lunes, 14 de septiembre de 2015

El que es fiel en lo poco: Dr. Adalberto Vallejo

DrAdalberto Vallejo's photo.
 

"El que es fiel en lo muy poco también es fiel en lo mucho, y el que en lo muy poco es injusto también es injusto en lo mucho." -Lucas 16:10
Cuando Dios le dijo a Gedeón que derribara el altar que su padre había construido a un dios falso, este sabia que tendría que arriesgar su vida para obedecer. En los días de Gedeón, la figura patriarcal de la familia de Israel era la ley. Así que oponerse a su padre era tomar un riesgo significativo. Sin embargo Gedeón lo hizo de todos modos. Esto es lo que nos dice la Biblia: "Entonces Gedeón tomó diez hombres de sus siervos e hizo como Jehová le había dicho. Pero sucedió que temiendo hacerlo de día, por causa de la casa de su padre y de los hombres de la ciudad, lo hizo de noche." (Jueces 6:27).
Gedeón se tomó un gran riesgo aquí. Él tomó una posición y rasgó el falso altar hacia abajo. Bueno, es verdad que lo hizo al amparo de la noche, pero al menos él obedeció a Dios. Mucha gente va a criticar a aquellos que salen y hacen lo que haya que hacer. Si tu eres ese valiente que contra viento y marea, aun enfrentando tus propios temores, entiendes que es hora de obedecer a Dios no importando las consecuencias, te aseguro que enfrentarás muchas críticas. Te van a decir que no les gustó como lo hiciste, que no están de acuerdo con eso o que había otra manera de hacerlo.
Mi pregunta para ellos sería, "¿Qué están ustedes haciendo, además de criticar? ¿Cuál es su plan?"
Hay una gran cantidad de personas que son estrategas de butaca y críticos profesionales, pero hacen poco por sí mismos, si es que hacen algo. Son los primos hermanos de lo que no hacen ni dejan hacer. Pero también están los que se arriesgan, salen y se aseguran que el trabajo sea hecho. Algunas personas están encendiendo el fuego de Dios en su mundo, mientras otros todavía solo se dedican a discutir cómo, cuándo, dónde y por quién se debe hacer lo que hace tiempo debió haber sido hecho. Me gusta la gente que salir y toma riesgos. Aunque no siempre hacen las cosas perfectamente, incluso si cometen un error aquí y allá, lo preferible es intentarlo y fallar que no hacer nada.
Es claro, caminante que algunas personas comienzan débil, pero terminan fuerte. Sin embargo, es mejor empezar débil y terminar fuerte que empezar fuerte y terminar débil. De mi parte te recomiendo que te me unas en la mejor empresa del mundo, la Iglesia y su misión trasformadora o te me quites del medio. Solo pensaba como siempre, en voz alta…
Siempre tuyo en el servicio del Rey.