domingo, 23 de octubre de 2016

ESCUELA MINISTERIAL ANTIOQUIA MODULO II, LECCION III: Creando mi devocional diario III: Usando la Palabra de Dios efectivamente:

 2ª Timoteo 3:16-17
Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
Efesios 6:17b:
Y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; 
Una espada es lo que era el arma de defensa de un soldado romano en la época en que la Biblia fue escrita. Por ende, si es así, esto significa que si estamos en un campo de batalla constante (y esto lo veras en las lecciones 7-9 de esta sección), y por ende, ¡no todo es solo defenderte, sino que tienes que contraatacar también! Sí, claro que si, y lo puedes ver con Jesucristo, cuando se defendió de la tentación de Satanás en Mateo 4, que El mismo le decía a Satanás Escrito está cada vez que este venia a atacarlo con alguna tentación. Me imagino que cada vez que decía esto Jesucristo, le daba una estocada al enemigo que le hacía tambalearse de dolor. Y tengo base para esto: La palabra Machaira en griego quiere decir un cuchillo filoso, largo, como un machete, que se usaba tanto para cortar carne de animales así como arma de guerra, sea larga o corta, la larga con curva para ataque de corte y la corta derecha para ataque de estocada final. Así, que cada vez que citas la Palabra contra un ataque del enemigo, le das una puñalada al enemigo con una espada, no con cualquier cosa. La Biblia no es una colección de historias, fábulas, mitos o simplemente ideas humanas acerca de Dios. No es un libro humano. Por medio del Espíritu Santo, Dios reveló su persona y su plan a ciertos creyentes que escribieron su mensaje para su pueblo (2 Pedro 1:20,21). Este proceso es conocido como inspiración. Los escritores escribieron desde su contexto personal, histórico y cultural. Aunque usaron sus propias mentes, talentos, idioma, y estilo, escribieron lo que Dios quería que escribieran. La Escritura es absolutamente confiable porque Dios controló sus escritos. Sus palabras son completamente autoritativas para nuestra fe y vidas. La Biblia es inspirada por Dios. Léala y use su enseñanza para que guíe su conducta.
La autoridad absoluta de la Biblia sobre nuestras vidas está basada en nuestra convicción de que este libro no contiene meramente la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, en su totalidad y en cada una de sus partes. Este texto da testimonio de ello, y describe el significado real de esta inspiración (aliento de vida):
A.    Es la Palabra del Espíritu Santo- Theopneustos (griego), traducido por inspiración de Dios, literalmente significa aliento divino. Describe la fuente de donde procede toda la Biblia (esto es, toda la Escritura), como algo que trasciende la inspiración humana. La Biblia no es el producto de una elevada conciencia humana o un iluminado intelecto, sino que es directamente «inspirada» por Dios mismo.
B.     Nada del mensaje de las Escrituras nace de la opinión privada o particular del escritor, y que cada escritor que participó en la producción de las Sagradas Escrituras fue movido por (literalmente llevado, conducido) el Espíritu Santo (2ª Pedro 1:20-21)- Esto, sin embargo, no significa que los escritores fueran utilizados por Dios para escribir como autómatas, sin su participación consciente. Dios no pasa por encima de aquellos dones del intelecto y la sensibilidad que ha dado a sus criaturas. (Mantente alerta y advertido en todos los casos en que ciertos individuos reclaman escribir automáticamente cualquier cosa, en cualquier tiempo, por cuanto el Espíritu Santo nunca funciona de esa manera.)
C.     Fue dispensada la revelación del Espíritu Santo (1 Corintios 2.10–13)- El versículo 13 dice que aun las palabras que se usaron en la redacción de la Biblia (no tan solo las ideas), fueron inspiradas por el Espíritu Santo, quien movió a los autores respectivos a escribir, acomodando lo espiritual a lo espiritual (literalmente acomodando palabras espirituales a ideas espirituales). Este punto de vista bíblico sobre el origen de la Biblia se conoce como la inspiración verbal plenaria de las Escrituras, lo cual significa que cada palabra ha sido inspirada por el Espíritu Santo de Dios.
Tienes que entender que la Biblia tiene poder creativo, curativo y de carácter judicial también. Dios creó todo a través de Su Palabra (Juan 1:1-2) y Dios es quien tiene poder creativo (Satanás no tiene poder para crear nada, el solo distorsiona lo que Dios crea). También tiene poder de carácter curativo, puesto esta es medicina para tu alma (Proverbios 4:22, Mateo 8:8, Juan 5:24, Juan 8:32, Romanos 10:8). Y también es de carácter judicial, puesto esta si es escuchada y puesta por obra justifica al que la escucha y si es ignorada enjuicia al que la ignora (Oseas 4:6, Juan 8:31, Apocalipsis 3:8). Esta es identificada como fuente de conocimiento, de sabiduría, de paz, de sanidad en ella misma. Si tiene todas estas características, esto quiere decir ¡que es un libro de promesas! Y esto es certísimo. En la Biblia hay más de 1,000 promesas esperando por ti para que sean reclamadas.
A.    Ejemplos de promesas en la Biblia:
1.      Hay esperanza para el que cree (Salmos 37:29).
2.      Dios bendice al que da para Su obra (2ª Corintios 9:6).
3.      El promete que te dará alimento a diario (Salmos 146:7).
4.      Aunque tengas pruebas, El es tu victoria (Juan 16:33b).
5.      El no te abandona jamás (Deuteronomio 31:8).
6.      Si guardas Su Palabra, tendrás éxito (Josué 1:8).
7.      La prueba de ahora es solo temporal (2ª Corintios 4:17-18).
8.      Si te persiguen por Su causa, es a Él a quien persiguen (Romanos 12:19).
9.      Si te despiden de tu casa por Su causa El no te abandonara (Salmos 27:10).
10.   tendrás una recompensa 100 veces mayor en esta vida (Mateo 19:29).
11.   El promete sanar todas tus enfermedades y dolencias (incluyendo las de tu corazón), ya que para eso vino Jesús a morir por nosotros (Isaías 53:4-5).
12.   El te vino a dar paz, alegría, gozo y para bendecirte (Isaías 61:1-3).
B.    ¿Cómo debo leer la Biblia y que Biblia debo usar?
Lo primero que tienes que entender es que la Biblia es la Palabra de Dios revelada a los hombres. Es decir, es algo para no tomarlo ligeramente. Hay varias maneras de leer la Biblia y estudiarla. Te voy a dar varias recomendaciones prácticas para leer la Biblia y estudiarla:
1.      Trata de conseguir una Biblia de Estudio- recomiendo personalmente La Biblia Devocional de Estudio de La Liga Bíblica, es una versión muy completa y los estudios que hace son muy responsables, aparte que su precio es bien módico. también La Biblia de las Américas versión de Estudio de The Lockman Foundation ya que su lenguaje es uno muy moderno y es la traducción más fiel de los manuscritos originales al español. también son excelentes La Biblia Thompson, Scofield, Vida Plena, Biblia de Estudio Pentecostal, La Biblia del Diario Vivir y La Biblia Plenitud, todas estas versión Reina Valera 1960.
a.      Puede ser una versión computarizada, si tienes una computadora: Recomendamos mucho el programa E-Sword con muchos de sus recursos. también la Biblioteca Electrónica Caribe (BECA), The Word u alguno otro que puedas conseguir. Hay varios gratuitos en la Internet que puedes bajar.
2.      Trata que sea una versión común- por eso, ya que en nuestras iglesias leen mayormente la versión Reina Valera 1960, lo más recomendable es que uses esta. Ahora bien, la Nueva versión Internacional, la Biblia al Día, Dios Habla Hoy y La Biblia de Las Américas son excelentes traducciones y versiones con un lenguaje mucho más sencillo que el lenguaje de RVA. Pero, si te ponen a leer la Palabra y tienes otra versión que no es RVA, podría ser que no te puedan seguir leyendo y sea algo que no sea provechoso para la congregación, aunque si lo hacen, lee la Biblia que tengan en la iglesia y ya, problema resuelto.
3.      No la lees por leerla- Juan 5:39 habla que hay que estudiarlas ya que en estas hay salvación. Y es más, dice que hablan de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, por ende, no es para tomarlas livianamente. Personalmente no recomiendo ningún plan de estudio de 1 año, para mí es muy poco tiempo para estudiar la Biblia. Mi experiencia persona es que he podido leer 2 o 3 capítulos en 1 noche y estar 2 semanas en 1 versículo, sacándole revelación a través del Espíritu Santo. Personalmente recomiendo para estudiar la Biblia el siguiente plan de trabajo:
a.      Comienza leyendo el evangelio de Juan, luego pasa a Mateo y sigue leyendo los evangelios- El Evangelio de Juan es el que más habla de cómo ser salvos y da promesas de salvación. Los evangelios es lo que tienen las enseñanzas de Jesucristo dadas personalmente por El a todos sus discípulos.
b.      Lee Hechos- El libro de la fe y como comenzó la iglesia. Vas a ver ahí los comienzos de la iglesia del Señor y este libro pondrá tu fe activa, ya que veras los grandes milagros que el Espíritu Santo hizo a través de sus siervos los Apóstoles.
c.      Las cartas Pastorales son tu guía de conducta- como cristiano gentil, lo que guía tu norma de vida es lo que está escrito en todas las cartas pastorales (Romanos hasta Judas) y las enseñanzas de Jesucristo. No estoy diciendo que el Antiguo Testamento no es importante, ¡para nada!, puesto hay profecías que aun no se han cumplido en este que estamos esperando su cumplimiento aun (ejemplo: Los pies de barro y hierro de la figura de Daniel 2:33 que a mi personal entender es la Unión Europea como un próximo centro de gobierno económico el cual no puede ser unido así como el barro y el hierro no se unen debido a su diversidad de lenguajes, religiones y costumbres diferentes de país en país [España habla español y es católica, Alemania habla alemán y es protestante, Inglaterra habla inglés y es protestante, Italia habla italiano y es católica, etc.]), pero lo que nos aplica doctrinalmente a nosotros como creyentes gentiles del Nuevo Pacto es las cartas pastorales y las enseñanzas de Cristo (si eres judío mesiánico tienes otro cantar cultural, no doctrinal). Después de Judas, vuelve a Mateo y has lo mismo hasta Judas al menos 2 veces más, para que seas lleno de la doctrina de Cristo y lo que aplica a tu vida como creyente de la Dispensación de la Gracia (Efesios 1:10).
d.      El Apocalipsis con la guía de tu líder o pastor- este libro no es fácil de entender (en la lección 5 de la sección Cristianismo 101 pudiste ver que Apocalipsis 20:2 tiene 3 interpretaciones diferentes dentro del pueblo de Dios), y es recomendado que lo leas no por ti solo, sino con algo de apoyo, ya que se ha prestado en el pasado para malas interpretaciones (ejemplo Los Adventistas y los Testigos de Jehová). así que es bueno que lo leas de esa manera, con algún apoyo. Si lo lees también, sería bueno que lo leas con algún comentario a tu lado. Personalmente te recomiendo Eventos del Porvenir de J.D. Pentecost (Editorial Vida) y Escatología II-Premilenial de Francisco Lacueva (Editorial CLIE). Debes leerlo también a la luz de Mateo 24 y Lucas 17:20-37. así como a la luz del libro de Daniel también. Por consiguiente, no es un libro fácil.
e.      El Viejo Testamento con un fuerte énfasis en Salmos y Proverbios- puedes leer en la mañana un Salmo o un pedazo de este y luego un Proverbio. Los Salmos son adoraciones y oraciones a Dios para su favor, misericordia, acción de gracias y los Proverbios te van a sorprender cuando veas la cantidad de refranes que salen de este libro y la cantidad de sabiduría que hay aquí. Pero no olvides, estos libros son de carácter histórico algunos de ellos y doctrinalmente las doctrinas, si no son confirmadas en el Nuevo Testamento, ya no aplican a nuestras vidas.
Aun con todo esto, si deseas leer la Biblia en 1 año, La Biblia Devocional de Estudio de La Liga Bíblica que te recomendé antes tiene un buen plan para esto, si deseas hacerlo, aunque para mí no es lo más recomendable.
Tampoco es bueno que la tomes y la abras donde salga y ahí leas. Esto es adivinar y esto es pecado, es malo. Imagínate que te pasaría si buscando una respuesta así a la adivinanza se te abre en el verso que dice y Judas fue y se ahorco (Mateo 27:5b) y luego lo abres en un verso que dice ve tu y has lo mismo (Lucas 10:37), ¿que ataque del enemigo tú crees que te podría venir? Podrías abrir una puerta para el suicidio y eso es maldición para tu vida, así que no lo hagas. Eso se puede prestar para adivinación y eso no es de Dios, es malo (Levítico 19:31).
C.    Preguntas de la lección:
1.      ¿Con que se compara la Biblia para un soldado?
2.      ¿Qué hizo Jesús cada vez que fue tentado por Satanás en Mateo 4?
3.      ¿Quién inspiro la Biblia?
4.      Explica las 3 confirmaciones de la Inspiración de la Biblia.
5.      Menciona los 3 poderes de la Biblia.
6.      Menciona 3 promesas dadas en la Biblia.
7.      Da 2 buenos ejemplos de 2 Biblias que podemos usar.
8.      Explica 1 recomendación para leer la Biblia efectivamente.
9.      Autoanalízate: ¿Cómo está tu lectura de la Biblia?

10.   Ejercicio: Comienza la mañana leyendo 1 Salmo o parte de este o 1 Proverbio. También cuando estés en tu célula o en el templo, después de orar, saca unos minutos para hacer lo mismo o continuar con tu lectura bíblica diaria. Mira el fruto y lo que has aprendido en tu persona al mes de hacer esto y piensa si te ha venido bien.