viernes, 8 de julio de 2016

¿ LA IGLESIA DE HOY DEBE SER EDIFICADA POR APOSTOLES ?: AO Pereyra

En estos últimos días que vivimos, existe en el mundo cristiano una gran polémica sobre los ministerios, especialmente sobre el apostólico, mientras una gran parte dice que no son necesarios, algunos otros dicen que son una opción, pero mejor veamos nosotros que dice la palabra de Dios:
¿Quién instituyo los ministerios?
Efesios 4:11 Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros,
Al leer los versículos anteriores (Efesios 4:9-10) nos damos cuenta que la frase “El dio” se refiere a “El Señor dio” y a continuación enumera los cinco ministerios; Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros, entonces debemos dejar claramente establecido que fue el Señor mismo quien instituyó cinco ministerios en su Iglesia.

¿Cuál es el propósito de los ministerios?
Efesios 4:12 a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo;
Vemos que el propósito de que el Señor haya establecido los ministerios es capacitar a los santos para edificar el cuerpo de Cristo, recordemos que la Iglesia es la futura esposa de Cristo, y como tal el Señor nos esta edificando como piedras vivas de ese templo santo:
1 Pedro 2
4 Y viniendo a Él como a una piedra viva, desechada por los hombres, pero escogida y preciosa delante de Dios, 5 también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. 6 Pues esto se encuentra en la Escritura: HE AQUÍ, PONGO EN SIÓN UNA PIEDRA ESCOGIDA, UNA PRECIOSA piedra ANGULAR, Y EL QUE CREA EN ÉL NO SERÁ AVERGONZADO.

Notemos que el Señor Jesucristo es la piedra sobre la cual es edificada su Iglesia, él le dijo a Pedro que sobre la roca edificaría su Iglesia (Mateo 16:18), y él es la roca (1 Corintios 10:4). Concluimos que el Señor es la piedra angular, y él mismo es quien edifica la Iglesia pero lo hace a través de los ministerios, y especialmente el apostólico y profético como lo declara la escritura:
Efesios 2:20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular, 21 en quien todo el edificio, bien ajustado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor, 22 en quien también vosotros sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

En los versos anteriores vemos que la escritura declara a los apóstoles y profetas como el fundamento para edificar la Iglesia, y así todos iremos creciendo para ser un templo santo en el Señor, si vemos el libro de los hechos, nos daremos cuenta en la Iglesia del principio, estos dos ministerios eran los que imponían el orden y la guía para edificar la Iglesia, de igual forma ahora en estos últimos tiempos, el Señor esta restaurando nuevamente estos ministerios, en los años ochenta empezaron a surgir y ser reconocidos los profetas, y en la ultimas dos décadas, los Apóstoles han empezado a aparecer para que el Señor pueda continuar edificando su Iglesia como él lo ha definido, continuemos con Efesios 4 y veamos hasta cuando estarán los ministerios:
¿Hasta cuando estarán los ministerios?
Efesios 4:13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;
La palabra de Dios es clara, el objetivo de nuestra llamado a ser parte del cuerpo de Cristo es el ser edificados para convertirnos en su esposa cuando el regrese, para estos cada día debemos ir madurando y creciendo en su conocimiento para llegar a ser como él, así que los ministerios existirán hasta el día que el Señor regrese por su Iglesia. El enemigo quiere engañar a muchos haciéndoles creer que los apóstoles solo eran los doce que estuvieron con el Señor, pero a lo largo del libro de los hechos podemos ver muchos mas apóstoles como Pablo, Silas, Timoteo, quienes no eran parte de los doce que estuvieron con el Señor.
¿Sabes porque el enemigo no quiere que muchos reconozcan la necesidad de ser edificados por apóstoles? Porque entonces la Iglesia no estará siendo edificada como Dios quiere y el podrá aprovechar esa debilidad, pero tú y yo debemos entender que si somos edificados como Dios quiere.

Iremos creciendo en su conocimiento y recuerda que conociendo la verdad somos libres, por eso continúa diciendo el siguiente versículo:
Efesios 4:14 para que ya no seamos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error; 4:15 sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo, 4:16 de quien todo el cuerpo (estando bien ajustado y unido por la cohesión que las coyunturas proveen), conforme al funcionamiento adecuado de cada miembro, produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor.

Amado hermano, los ministerios son los instrumentos instituidos por Dios para edificar su Iglesia, y especialmente los ministerios apostólicos y proféticos, Efesios 2:20 es claro, la Iglesia se debe edificar sobre el fundamento de los Apóstoles y Profetas siendo Jesús la piedra angular, aquí no importa que digo yo, o que dices tu, que dicen los demás, lo que importa es lo que dice Dios, y su palabra es clara al afirmar la necesidad,
¡NO ES LA OPCION!, de ser edificados por los 5 ministerios, solo así la iglesia podrá alcanzar la estatura, la madurez para irse con el Señor cuando regrese por su Iglesia, aclaremos un par de cosas, para ser salvo solo necesitas creer en el Señor Jesús, pero para ser crecer como un verdadero cristiano que se ira con el Señor cuando regrese, entonces necesitas ser edificado por los cinco ministerios delegados por el Señor.
Los Falsos Ministerios
Esto conlleva algunos problemas, ya que el enemigo entonces querrá infiltrar falsos ministros que buscaran desvirtuar el valor de los verdaderos ministros, hoy día muchos falsos apóstoles y profetas se han levantado engañando a muchos, al punto que en muchas iglesia prefieren no reconocer apóstoles por miedo a ser engañados, amado hermano, es verdad, hay muchos falsos, pero también Dios ha levantado verdaderos ministerios y en su palabra esta la forma de reconocerlos, recuerda que ¡por sus frutos los conoceréis!, en el libro de Apocalipsis el Señor elogia a la Iglesia de Efesios por haber reconocido a los falsos apóstoles:
Apocalipsis 2:2 Yo conozco tus obras, tu fatiga y tu perseverancia, y que no puedes soportar a los malos, y has sometido a prueba a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado mentirosos.
Algunos puntos a considerar

La Revelación Profunda
Muchas veces las personas tienden a juzgar los apóstoles y profetas por sus declaraciones que van contra nuestra forma de pensar, el que no entendamos algo y que nos parezca difícil de creer no debe ser motivo para criticar y condenar, recordemos que los ministerios harán que crezcamos en conocimiento, el Apóstol Pablo escribe:
Efesios 3:4 En vista de lo cual, leyendo, podréis comprender mi discernimiento del misterio de Cristo, 5 que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora ha sido revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu;
Notemos que los misterios de Dios son revelados a los Apóstoles y Profetas por el Espíritu, el Apóstol Pablo recibió misterios difíciles de entender a la mente natural, el Apóstol Pedro sabía esta realidad y por eso exhorto a la Iglesia a no juzgar lo que no entendieran de Pablo:
2 Pedro 3:15 Considerad la paciencia de nuestro Señor como salvación, tal como os escribió también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le fue dada. 16 Asimismo en todas sus cartas habla en ellas de esto; en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los ignorantes e inestables tuercen -- como también tuercen el resto de las Escrituras -- para su propia perdición.

Los Errores de los Ministros
Muchas veces hay verdaderos ministerios pero debido a algunos errores que cometen los acusan de falsos, recordemos que los ministros son hombres de carne y sangre como tu y yo, y en su desarrollo también cometen errores, pero eso no desvirtúa las verdades que debemos ser edificados por ellos, obviamente todo a la luz de la palabra, y las cosas que no entendamos pidámosle al Espíritu Santo que nos de sabiduría y revelación.
el ministerio apostólico que como aprendimos es uno de los fundamentos para que la Iglesia sea edificada correctamente. Algunas personas por ignorancia, y otras por tradiciones religiosas sostienen que en este tiempo no hay apóstoles, y que solo existieron los doce que el Señor designó, pero no es así, solo la Biblia nos habla de más de veinte apóstoles, y como veremos, aun en nuestros días existen.

Las Etapas del Desarrollo del Evangelio
Recordemos que nuestro Dios es Uno pero manifestado en tres personas, de igual forma el evangelio se realiza en tres etapas, 1) el antiguo testamento, donde el Padre hablaba y anunciaba la venida del Salvador (de su hijo), 2) los evangelios, que hablan sobre la primera venida del Señor Jesús, quien vino a cumplir las promesas del evangelio, redimirnos del reino de tinieblas, y 3) el nuevo testamento, que inicio desde la venida del Espíritu Santo y es la etapa que estamos viviendo todavía, donde el evangelio sigue siendo predicado a todas las gentes de la tierra.

Los Apóstoles del Padre, del Cordero y del Espíritu Santo
El Apóstol del Padre
En las tres etapas de desarrollo del evangelio han habido Apóstoles, la palabra Apóstol en griego “apostolos”, significa enviado, el Padre envió siervos en el antiguo testamento a su pueblo como lo dice en Jeremías 7:25, 35:15 y Ezequiel 3:6, pero el principal enviado por el Padre y designado como Apóstol es su Hijo, nuestro Señor Jesucristo (Hebreos 3:1), podemos decir que Jesucristo es el Apóstol del Padre, por eso al momento de iniciar su ministerio, el Señor Jesús declaro su misión como enviado de parte de Dios:

Lucas 4:18 EL ESPÍRITU DEL SEÑOR ESTÁ SOBRE MÍ, PORQUE ME HA UNGIDO PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO A LOS POBRES. ME HA ENVIADO PARA PROCLAMAR LIBERTAD A LOS CAUTIVOS, Y LA RECUPERACIÓN DE LA VISTA A LOS CIEGOS; PARA PONER EN LIBERTAD A LOS OPRIMIDOS;
Aquí podemos ver claramente la misión de un verdadero apóstol, anunciar el evangelio, proclamar libertad a los cautivos, que los ciegos vean, que los oprimidos sean libertados, claro, estas tareas son en el plano espiritual primero, y luego en el plano material, es decir, que primero hay que libertar a los cautivos en cárceles de maldad, de amargura, de iniquidad, a los ciegos que no pueden ver la verdad de Cristo, a los oprimidos por el diablo. Una señal de un verdadero apóstol es que las personas son cambiadas radicalmente, aquellos que antes eran esclavos de los vicios, empiezan a ser liberados de toda cadena, aquellos que están destruidos en sus matrimonios, empiezan a ser restaurados, aquellos que eran oprimidos por el enemigo, y por el mundo, empiezan a tener la libertad de Dios.

Los Apóstoles del Cordero
El Señor Jesucristo designo a doce de sus discípulos para que también fueran Apóstoles (Lucas 6:13), pero la escritura llama a estos doce, “Los Apóstoles del Cordero”:
Apocalipsis 21:14 El muro de la ciudad tenía doce cimientos, y en ellos estaban los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.
Como todos sabemos, entre los doce estaba judas, quien entrego al Señor y que finalmente se suicido tal como lo profetizaba la escritura, así que su apostolado fue entregado a otro para que se mantuviera el número de los doce apóstoles del cordero, el Apóstol Pedro dijo:
Hechos 1:16 Varones hermanos, tenía que cumplirse la Escritura en que por boca de David el Espíritu Santo predijo acerca de Judas, el que se hizo guía de los que prendieron a Jesús. 17 Porque era contado entre nosotros y recibió parte en este ministerio. 18 (Éste, pues, con el precio de su infamia adquirió un terreno, y cayendo de cabeza se reventó por el medio, y todas sus entrañas se derramaron. 19 Y esto llegó al conocimiento de todos los que habitaban en Jerusalén, de manera que aquel terreno se llamó en su propia lengua Acéldama, es decir, campo de sangre.) 20 Pues en el libro de los Salmos está escrito: QUE SEA HECHA DESIERTA SU MORADA, Y NO HAYA QUIEN HABITE EN ELLA; y: QUE OTRO TOME SU CARGO. 21 Por tanto, es necesario que de los hombres que nos han acompañado todo el tiempo que el Señor Jesús vivió entre nosotros, 22 comenzando desde el bautismo de Juan, hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea constituido testigo con nosotros de su resurrección. 23 Presentaron a dos: a José, llamado Barsabás (al que también llamaban Justo) y a Matías. 24 Y habiendo orado, dijeron: Tú, Señor, que conoces el corazón de todos, muéstranos a cuál de estos dos has escogido 25 para ocupar este ministerio y apostolado, del cual Judas se desvió para irse al lugar que le correspondía. 26 Echaron suertes y la suerte cayó sobre Matías, y fue contado con los once apóstoles.
Vemos como Matías recibió el Apostolado que perdió judas, si contamos, hasta aquí ya van catorce apóstoles (Jesús, los doce, y Matías el reemplazo), los apóstoles del cordero tenían como requisito haber sido testigos desde que el Señor se bautizo en aguas, cuando murió y resucito, y ver cuando fue recibido arriba, es decir que los Apóstoles del Cordero debían haber estado personalmente con el Señor, y fueron enviados para dar testimonio que Jesucristo resucito, siendo constituido por Dios como Señor y Salvador, los apóstoles del cordero debían anunciar la venida del reino de Dios a la tierra (Lucas 10:3-9), las señales que eran enviados los acompañaban, gente era trasladada del reino de las tinieblas a la luz, liberaciones de toda cadena de pecado e iniquidad, sanidades, prodigios y milagros los acompañaban:
Hechos 5:12 Por mano de los apóstoles se realizaban muchas señales y prodigios entre el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.
Notemos algo interesante, el Padre anunciaba la venida de su hijo en el antiguo testamento, y llegado el tiempo (Gálatas 4:4), envió al Señor Jesús, quien vino a cumplir toda la ley, cuando el Señor Jesús finalizó su ministerio les dijo que no se fueran hasta que viniera el Espíritu Santo que el enviaría, cuando vino el Espíritu Santo (1 Pedro 1:12), inicio la Iglesia del principio y los apóstoles salieron a realizar la obra de Dios y propagar el evangelio.
Los Apóstoles del Espíritu
Ahora vivimos la era del Espíritu Santo, donde también hay llamados para apóstoles, así como lo hizo el cordero que llamo a doce, así también el Espíritu Santo llama apóstoles, pero los Apóstoles de este tiempo, son llamados “Apóstoles del Espíritu”, y los dos primeros son Saulo (Pablo) y Bernabé:
Hechos 13:2 Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado. 3 Entonces, después de ayunar, orar y haber impuesto las manos sobre ellos, los enviaron. 4 Ellos, pues, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia y de allí se embarcaron para Chipre.
El Apostolado del Espíritu también consiste en predicar el reino de Dios, que la gente reconozca a Jesús como Señor y Salvador, y que sean libertados los esclavos por el diablo, de toda cadena, para que reciban la herencia con todos los santos, eso fue lo que el Señor Jesús le dijo al Apóstol Pablo cuando se le apareció:
Hechos 26:16 "Pero levántate y ponte en pie; porque te he aparecido con el fin de designarte como ministro y testigo, no sólo de las cosas que has visto, sino también de aquellas en que me apareceré a ti; 17 librándote del pueblo judío y de los gentiles, a los cuales yo te envío, 18 para que abras sus ojos a fin de que se vuelvan de la oscuridad a la luz, y del dominio de Satanás a Dios, para que reciban, por la fe en mí, el perdón de pecados y herencia entre los que han sido santificados."

Las señales de ser un verdadero apóstol del Espíritu continúan siendo las mismas que los apóstoles del cordeo, conversiones masivas y radicales de los aceptos (1 Corintios 6:11), liberación de cadenas de iniquidad, sanidades, prodigios y milagros:
Hechos 19:11 Y Dios hacía milagros extraordinarios por mano de Pablo, 12 de tal manera que incluso llevaban pañuelos o delantales de su cuerpo a los enfermos, y las enfermedades los dejaban y los malos espíritus se iban de ellos.

El Apóstol Pablo escribe a los corintios diciéndoles que las Señales de su apostolado habían sido evidentes a ellos (2 Corintios 12:12), que su predicación fue con demostración del Espíritu y del Poder de Dios (1 Corintios 2:4). Algunos dicen que para ser apóstoles hay que ver al Señor resucitado, ya que Pablo vio al Señor cuando iba camino a damasco (Hechos 9:1-6), pero recordemos que eso era un requisito para los apóstoles del cordero, pero para los del Espíritu no, ya que la escritura no nos dice que Bernabé haya visto al Señor Jesús y también era apóstol (Hechos 14:14), y como veremos mas adelante, hay mas apóstoles que tampoco dice que hayan visto al Señor. Hasta aquí siguiendo con la suma de los apóstoles, van dieciséis (16), sigamos:
Romanos 16:7 Saludad a Andrónico y a Junias, mis parientes y compañeros de prisión, que se destacan entre los apóstoles y quienes también vinieron a Cristo antes que yo.

Aquí vemos a otros dos apóstoles del Espíritu, Andrónicos y Junias, con ellos van dieciocho (18), en Filipenses 2:25 vemos a Epafrodito que dice que es un ministro o servidor, pero la palabra usada ahí es “apostolos”, es decir, es un Apóstol, en 2 Corintios 8:23 vemos a Tito como un mensajero de las Iglesias, pero la palabra usada ahí también es “apostolos”, con estos dos llevamos veinte, y hay algunos mas, entonces vemos claramente que no son solo doce apóstoles, y como aprendimos en el primer tema, los Apóstoles estarán mientras la Iglesia este siendo edificada, llegara el día cuando el señor venga por su Iglesia, y entonces los ministerios no serán necesarios pues su función habrá terminado.
Otros apóstoles
Para mencionar algunos otros apóstoles, podemos ver en 1 Tesalonicenses 1:1, y 2:6 como los remitentes de esta carta, son los apóstoles “Pablo, Silvano y Timoteo”:
1 Tesalonicenses 1:1 Pablo, Silvano y Timoteo, a la iglesia de los tesalonicenses en Dios Padre y en el Señor Jesucristo: Gracia a vosotros y paz… 1 Tesalonicenses 2:6 ni buscando gloria de los hombres, ni de vosotros ni de otros, aunque como apóstoles de Cristo hubiéramos podido imponer nuestra autoridad.
Nota que dice como “apóstoles en plural”, Pablo se refiere a que Silvano y Timoteo también eran apóstoles, al leer 1 Corintios 1:12, por el contexto podemos ver como Apolos también había llegado a ser un apóstol, detallando los apóstoles que encontramos en la Biblia están:
Listado de Apóstoles
El Señor Jesucristo, 1
Los Doce Apóstoles del Cordeo, +12
Matías el reemplazo de judas, +1
Pablo y Bernabé, +2
Andrónico y Junias, +2
Epafrodito, +1
Tito, +1
Silvano y Timoteo, +2
Total, 1+12+1+2+2+1+1+2=22 Apóstoles
Pero esto no quiere decir que solo hayan existido 22 apóstoles, los hemos enumerado para mostrar que no solo fueron doce, y que los Apóstoles del Espíritu Santo existen aun en nuestro tiempo, y que la Iglesia para ser edificada como Dios lo manda, debe reconocer el ministerio apostólico, claro, hoy en día hay una fiebre de “apostolitis”, muchos se están levantando asegurando ser apóstoles, pero debemos probarlos, para que se diga de nosotros como de la Iglesia de éfeso:

Apocalipsis 2:2 'Yo conozco tus obras, tu fatiga y tu perseverancia, y que no puedes soportar a los malos, y has sometido a prueba a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado mentirosos.
....Convengamos que hay muuchooosss falsos, no solamente Apostoles , sino tambien otros amadores de si mismos que dicen ser pastores, maestros, o evangelistas o profetas , Ó AUN SUPUESTOS "HERMANOS" QUE "COLABORAN" DENTRO DE LA IGLESIA LOCAL ... mmmm!!! .... "POR SU FRUTO LOS CONOCEREIS, DIJO JESUS " ... es decir su forma de vida ¿VIVE LO QUE PREDICA? ...SU FAMILIA?...COMO ES SU TESTIMONIO PARA CON LOS DE AFUERA?...Y CON SU FAMILIA COMO SE COMPORTA?... .Y ALGO FUNDAMENTAL: ¿A QUIEN RESPONDE ?... Entonces, Antes de relacionarnos con alguien estemos atentos a los siguientes aspectos de su vida: 1. Su Matrimonio y Su Testimonio personal. 2. Quien es su autoridad o a quien le rinde cuentas 3. Quien lo recomendó o que referencias tiene 
...CUAL ES SU MOTIVACIÓN?

LA IGLESIA DEBE DE TENER DISCERNIMIENTO DEL ESPÍRITU QUE OPERA EN LA PERSONA QUE ESTE MINISTRANDO. AMÉN !!
Efesios 4:8-13 es muy claro en manifestar que la constitución de los cinco ministerios (apóstoles, profetas, pastores, evangelistas y maestros) se dará para la edificación y madurez plena de la Iglesia, lo cual aún no se ha logrado. Ningún ministerio ha sido
cancelado, quitado o suprimido, esto incluye a los apóstoles. MI BIBLIA NO REFIERE EN NINGUN LADO DE QUE ALGUNOS DE LOS MINISTERIOS DADOS POR EL SEÑOR A LA IGLESIA HAYA CESADO. SI FUERA ASI TAMPOCO TENDRIAMOS EVANGELISTAS, PASTORES Y MAESTROS...PUES EL TEXTO ANTES CITADO NO HACE DISCRIMINACION ALGUNA AL RESPECTO.....
Aún hoy existen y deben existir apóstoles. Recordemos que el término "constituyó" en verdad debe leerse "constituyó, constituye y seguirá constituyendo", según el griego.

EN EL VERSO 11 EL ORIGINAL GRIEGO PARA "CONSTITUYÓ" ES EL VERBO "ARISTOS" QUE QUIERE DECIR: "CONSTITUYÓ, CONSTITUYE Y SEGUIRÁ CONSTITUYENDO"..CREO FIRMEMENTE LO QUE DICE LA PALABRA. DE QUE HOY HAY APOSTOLES Y PROFETAS GENUINOS .. QUE CUMPLEN LOS REQUISITOS. ..
"TEORIAS" COMO : "LO INCOMPLETO ERAN LOS ESCRITOS NO TERMINADOS... AHORA TENEMOS LA BIBLIA YA COMPLETA... YA NO SE NECESITAN MILAGROS NI LENGUAS NI PROFETAS... " ¿QUIEN ESTABLECIÓ ESA FALACIA, EN DONDE ESTA ESCRITO? ... "CONOCEREIS LA VERDAD Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES !!! Y LA VERDAD ESTA ESTABLECIDA EN LA BIBLIA, SEÑORES Y NO EN EL "HUMANISMO" DE LOS HOMBRES, VALGA LA REDUNDANCIA .
.
Estimados hermanos. Creo que lo que expuse con anterioridad , QUEDO BIEN CLARO EL TEMA DE LOS APOSTOLES Y PROFETAS. Personalmente creo que una persona hambrienta de la Palabra de Dios y un corazon enseñable lo va a entender con claridad. Como lo hicimos mi esposa Nerea y yo en su momento .

..Desafortunadamente, algunos de los más prominentes reformadores, también creyeron que el período apostólico había cesado al mismo tiempo que el Nuevo Testamento estuvo en vigencia (CESACIONISMO).
La teoría del cesacionismo ha hecho mucho daño a la Iglesia. Este concepto de que hay cosas que cesaron sostiene que los dones espirituales y las manifestaciones del Espíritu Santo, desaparecieron de la Iglesia a finales del primer siglo. Lo mismo se dice del ministerio apostólico (que incluye al profético); los cesacionistas afirman la terminación del ministerio apostólico con la muerte del último de los apóstoles. Con ello entonces se está negando tácitamente el carácter apostólico de la Iglesia.
Es de suma importancia tomar en cuenta que si bien es cierto los apóstoles del Cordero murieron, no “murió” el ministerio u oficio; de igual manera que el presidente de un país puede morir, pero por eso no “muere” la función o el cargo.
Por otra parte, y esto es superlativo: ¿En que pasaje bíblico, en que libro o carta del Nuevo Testamento, se afirma que éste ministerio cesó? En ninguno, ya que el plan de Dios es desde el principio para la Iglesia.

LOS APOSTOLES DEL ESPIRITU mencionados en .Efesios 4:8-13,(QUE NADA TIENEN QUE VER CON LOS DOCE DEL CORDERO al que refiere Apocalipsis 21: 14), es muy claro en manifestar que la constitución de los cinco ministerios (apóstoles, profetas, pastores, evangelistas y maestros) se dará para la edificación y madurez plena de la Iglesia, lo cual aún no se ha logrado.
Ningún ministerio ha sido
cancelado, quitado o suprimido, esto incluye a los apóstoles. MI BIBLIA NO REFIERE EN NINGUN LADO DE QUE ALGUNOS DE LOS MINISTERIOS DADOS POR EL SEÑOR A LA IGLESIA HAYA CESADO. SI FUERA ASI TAMPOCO TENDRIAMOS EVANGELISTAS, PASTORES Y MAESTROS...PUES EL TEXTO ANTES CITADO NO HACE DISCRIMINACION ALGUNA AL RESPECTO....

HABLEMOS UN POCO DE HISTORIA :
* SIGLO I: Jesús, luego de resucitar y antes de ascender al cielo, reúne a los apóstoles y les da instrucciones de no moverse de Jerusalén, hasta recibir la “promesa del Padre”, el bautismo con el Espíritu Santo, del cual Él mismo les había hablado (Lucas 24:49). Este bautismo tenía como objetivo “equiparlos con poder para ser testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8). 
El Señor asciende al cielo. El grupo de apóstoles y fieles, se reúne en el Aposento Alto para orar; era un número de ciento veinte. Días mas tarde, en la celebración de la fiesta de Pentecostés, el Espíritu Santo descendió sobre los que estaban reunidos.
A partir de ese día la Iglesia comenzó a tomar forma. El apóstol Pedro predica un poderoso mensaje de arrepentimiento y tres mil personas creyeron y fueron bautizadas (Hechos 2:41).
La característica de la Iglesia naciente fue: “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones” (Hechos 2:42).
La Iglesia nace con apóstoles y crece, aún en medio de gran persecución. Los miembros de la Iglesia en Jerusalén fueron esparcidos por toda Judea, Samaria y lo que hacían era llevar adelante la misión: Predicar a Jesucristo.
Además de soportar la persecución, la Iglesia tuvo que luchar con herejías como el gnosticismo. Este movimiento insistía en la salvación mediante una sabiduría secreta o “gnosis” (conocimiento). Proclamaban el conocimiento superior basado especialmente en principios filosóficos, misterios de iniciación y elementos de magia. Los gnósticos estaban descontentos con lo que consideraban “la simplicidad del cristianismo” y querían convertirlo en una filosofía, para alinearlo con otras filosofías que dominaban en ese tiempo.
Los gnósticos sostenían que la materia es enteramente mala y el espíritu totalmente bueno. Surgía entonces una contradicción: Cómo un Dios bueno podía haber creado un mundo malo. La conclusión era que Dios no fue el agente de la creación.
Los gnósticos también negaban la plena divinidad y plena humanidad de Jesucristo. Decían que Jesús podía haber sido una de las tantas emanaciones de Dios. Aún en medio de tantas ideas confusas y heréticas, la Iglesia se mantenía firme, predicando el poderoso mensaje de salvación.
Los apóstoles fueron muriendo y el último que muere es Juan al final del Siglo I. Los hombres que, discipulados por los apóstoles, los sucedieron, fueron llamados LOS PADRES APOSTÓLICOS (Clemente, Ignacio, Papías, Policarpo). El nombre de “padres” era una designación popular, dada la ternura paternal que reflejaban. La tarea de estos padres culmina en el siglo II.

* SIGLO II: A comienzos de este siglo el cristianismo estaba bien establecido, especialmente en Asia Menor. Las comunidades cristianas se encontraban bien organizadas e iban madurando rápidamente, mientras el mensaje de Cristo se esparcía notablemente no sólo dentro del Imperio Romano, sino más allá de sus fronteras.
Los creyentes desbordaban de entusiasmo, confesaban su fe acompañados de señales, prodigios y maravillas obradas por el Espíritu Santo. Había sensibilidad a las operaciones del Espíritu, la gente continuaba siendo bautizada con el Espíritu Santo y los dones fluían con libertad.
La conducta de los cristianos llamaba la atención del Imperio Romano que veía en los cristianos una secta que seguía algo extravagante y que además despreciaba a las religiones conocidas. Comienza entonces una presión notable por parte del Imperio hacia los cristianos. Las herejías continuaban y de adentro se levantaban voces disidentes que ponían en peligro la fe tal como la habían enseñado los apóstoles.
El Canon (regla de medir) del Nuevo Testamento comienza a establecerse en este siglo. La Iglesia debe definir cual es su confesión de fe, cómo definiría sus ministerios, qué actitud asumiría frente al Estado con las persecuciones de las que era objeto y otras cuestiones importantes. Mientras tanto se mantenía firme la doctrina apostólica y no dejaba de experimentar poderosas manifestaciones del Espíritu Santo.
En el último tercio del Siglo II, aparece la idea de universalidad y comienza a denominarse a la Iglesia como IGLESIA CATÓLICA (no romana).
Ireneo, uno de los más grandes teólogos de este siglo y obispo de Lyon, enseñó la unidad de la Iglesia. Una unidad espiritual y no orgánica.
Lamentablemente, y a pesar de esta enseñanza, se tergiversó el concepto de unidad espiritual y surge una tendencia de transformar esa unidad en unidad organizacional.
Ireneo también enseñó que Pedro y Pablo fundaron la Iglesia de Roma, designando sucesores. (No hay apoyo bíblico e histórico fidedigno para sostener esta teoría).

* SIGLO III: Este siglo fue un tiempo de grandes oportunidades para el testimonio de la Iglesia, pero al mismo tiempo de enormes dificultades. 
La Iglesia continuaba creciendo en especial en Asia Menor, pero hacia mediados del siglo, fuertes persecuciones pusieron en serio peligro su supervivencia en varias regiones. Esto creó muchos problemas internos entre los cristianos.
A lo largo de este siglo, la Iglesia, a pesar de todo, continuó con el mensaje, expandió sus fronteras geográficas y sociales a un ritmo asombroso. Poco a poco, se fue transformando en un imperio dentro del Imperio.
A mitad del Siglo III, Cipriano, obispo de Cartago, enseñó que la Iglesia Universal (fuera de la cual no había salvación), debía ser gobernada por los obispos sucesores de los apóstoles. Él sostuvo que la autoridad apostólica había sido dada primero a Pedro. Así fue como la Iglesia de Roma se hizo predominante, porque se creía que él la había fundado.

* SIGLO IV: Con la supuesta conversión de Constantino (entre 312 y 325 D. C.) la suerte del cristianismo en el ámbito del Imperio Romano, comenzó a cambiar. De religión perseguida pasa a ser favorecida por el Imperio. En el año 379, el cristianismo se transformó en la religión oficial del Estado, a través del emperador Teodosio.
Con todos los privilegios y condiciones favorables, la Iglesia relaja sus convicciones. No hay ética, ni preocupación evangelística y misionera; se pierde el compromiso con el estilo de vida del Reino.
El cristianismo se fue institucionalizando poco a poco, cediendo a las presiones imperiales. El Imperio utilizaba la fe cristiana para sus fines políticos con el propósito de unificar el Imperio que estaba en decadencia.
Fue inevitable que el liderazgo de las Iglesias se identificara con el Estado, y con su protección, aprendiera a confiar más en los mecanismos del poder humano que en el poder de Dios. Es así que el proceso de institucionalización del cristianismo estuvo acompañado de la pérdida del poder y los dones del Espíritu Santo.
En este estado de debilidad espiritual surgen controversias teológicas muy fuertes. Había problemas para resolver la relación entre las tres personas de la Trinidad y a pesar de que se declara la divinidad del Espíritu Santo, en el Concilio de Constantinopla en el año 381, paradójicamente el Espíritu comienza a ser reemplazado por la devoción a la virgen María.
En este contexto, el sacerdocio universal de los creyentes, dio lugar al surgimiento de un clero (conjunto de sacerdotes o eclesiásticos, clase sacerdotal), y este clero se transformó en el símbolo de lo sagrado.
Los dones espirituales que el pueblo ejercía, pasaron al ejercicio exclusivo del clero. Se pensaba que el pueblo era ignorante espiritualmente, y que la clase sacerdotal era la única capaz de ministrar la Palabra, a enfermos y afligidos; tener a su cargo la adoración, administrar el bautismo, el matrimonio y la muerte. Eran los únicos que podían hablar en lenguas, los únicos que podían echar fuera demonios, etc.
De este modo, es a partir de este período y bajo estas circunstancias, que comienza a robársele al pueblo cristiano el derecho de ejercer los dones bajo la guía del Espíritu y el privilegio de servir como agentes del poder recibido por la presencia y operación del Espíritu Santo.
Los obispos fueron ampliando su radio de acción y estaban por todo el Imperio para suplir las necesidades administrativas de la Iglesia.
Una conclusión lamentable de este siglo es que en este proceso de institucionalización, el modelo de la “ekklesia” (la asamblea de los llamados afuera), pasó a ser la congregación de los “llamados adentro”. La Iglesia, el mundo y el Imperio eran una sola cosa. Ser ciudadanos del Imperio, era ser cristiano y viceversa. Ciudadanía imperial y condición cristiana, llegaron a ser sinónimos. El poder del sistema y de la carne, comenzó a imponerse sobre el poder del Espíritu. ¿Podría haber gobierno apostólico allí? Imposible.

* SIGLO V: Por este siglo, Roma pretende tener supremacía sobre los otros obispos argumentando que esa Iglesia había sido fundada por Pedro. Se intensifica la idea de sucesión apostólica, o secuencia de nombramiento de obispos. Finalmente, Roma sale airosa en su debate y el papa, el obispo de Roma, llegó a ser reconocido como el obispo superior a todos. De ahí el nombre de Iglesia Católica Romana.
La Iglesia ingresa al período conocido como "EDAD MEDIA" que va del siglo V al siglo XV, durante el cual la Iglesia institucional gana un inmenso poder político y social lo cual produce oscurantismo espiritual. De esta forma se alejó de la verdadera enseñanza y práctica apostólica.
Más tarde, la REFORMA PROTESTANTE del siglo XVI empezó a sacar a la Iglesia de las tinieblas espirituales que había cegado su mente por varios siglos. Esto, gracias a Martín Lutero.
La Reforma, desafió la doctrina monopólica de la sucesión apostólica, ya que Lutero consideraba que la autoridad apostólica sólo está en la Biblia, más que en la Iglesia y sus instituciones.
Desafortunadamente, algunos de los más prominentes reformadores, también creyeron que el período apostólico había cesado al mismo tiempo que el Nuevo Testamento estuvo en vigencia (CESACIONISMO).

La teoría del cesacionismo ha hecho mucho daño a la Iglesia. Este concepto de que hay cosas que cesaron sostiene que los dones espirituales y las manifestaciones del Espíritu Santo, desaparecieron de la Iglesia a finales del primer siglo. Lo mismo se dice del ministerio apostólico (que incluye al profético); los cesacionistas afirman la terminación del ministerio apostólico con la muerte del último de los apóstoles. Con ello entonces se está negando tácitamente el carácter apostólico de la Iglesia.
Es de suma importancia tomar en cuenta que si bien es cierto los apóstoles murieron, no “murió” el ministerio u oficio; de igual manera que el presidente de un país puede morir, pero por eso no “muere” la función o el cargo.
Por otra parte, y esto es superlativo: ¿En que pasaje bíblico, en que libro o carta del Nuevo Testamento, se afirma que éste ministerio cesó? En ninguno, ya que el plan de Dios es desde el principio para la Iglesia.

El tiempo de oscurantismo espiritual dejó a la Iglesia sorda y ciega espiritualmente. Perdió su dependencia del Espíritu Santo y ya no había guía y dirección hacia toda la verdad. Los líderes y la Iglesia en un sistema religioso institucionalizado, tenían ojos pero no podían ver, no escuchaban la voz del Espíritu dirigiéndoles. De esta forma la Iglesia fue traicionada por la tradición de los hombres, robada y saqueada de su heredad espiritual en Cristo. 
Sin embargo, el Señor en su fidelidad promete ¡restauración! (Isaías 42:16-22). La promesa de restauración llevaría a su pueblo no sólo a la posición original, sino que podría proyectarse hacia un lugar más alto.
Es clave analizar lo dicho por el apóstol Pedro en Hechos 3:21 “…a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los TIEMPOS DE LA RESTAURACIÓN DE TODAS LAS COSAS, DE QUE HABLÓ DIOS POR BOCA DE SUS SANTOS PROFETAS, que han sido desde tiempo antiguo” (ver Amós 3:7).

Definición del término Restauración
En el Nuevo Testamento se usa sólo una vez la palabra griega “apokathistemi” (restaurar) en Hechos 3:21. Literalmente significa regresar algo otra vez a su lugar, en su orden original.
De todas maneras, en la Palabra cuando algo es restaurado se multiplica de forma que la condición de aquello que es restaurado, supera su estado original (Joel 2:21-26).
Si en la ley de Moisés una persona robaba un buey o una oveja, además de restaurar el animal que había robado, tenía que pagar por el equivalente de cinco bueyes o cuatro ovejas (Éxodo 22:1). Otro ejemplo claro es que cuando Job, luego de sus terribles pruebas fue restaurado, “su postrer estado vino a ser mejor que el primero” (Job 42:10-12); todo le fue restaurado al doble.
También Jesús les dijo a sus discípulos que todo aquel que dejara algo por seguirle “recibiría aquí cien veces más” (Marcos 10:29-30).

Los profetas hablaron de Restauración
El versículo de Hechos 3:21, señala que las cosas que serán restauradas habrán de ser “LAS QUE HABLÓ DIOS POR BOCA DE SUS SANTOS PROFETAS”.
Es decir que no todo será restaurado en este tiempo, pero sí se verá la restauración de “las cosas que hablaron los profetas desde tiempo antiguo”. Será importante a continuación analizar algunas de “esas cosas”.

1) El libro de Génesis declara el propósito de Dios para el ser humano (Génesis 1:26-31).
La caída en pecado corrompe la imagen y semejanza de Dios en el hombre; pierde el derecho al árbol de la vida, es expulsado del huerto, se corta la estrecha comunión con Dios, pero también se vislumbra la redención. Todo lo que tiene su principio en Génesis, tiene su terminación el Apocalipsis. En Apocalipsis se ve el estado de redención completo; el hombre restaurado con derecho al árbol de la vida (Apocalipsis 21 y 22), con cielos y tierra nuevos. La restauración abarca de Génesis a Apocalipsis.

2) Los profetas hablaron al pueblo de Israel sobre la idolatría, apostasía y el juicio de Dios sobre ellos. Posteriormente anunciaron su restauración, liberación de la cautividad y mediante el arrepentimiento, el restablecimiento de la justicia y la comunión con Dios (Jeremías 29:14-30; 30:3; 33:7-11, 26; Joel 3:1; Amós 9:14-15; Sofonías 3:20).
3) Ezequiel proclamó restauración al pueblo en visiones interesantes que abarcan los capítulos 33 al 48. En Ezequiel 36:24-27, se anticipa el “corazón nuevo, espíritu nuevo” y... ”pondré dentro de vosotros mi Espíritu”, asegurando “habitación en la tierra que di a vuestros padres… y me seréis por pueblo y yo seré a vosotros por Dios” (vs. 27-28). El capítulo 37 habla de los “huesos secos”, describiendo el tema de la restauración para un pueblo desposeído y una obra de regeneración espiritual que alcanzaría a judíos y a gentiles hoy.
4) La Iglesia hoy está experimentando la restauración de la verdad. Proféticamente el Salmo 100:5, expresa: “Porque Jehová es bueno, para siempre es su misericordia, y SU VERDAD por todas las generaciones” (énfasis añadido). 
La Iglesia debe ser expuesta a LA VERDAD. No hay varias verdades. Las interpretaciones “privadas” o “denominacionales” de “la verdad”, se apoyan sobre deducciones y puntos de vista humanos y sin revelación, acomodadas a un contexto propio y de conveniencia doctrinal o eclesiástica. Jesús dijo: Yo soy EL CAMINO, y LA VERDAD, y LA VIDA (Juan 14:6, énfasis añadido). Él dijo que el Espíritu Santo es un Espíritu de VERDAD (Juan 14:17; 15:26) y Él, nos guiaría a TODA LA VERDAD (Juan 16:13).

5) La Iglesia comienza a ser testigo de la restauración del Tabernáculo de David (Amós 9:11; Hechos 15:16-18).
Este tabernáculo se estableció al tiempo de ser David rey, en lugar de Saúl. El arca del pacto, representación de la presencia y el poder de Dios, había sido tomada por los filisteos. Fue devuelta y David la hizo retornar a Jerusalén, colocándola en una tienda sobre el Monte de Sion (1° Samuel 4 a 7:1; 2° Samuel 6; 1° Crónicas 13 al 16).
El arca había estado en el tabernáculo de Moisés. Su ubicación era el Lugar Santísimo. Sólo el sumo sacerdote tenía acceso a ella una vez al año, salpicando sangre de animal sobre su cubierta (Hebreos 9:1-7).
El pueblo se acercaba sólo al atrio exterior del tabernáculo para ofrecer sacrificios y adorar a Dios.
El tabernáculo de David, produce un cambio importante, ya que la separación del pueblo, de Dios y Su presencia, se cambia a una relación de intimidad.
La restauración del tabernáculo de David para la Iglesia hoy, es una restauración de la verdadera adoración en espíritu y en verdad (Juan 4:23-24). Esta es la expresión de un pueblo que ha sido restaurado, conoce la verdad y tiene un espíritu integrado al Espíritu de Dios, vive en la presencia de Dios, camina en la luz, en plenitud de gozo (Jeremías 31:12; Salmo 16:11) y ofrece sacrificios de alabanza (Hebreos 13:15). Es la restauración de la presencia del Señor en la casa de Dios. Esto produce una alabanza con acción de gracias, libertad y alegría. 
La restauración del tabernáculo de David hoy, deja de lado rigidez, formalismo, tradición, legalismo y costumbrismo. Son “tiempos de refrigerio” viviendo en la presencia del Señor (Hechos 3:19; Jeremías 31:12-13).

6) La restauración de la voz de la Iglesia en el mundo.
Jeremías 33:11, habla de “voz de desposado y voz de desposada”. La voz del desposado, del mismo Señor, está siendo oída hoy por el pueblo de Dios.
La Iglesia de la Edad Media, perdió su comunión personal con el Espíritu cuando sus líderes taparon sus oídos. Pero Cristo viene una segunda vez a la Iglesia y se oye “el espíritu de la profecía” (Apocalipsis 19:10). Una vez que la Iglesia oye “la voz del desposado”, se proyecta como la “voz de la desposada”; la Iglesia como portavoz al mundo.
La Iglesia profetiza al mundo, gobierna, decreta; la ley está saliendo de Sion (Isaías 2:3).

7) La restauración trae liberación y salida de la esclavitud espiritual (Salmo 126; Jeremías 33:7; Gálatas 4:22-31 y 5:1).
La Iglesia ha estado en esclavitud mucho tiempo por las tradiciones de los hombres. La restauración incluye un derramamiento del Espíritu Santo con libertad al aplicar los principios del Nuevo Testamento.

Los gobiernos elegidos y puestos según el criterio humano, desaparecerán. Dios está restaurando los cinco ministerios: Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros, para equipar y perfeccionar a la Iglesia a fin de que haga la obra del servicio, “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe” (Efesios 4:11-16; ver Jeremías 33:12-13; Isaías 30:20-21), sin sectarismos, sin divisiones y con una doctrina unificada.
La Iglesia no puede ser equipada ni perfeccionada sin el trabajo conjunto de los cinco ministerios que son un regalo de Jesucristo para Su cuerpo y significa llevar a ese cuerpo a la madurez, implementando el gobierno teocrático.
DIOS RESTAURA LA VERDAD en la Iglesia, y lo hace a través del trabajo de los cinco ministerios, y de Su gobierno.

9) La Iglesia será restaurada en amor y poder.
La premisa de Dios desde siempre fue: “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6:5).
La Iglesia va a practicar el mismo tipo de amor que Jesús manifestó mientras estuvo en el mundo. Él mismo les dijo a sus discípulos que serían conocidos por su amor (Juan 13:34-35). La restauración incluye también la manifestación del poder ilimitado de Dios por medio de la Iglesia.
Cuando a través del pueblo de Dios fluyan los dones del Espíritu y se desarrollen sin restricciones en la vida de las personas, poder y amor harán una conjunción perfecta. La gente será atraída por el amor y el poder que evidencie la Iglesia.

10) La restauración del concepto “Reino de Dios”.
Jesús oró: “Venga tu Reino, que se haga tu voluntad en la tierra, así como se hace en el cielo”. Siempre estuvo esta idea en el corazón del Padre.
El pueblo de Israel a través de sus líderes y profetas oyó una y otra vez que tenía que escuchar a Dios y hacer su Voluntad. Con la restauración del gobierno teocrático, la Iglesia está preparada para restaurar el gobierno de Dios en su vida y en la nación.
Jesús enseñó los principios para vivir en el Reino de Dios en Mateo capítulos cinco al siete. Cuando la Iglesia los aplique verá cambios profundos en la sociedad, “porque el Reino de Dios no es comida ni bebida sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14:17).
Notamos que hay “tiempos de restauración”. Estos son tiempos cuando el Señor dará a la Iglesia lo que perdió. Hechos 3:21, no dice que todas las cosas serán restauradas, pero debemos inferir que “todas las cosas” incluye solamente las cosas que fueron habladas por los profetas.
Cristo no puede regresar hasta que sea cumplido todo lo que los profetas hablaron. Él podría venir en cualquier momento, pero no vendrá por la Iglesia, hasta que todo sea cumplido. De hecho, es necesario que el cielo lo “reciba” (reserve, retenga), hasta aquel tiempo, porque cuando Él retorne, vendrá por una Iglesia restaurada, una Iglesia gloriosa (brillante, llena de honor, esplendor y belleza, irradiando la hermosura de su Cabeza), sin mancha (sin impurezas que desfiguran), ni arruga (con la lozanía de una novia preparada, sin señales de deterioro), ni cosa semejante (deformación, contaminación) (Efesios 5:27).
Jesucristo quiere presentarse a sí mismo una Iglesia santa y sin mancha. ¿Está la Iglesia actual en esas condiciones? NO. Por lo mismo hay que trabajar en la vida de santidad de la Iglesia, hermoseándola para el Amado.

Así como lo primero que se perdió en la Iglesia fueron los ministerios apostólico y profético, lo último que se están restaurando son estos ministerios.
* Con Juan Calvino, quien vivió entre 1509 y 1564, comienza la restauración del ministerio del MAESTRO, intensificándose su restauración en la década de los años 1970.
* Luego aparece John Wesley entre 1750 y 1900. Su énfasis fue la santidad, pero también quitó las imágenes y las ropas sacerdotales. Se restaura el ministerio del PASTOR.
* De 1900 a 1950 viene una restauración del ministerio del EVANGELISTA con SEÑALES y MILAGROS. Dios usó a hombres como T. L. Osborn, Oral Roberts, Kenneth Hagin, Tommy Hicks, Yiye AVILA y otros.
* Entre 1950 y 1990, con énfasis en la década de los 80 se restaura el ministerio PROFÉTICO. Destacan hombres como Kenneth Hagin , Bill Hammon, Rony Chaves 
* En las ultimas decadas está siendo restaurado el ministerio APOSTÓLICO. Hombres como Peter Wagner, John Kelly, John Eckhardt , David Cannistraci, Rony Chaves destacan entre otros....

Abrazos desde Buenos Aires. gracia y paz de Nuestro Señor JESUCRISTO.