús fue crucificado en la Fiesta de la Pascua y resucitado en el primer día de la semana (domingo); a los cincuenta días de este glorioso evento, el Espíritu Santo descendió sobre la tierra. En el día de Pentecostés (50 días de la Pascua), el Espíritu fue enviado por el Padre para cumplir la Promesa y todos los discípulos “fueron llenos del Espíritu Santo”. (Hechos 2:4). El Espíritu se manifestó de una forma sobrenatural y abrió la puerta a la Iglesia hacia lo sobrenatural. Los discípulos comenzaron a hablar en otras lenguas no aprendidas por ellos, según el mismo Espíritu les daba que hablasen. Aleluya.
Para entrar al Reino de Dios, uno debe nacer de nuevo; para entrar en la sobrenaturalidad del Reino, uno debe ser lleno del Espíritu.
El hecho de haberse convertido a Cristo y haber nacido otra vez, no nos confiere la llenura del Santo Espíritu automáticamente. En Hechos 8, las personas entregaron sus vidas a Cristo, pero necesitaron que los Apóstoles les impusieran las manos para recibir el bautismo del Espíritu Santo. Gloria a Dios.
En el caso de Saulo de Tarso (el apóstol Pablo), según Hechos 9, primero él dio su vida a Cristo, luego, Ananías le impuso las manos para que recibiera el Espíritu Santo. Hay una diferencia clara entre la conversión (nuevo nacimiento) y la llenura (bautismo) en el Espíritu Santo. Ambas cosas, conversión y llenura, pueden suceder al mismo tiempo. Este es el caso de Cornelio y su casa. El creyó a Jesús por el mensaje de Pedro y al creer, el Espíritu Santo cayó sobre él y lo llenó con Su poder junto a su familia (Hechos 10).
Jesús dejó en Sus enseñanzas muy claro que hay diferentes manifestaciones del Espíritu. La regeneración por el Espíritu (nuevo nacimiento o conversión) y el bautismo del Espíritu son obras distintas. Ser bautizado en el Espíritu no es un requisito para la salvación o para ir al cielo. Es ofrecido a los que creen. (Hechos 2:38).
Pero si es un requisito para operar en el poder sobrenatural de Dios. (Hechos 1 :8).
Existe una exigencia divina para ser lleno del Espíritu Santo, el candidato para ser bautizado del Espíritu, si debe haber nacido de nuevo;él debe ser creyente en el Señor Jesucristo. Amén.
La llenura o bautismo del Espíritu está reservada para los que conocen a Jesús como Su Salvador. (Marc 16:15-18).
El Bautismo en el Espíritu Santo es un regalo de Dios, es gratuito, debes recibirlo por fe; hoy no hay que esperan varios días como los primeros discípulos en Jerusalén. La espera de ellos era el mandato inicial; el Espíritu vino y ahora no hay que esperarlo; Él está aquí.
En el libro de los Hechos, capítulo 2, vemos como el Espíritu Santo se derramó sobre discípulos judíos (israelitas), pero en el capítulo 10, en casa de Cornelio, se derramó sobre los gentiles (no judíos). Esto mostró que el Plan Divino es llenar a todo hombre que crea en Jesús, sin importar su nacionalidad. Aleluya.
“Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas y que magnificaban a Dios”. (Hechos 10: 45-46).
El Bautismo del Espíritu Santo no es un mero concepto; no, es una experiencia y como tal, tiene una evidencia clara de que es una experiencia que le ha ocurrido a un cristiano. La evidencia inicial del Bautismo del Espíritu Santo,tanto para judíos (Hechos 2) como para gentiles,fue EL HABLAR EN OTRAS LENGUAS : “y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas y profetizaban”. Hechos 19:6. A las lenguas, se sumó en ellos, la profecía. Amén.
1- Jesús: Mateo 3:13-17, Lucas 4:18-19.
2- Los Apóstoles y los discípulos en el Aposento Alto. Hechos 2:1-13. 
3- Los samaritanos bajo la predicación de Felipe. Hechos 8:1-25. 
4- Saulo de Tarso (Pablo) Hechos 9:1-17.
5- Cornelio y su familia. Hechos 10:1-48.
6- Los efesios ante la ministración de Pablo. Hechos 19:1-6.

1- Para ser verdaderos testigos de Cristo. Hechos 1:8; 4:29-31.
2- Para tener la señal de un verdadero creyente. Marcos 16: 18. 
3- Para ser buenos líderes en la Iglesia. Hechos 6:1-7. 
4- Para tener un ministerio poderoso al Cuerpo de Cristo. Hechos 9:17-18.
5- Para interceder como conviene (orar) I Cor. 1 4: 14-15; Rom. 8:26-27.
6- Para adorar guiado por el Espíritu. I Cor. 14:14-15, Hechos 2:11.
7- Para adorar como agrada al Padre. Juan 4:15-17. 
8- Para recibir el Poder de Dios. Hechos1:8.
9- Para caminar en la sobrenaturalidad de Dios. Juan 14:12.

1- El Aceite de la Santa Unción (Éxodo 30:22-33)
Este se usaba para ungir (frotar con aceite, mojar) todo lo que se consagraba para el Servicio de Dios; en especial a los sacerdotes del orden (familia) de Aarón. Esto era un símbolo maravilloso.
A- El Aceite representaba la llenura del Espíritu y la necesidad de que todo instrumento (humano) de la Casa de Dios, sea lleno de Él.
B- El derramamiento del aceite sobre los sacerdotes antiguos simbolizaba que los sacerdotes del Nuevo Testamento (todos los creyentes según Apocalipsis 1:6) fueran llenos del Espíritu Santo.
C- El Aceite de la unción sólo podía aplicarse a sacerdotes. Esto habla de que la llenura del Espíritu sólo es para creyentes. Amén.
2- La llenura del Espíritu Santo en el paso del Jordán
El paso de Israel por el Río Jordán hacia la Tierra Prometida simbolizó el bautismo del Espíritu Santo para la Iglesia, como algo necesario para vivir victoriosamente.
A- Pablo dijo que el paso por el Mar Rojo era un símbolo del Bautismo en Agua.
B- El paso por el Río Jordán bajo dirección de Josué, representó la llenura del Espíritu, necesaria para tomar posesión de la Tierra Prometida (victoria) espiritualmente hablando. Josué 3: 14-17.
En el “Bautismo en el Espíritu Santo, el creyente recibe la evidencia inicial del mismo, al HABLAR EN OTRAS LENGUAS . Junto a este regalo de Dios, muchos creyentes profetizaron; lo cual indica que pueden tener otras manifestaciones más. Es importante señalar que el “HABLAR EN LENGUAS” , edifica el creyente y le hace hablar misterios con Dios que fortalecen su hombre interior.
Por eso el HABLAR EN LENGUAS debe ser una práctica continua cada día para el creyente, esto nos capacitará para ser usados con otros dones del Espíritu (profecía, milagros, fe, sanidades, etc.).
Pablo exhorta a los cristianos a ser llenos del Espíritu cada día, esto es tener un bautismo y muchas llenuras del Espíritu Santo . “No os embriaguéis con vino en lo cual hay disolución; antes sed llenos del Espíritu,...” Efesios 5:18.
Ese bautismo debe ser ministrado al creyente con paz y suavidad. Nadie debe ser forzado ni manipulado para recibirlo. Los apóstoles imponían las manos a la gente y eran llenos, pero también Dios los llenaba sin que nadie los tocara; Él nos llenará soberanamente. Amén.
Oh Espíritu Santo, Consolador Bendito, quiero invitarte con todo mi corazón a llenarme con Tu poder. Sumérgeme en Tus Aguas vivas, bautízame con Tu infinito poder.
Dame de Tu potencia y de Tus dones. Tómame y lléname cada día, quiero ser bautizado de Tí.
Dame de Tus LENGUAS DE FUEGO, dame de Tu gloria y tómame para ser testigo de Tu Gracia.
Señor Jesucristo, Tú que bautizas en Espíritu Santo y fuego, Tú que eres mi Señor, Redentor y Bautizador, bautízame con Tu Espíritu Santo. Aviva la llama que hay en mí y enciende mi pasión por Tu Presencia.
Toma mi lengua, mi mente y todo mi ser y lléname de tu Espíritu Santo.
Yo te adoro Señor, te exalto y te glorifico...y recibo de Ti mi gran bendición. 
¡ Amén y Amén !