lunes, 23 de noviembre de 2015

Las 5 consecuencias que se derivan de la ausencia de un padre amoroso: Guillermo Maldonado (extracto de su libro NECESITO UN PADRE)

Y el pueblo será oprimido,El uno por el otro y cada cual por su prójimo .El joven se alzará contra el anciano,Y el indigno contra el honorable. -Isaías 3:5.


Cinco consecuencias que se derivan de la ausencia de un padre amoroso:

1. Falta de identidad.
La identidad del individuo se establece por el padre. El padre es responsable de proveer o establecer la identidad de todos los que vienen de él. Los hijos naturales y espirituales que crecen sin padres son inseguros e inconscientes de su identidad como individuos o como hijos e hijas de Dios.

2. La ignorancia y la incapacidad para ser un buen hijo y padre.
Los hombres que no experimentan el amor de un padre no saben cómo comportarse como padres. A menos que Dios intervenga, los hombres no tienen el conocimiento y la orientación necesaria para entender sus responsabilidades como padres. Para que un hombre sea un buen padre y ejercite su función y su responsabilidad como padre, debe aprender de un buen modelo a seguir, que es visible, fácil de imitar, y fácil de aprender.

3. La ausencia de un padre amoroso afecta nuestra relación con el Padre Celestial.
La incapacidad para establecer esta relación no tiene nada que ver con Dios, sino con ellos mismos y las malas experiencias que han sufrido con sus padres naturales. Abuso, crueldad, maltrato, rechazo, falta de amor, falta de protección, el descuido y abandono evitan que la gente establezca una relación sana con su Padre Celestial.

4. La ausencia de un padre amoroso hace que la sociedad se vuelven violentos.
La delincuencia juvenil aumentó mientras que el divorcio se convirtió en una práctica aceptada en la sociedad. El divorcio llevó a una ruptura de los valores familiares y la destrucción de los valores que permiten a las personas a tener mejor relaciones y edificadas entre ellos mismos.

5. La ausencia de un padre amoroso produce que una maldición caiga sobre la familia.
Los hombres simplemente no pueden ser padres, simplemente porque tienen la capacidad de procrear, sino porque es una tarea suprema que se le fue confiado en ellos. El éxito de un hombre se mide por lo bien que es como padre con su familia, su iglesia, y sus discípulos no por sus títulos, riqueza o fama. Un hombre también se dice ser un buen padre si hace un buen trabajo en el papel que Dios le ha confiado a hacer, la de un padre en Su Reino.

La fuente o la raíz de todos los problemas que enfrenta la humanidad tiene que ver con la ausencia de un padre.

¿Cómo podemos resolver el problema del padre ausente?  

1. Debes ser sanado del dolor en tu pasado, que fue causada por su padre terrenal. Cada persona debe decidir por sí mismo perdonar a su padre. Tal vez, le perdonarás por no estar allí cuando más lo necesitabas, porque raramente mostraba su amor por ti, o tal vez porque él físicamente, emocionalmente, o verbalmente abusado de ti, o el hecho de que tu padre nunca estuvo en casa o murió. Perdonar y superar el vacío y el sentimiento de abandono que tienes como resultado directo de no haber crecido con una figura paterna.  

2. Para el desarrollo del corazón del padre debes establecer una relación íntima con el Padre Celestial. Acércate a tu Padre Celestial, con confianza y dile Papá o Padre. ¿Cómo desarrollar una relación íntima con tu Padre Celestial? Esto se puede lograr por creer que tú eres Su hijo o hija y que Él es tu Padre. Nuestro Padre Celestial quiere lo mejor para Sus hijos y Su mayor deseo es tener una relación con cada uno de nosotros, Sus hijos.  

3. Para el desarrollo del corazón del Padre, Dios tiene que darnos Su corazón. A medida que desarrollamos nuestra relación con nuestro Padre Celestial, Dios comienza a enseñarnos cómo desarrollar nuestro corazón paternal. Él imparte en nuestro espíritu Su corazón paternal que nos ayuda a ser mejores padres y modelos a seguir para nuestros hijos.