jueves, 12 de febrero de 2015

La Paternidad de lo Alto: Profeta Leidys Mosquera



LA PATERNIDAD  DE LO ALTO
Por: Leidys Mosquera

Estamos viviendo un tiempo en el cual muchos corazones han sido maltratados, heridos peligrosamente y hasta despedazados en algunos casos; una sociedad en la cual se han degradado los valores y el amor de muchos se ha enfriado como lo dice las Escrituras en Mateo 24:12 “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”.
Como Iglesia representamos la reserva moral y espiritual de esta tierra, ¿pero en qué condiciones esta ésta reserva?
En la Palabra del Señor podemos notar que El se ha mostrado siempre con la intensión de ser Padre (1 Crónicas 17:13 / Mateo 12:50 / Mateo 5:9 / Prov 3:12) pero no todos han querido ser y mantenerse como hijos, la razón es sencilla, quien ha tenido en la vida una imagen deformada de la paternidad humana el comprender la paternidad de Dios puede ser un poco más lenta que alguien que haya tenido su papá y mamá conforme al diseño original de familia, en los casos donde ha habido abusos sexuales o psicológico por parte de familiares, padres o alguna persona que represente autoridad es común que se le desarrolle en el corazón una conducta evasiva cuando de recibir amor se trata, entendiéndose que amor no son sólo expresiones de afecto sino también se refiere a la guianza y corrección.
Hoy día muchos que han sido abusados o maltratados de algún modo llegan a ser víctimas del espíritu de orfandad, el cual se multiplica dando a luz más generaciones con conductas evasivas y autodidactas del tipo hermético, donde penetrar sus murallas es todo un reto; todo esto produce que sean blancos fáciles de ataques del enemigo porque ellos mismos no se permiten tener alguien a su lado que le dé las instrucciones. Hay personas a las que sólo el hecho de que alguien se atreva decirle algo que deba corregir, aunque sea muy amorosa y con mucho tacto al decirlo, se sienten ofendidas y estallan en reacciones sin sentido, perdiéndose la oportunidad crucial de recibir la respuesta que estaba esperando de parte del Señor, sólo porque no le gusto, se han visto casos en los cuales es tan profunda la marca de orfandad que viven llamando la atención de los que le rodean para que le den afecto haciendo lo que sea necesario para obligarles que le demuestren que sí le aman porque no saben aceptar que ya le aman, también es común que repitan lo siguiente: “a mí nadie me va a venir a decir a mí lo que tengo que hacer” “siempre la agarran conmigo” “sólo a mi me ven los defectos a más nadie aquí” “todo mundo me critica porque nadie me entiende” “cuando predica esa persona siempre la paga conmigo” “todo mundo me odia por eso debo cuidarme de todos” “aquí yo soy la oveja negra por eso todo lo que tiene que ver conmigo lo ven negro” “no merezco que me amen pero necesito hacer que me amen” “aquí todos se aman y son amigos menos yo, nunca encajo en nada” “necesito que me digan que me amen muchas veces”
---Necesitamos desarrollar corazones de hijos---
Por otro lado están los tutores, mentores, maestros, pastores o ministros que han desarrollado dentro de su alcance ministerial un corazón con paternidad impartida de lo Alto, no humano, puesto que lo humano ha sido degradado y deformado por muchos.
Si bien es cierto que muchos se han vuelto extremistas con este tema, la paternidad es lo que puede sanar restaurar y alinear las vidas que han llegado al Señor deformadas y desvirtuadas caminando en antidiseños y fuera de coberturas, con madres que ejercen roles de padre y madre, con padres que ejercen como padre y madre, con abuelas o tías siendo como madres y padres, sólo porque los que les tocaba ejercer decidieron ser ausentes e irresponsables. Necesitamos congregaciones con ministros que tengan corazones con Paternidad de lo Alto, capaces de amar más allá de lo natural y de mirar con los mismos ojos del Señor para poder guiar a un pueblo que está muy necesitado como si el mismo Padre Celestial lo estuviese guiando y cuidando.
---Necesitamos ministros que desarrollen corazones con Paternidad de lo Alto---
Es cierto que en la Biblia se mencionan personajes que han caminado con Dios a solas sin más nadie, pero no es el diseño que todos deban seguir, sin embargo estos solitarios fueron como símbolo de paternidad para muchos en su época, no andaban de todo solos. Como cuerpo de Cristo y en este tiempo la Iglesia está siendo llamada por el Espíritu Santo a volver al orden del diseño original que El estableció desde antes de la fundación del mundo, esto no es algo que esté de moda ni es algo que se imponga, cada quien tiene la libertad de escoger en qué congregación se quiere quedar y con quién quiere tener amistad, de igual manera tiene la libertad de escoger seguir como un huérfano o ser alguien que puede recibir la bendición de formar parte de una familia espiritual.

Entiéndase que La Gran Comisión se consolida con la paternidad, Mateo 28:19-20 “Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo»”

De igual manera debemos tomar en cuenta que el Padre es celoso y sólo a El debemos llamarle padre y darle ese lugar, veamos lo siguiente:
Mateo 23:8-12 “Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido”

Sin embargo podemos conseguir personas que ejercen funciones de padres o madres espirituales designados por el Padre Celestial, a través de los cuales cuida sus rebaños, ejemplos bíblicos: Elías, Moisés, Débora, Los Apóstoles, Ancianos, etc.

De este modo podemos deducir que hay:
*Paternidad ejercida por el Señor mismo en este tiempo a través del Espíritu Santo.
*Paternidad espiritual a través de ministros con corazones impartidos de lo Alto.
*Paternidad natural ejercida por padres biológicos o adoptivos, entendiéndose que padre es el que provee cuida y guía, porque todo ausente esta deformando el diseño establecido.

Importante entender:
No podemos desplazar al Padre Celestial de Su lugar por ninguna paternidad de nadie, Su lugar es único, El es Padre Proveedor y Protector. De igual manera no podemos mezclar ninguna de las paternidades confundiendo los roles porque traería un caos, abuso de autoridad y deformidad de diseños.

Desmintamos varias cosas aquí:
*La paternidad no es para imponer sino enseñar, de modo que de corazón los hijos quieran ser sumisos a una autoridad puesta por Dios por convicción y no por simple obligación. 
*La paternidad no es un negocio que devengue un pago por sus servicios, el que paga es el Padre Celestial, pero todo hijo agradecido que ama siempre querrá de corazón honrarle sin que se lo pidan.
*La paternidad te hace sentir apoyado, la soledad se desintegra en la medida que abres el corazón para compartir, entendiendo que es otro ser humano pero el Padre le usa para bendecirte.
*La paternidad te da cobertura de oración, sabes que puedes contar con ello aunque no le digas nada, lo hará.
*La paternidad te da guianza y corrección, si no te ama no te dirá nada así que la mejor forma que tendrá para demostrarte que te ama es guiándote y corrigiéndote, no te cierres, déjate moldear, déjate ayudar.
*La paternidad te ayuda a entender y conocer más a tu Padre celestial, jamás se compararán pero verás como el Espíritu Santo en diversas situaciones le moverá a tu favor para cuidarte y bendecirte.

Por último:
  • Si eres uno de los que estuvo evadiendo la paternidad que el Padre estuvo brindándote, revísate, renuncia a la orfandad y déjate amar por los que El puso para bendecirte. Abre tu corazón y desarrolla corazón de hijo.
  • Si eres uno que estuvo brindando consejería y has permitido que confundan tu rol desplazando a sus padres humanos, espirituales o al Padre mismo… revísate, arrepiéntete porque estuviste deformando diseños, ve y ajústate conforme a lo establecido por Dios y sigue ayudando pero ahora al modo del Señor y no el tuyo. Debes desarrollar un verdadero corazón de padre con paternidad de lo Alto.
  • Si eres un padre con hijos biológicos y no has cumplido tu rol como esta establecido en las Escrituras, arrepiéntete y ve con tu corazón abierto pide perdón a tus hijos y comienza a demostrar que realmente les amas y has sido impactado por el mismo Padre Celestial, esfuérzate en proveerles lo que necesitan y en guiarles como el Padre te ha estado guiando a ti. Recuerda que la mayoría de los problemas que hoy día enfrentamos se derivan de la ausencia de los padres en las vidas de los hijos.

Volvamos al diseño original, volvamos al orden.
Nuestro Dios es Padre, Proveedor y Protector.