domingo, 29 de noviembre de 2015

Todos somos vasos de barro: Profeta Cliff Bell


Todos somos vasos de barro. Los vasos de barro no fueron creados para ser una decoración, sino para ser llenados con algo – algo no de ellos mismos.
Dios no puede llenar un vaso que está lleno de sí mismo. Solo puede llenar un vaso vaciado.
Un vaso solo puede hallar su valor verdadero cuando descubre su propósito, y qué es lo que fue diseñado a llevar por dentro. Su propósito más alto es ser lleno de algo que tiene más valor que sí mismo. Su valor no está determinado por su forma o hermosura exterior, sino en lo que está por dentro.
Somos llamados a ser llenos del Espíritu Santo de Dios. Nunca encontraremos la plenitud de nuestro propósito hasta que esto llega a ser nuestra meta principal.
«Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de LA GLORIA DE DIOS en la faz de Jesucristo. Pero TENEMOS ESTE TESORO EN VASOS DE BARRO, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.» 2ª Corintios 4:6-7
No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien SED LLENOS DEL ESPÍRITU, 19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.» Efesios 5:18-20
«Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, 16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; 17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, 18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, 19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, PARA QUE SEÁIS LLENOS DE TODA LA PLENITUD DE DIOS.» Efesios 3:14-19