viernes, 24 de junio de 2016

Un General de Dios: Pastor Gil Pereira (honrando al ultimo general que queda vivo de Puerto Rico, Jorge Raschke)


Un General de Dios.
Yiye Avila, Rafael Torres Ortega y Jorge Raschke son, tres hombres de grande influencia en los 100 años de Historia del Movimiento Pentecostal en Puerto Rico, entre otros más.
Dos de ellos terminaron sus tareas aquí abajo, y hoy descansan en presencia de nuestro Señor.
El tercero, el cielo nos lo presta por un tiempo más.
Contar la historia de los 100 años de pentecostés en Puerto Rico, sin incluirlo a él, es contar la historia incompleta.
Pues el sólo en su aportación a la obra del evangelio, representa más de 50 años de historia de los 100 que se cuentan.
Su contribución representa, en el suelo de Borinquen, miles de almas salvadas, mediante la Proclamación del Evangelio al estilo Pentecostal.
Muchos recibieron el llamamiento al Santo Ministerio por la influencia de la vida de este hombre. Hoy muchos son prominentes Ministros y líderes de la iglesia del Señor.
Muchas iglesias fueron plantadas como resultados de sus grandes cruzadas de salvación y liberación.
El fue una figura influyente y un colaborador, para la adquisición de medios de comunicación, de los cuales hoy disfruta la iglesia, puertorriqueña del siglo XXI.
Ha sido un defensor de la iglesia y los derechos del pueblo Cristiano.
En la vida política y pública su aportación positiva, es conocida por millones en y fuera de Puerto Rico.
La iglesia del Señor en el mundo a recibido una cosecha que ya alcanza los 12 Millones de Almas ganados en estos más de 50 años de servicio ministerial.
Debemos agradecer a Dios por el regalo que nos hizo, al darnos en Puerto Rico a hombre de inigualable talla.
Bendigamos su vida y su familia.
Cualquier expresión de reconocimiento, debería hacerse en vida, pues después de su partida de poco valor sería.
La historia de los 100 años de Pentecostés en Puerto Rico, sería incompleta sino se incluye la vida de este hombre.
Su nombre, Rev. Jorge Raschke.
Un General de Dios.