jueves, 16 de marzo de 2017

Imparticion MAPDP 3/15/2017: Lo Profano en la Iglesia II-De los mentores y los nicolaitas



Nicolaítas
No confundir con Nicolaísmo, que es el matrimonio o noviazgo de los clérigos en la iglesia católica romana.
El término nicolaítas viene del griego νικολαιτων y significa «los seguidores de Nicolás». Se han propuesto las más diversas hipótesis sobre este término que aparece sin traducir en las diversas versiones contemporáneas de la Biblia. Nicolaíta proviene del griego NICO que significa dominio o conquista sobre otros y LAOS que significa pueblo, gente común o laico. De ahí podemos analizar la composición NICOLAOS que viene a ser algo así como DOMINIO SOBRE EL PUEBLO. A parte del hebraísmo, hay un juego de palabras en este versículo en griego. El que tiene oídos para oír “es el que vence” τῷ νικῶντι (to nikoti) que es una forma del verbo νικάω (nikao) que significa “ganar, conquistar, perseverar y salir victorioso”. Este sospechoso sonido, muy similar a la palabra  que hemos mencionado – Νικολαί̈της (nikolates) “un Nicolaíta”. Si el lema de los Nicolaítas es “queremos comer”, entonces, como juego de palabras es lo que Dios promete al que venciere. 
El nombre se menciona dos veces en el libro del Apocalipsis. Los nicolaítas eran conocidos en las ciudades de Éfeso y Pérgamo. Varios padres de la Iglesia, incluidos IreneoHipólito , Epifanio, y Teodoreto, también mencionan a este grupo, señalando a Nicolás el diácono como autor de la herejía y jefe de la secta.
Interpretaciones
Otra interpretación del término, sería «Conquistador del pueblo»; esto cuadra con lo indicado por William Branham, que postula en su libro Las 7 edades de la Iglesia que esta corriente nicolaíta, surgida en los primeros años de la Iglesia (edad de Éfeso), conquistó al pueblo a través de la degradación de las personas en su vida espiritual, lo que en las edades posteriores se intensificó gradualmente.
Para algunos es una designación genérica de la herejía, para otros una secta cuyas concepciones no conocemos. La Biblia de Jerusalén dice que se trató de una doctrina que anunciaba las especulaciones del siglo IIWatchman Nee creía que designaba a quienes establecieron el domino de las jerarquías sobre la iglesia y refería a un grupo de personas que se consideraban a sí mismas superiores a los creyentes comunes. Otros en cambio piensan que los nicolaítas eran opuestos a toda norma o autoridad.
No se sabe a ciencia cierta cuáles eran sus prácticas religiosas. Ireneo dice que eran seguidores de Nicolás que los identifica como una secta gnóstica: "Juan, el discípulo del Señor, predica esta fe [la divinidad de Cristo], y procura, por la proclamación del evangelio, eliminar ese error que Cerinto ha diseminado entre los hombres, y mucho antes los llamados nicolaítas, que son una rama del falsamente llamado conocimiento, para confundirlos, y persuadirlos de que hay sólo un Dios que hizo todas las cosas por su Palabra". Clemente de Alejandría defiende a Nicolás diciendo que sus seguidores lo malinterpretaron.
Una explicación distinta es la que ve en el nombre Nikólaos del nombre del profeta-adivino que provocó, según algunas interpretaciones judías, la desviación moral y religiosa de Israel, que comió de las ofrendas a los ídolos y pecó de fornicación (Numeros 25:1-9; 31:16; Josue 13:22). En este sentido, nicolaíta sería sinónimo de persona que pervierte las costumbres morales y religiosas. El ambiente eclesial de la comunidad de Juan combate esta herejía por sus características peculiares: falta de valores morales, libre desahogo de las pasiones, desórdenes sexuales, etc. Las cartas del Apostol Juan (Apocalipsis 2, 6.14-15, 20-24) presentan la herejía como un cúmulo de horrores y definen las doctrinas nicolaítas como profundidades de Satanás (Apocalipsis 2:24). A pesar de esta fuerte polémica, la herejía sobrevivió hasta finales del siglo II.
En el comentario del Apocalipsis más antiguo que se conoce, escrito por Victorino de Petovio en el siglo II, éste habla de los nicolaítas como «hombres falsos y turbadores que ministrando bajo el nombre de Nicolás crearon para ellos una herejía diciendo que las viandas ofrecidas a los ídolos podían ser exorcizadas y luego comidas, y que cualquiera que cometiere fornicación podía recibir la paz al octavo día». Esta descripción posiblemente sea otra especulación. Para otros, lo más conveniente sería que se tomara a los nicolaítas en conjunto con las otras doctrinas falsas. Beda afirma que Nicolás permitió a otros hombres casarse con su esposa. Tomás de Aquino creía que Nicolás apoyaba la poligamia, o la práctica de compartir las esposas. Eusebio afirmó que la secta fue de corta duración.
¿Dónde están los nicolaítas hoy en día?
No es difícil darse cuenta que aparte de los cuatro comportamientos prohibidos para los gentiles, dos tenían que ver con los Nicolaítas y temas relacionados con Balaam/Balac (comer alimento sacrificado a los ídolos y con la inmoralidad sexual). Es importante mirar que esta combinación de comida y delitos relacionados con el sexo fueron particularmente importantes para los Apóstoles judíos y para los ancianos, para abordar en sus cartas a los gentiles conversos, seguidores del Cristo Judío.  En otras palabras, ¿es incluso concebible que los Apóstoles permitieran a los gentiles seguidores de Cristo, cometer homicidios, robo o estar obsesionados por las posesiones de sus semejantes?  La respuesta, por supuesto es no. Esto no era un listado comprensible. Pero estas cuestiones traídas a los de Jerusalén (consumir alimentos sacrificados a los ídolos, sangre, y sexo ilícito) parecían ser el principal desafío con que se encontraban los gentiles seguidores del Cristo Judío en su vida diaria, bajo el Imperio Romano.
En la inmensa mayoría del mundo romano, el alimento que se vendía en el mercado primero era ofrecido/dedicado a una u otra deidad. La única excepción para esto era el aislamiento judeo/judío del resto de la población de Roma, quienes tenían sus propios privilegios y normas para matar. Muchos judíos residentes en el Imperio Romano formaban parte de una red en la cual, el concepto de alimentación no seguía el itinerario normal de ofrenda a los dioses romanos. Los escritos del Apóstol Pablo a las naciones (todas las cartas que Pablo escribió, que forman el Nuevo Testamento) muestran claramente que este tema, continuaba siendo como una plaga para los creyentes, lo suficiente como para que él se dirigiese a ellos con considerable detalle (1ª Corintios 8:10).
Los Nicolaítas son todas aquellas personas que se han apartado de la verdad de Dios, y han echado a un lado las verdaderas enseñanzas y doctrinas de la Biblia volviéndose a sus propias fabulas, (suavizando el evangelio a su conveniencia, para ganar beneficios y que el rebaño se pierda). Note: Estos lideres de iglesia son dominantes. Ellos maltratan a la gente de Dios, hacen que se arrastren en la tierra para respetar su autoridad imaginaria, rigen con crueldad y dureza. Hoy en día, un gran número de iglesias en el mundo han caído en la red de los “nicolaítas”.  El engaño es global.  ¡Y cada vez es mucho y más fuerte. El mundo está lleno de ellos! Jesús dijo: “Por sus frutos los Conoceréis” (Mateo 7:20).  
Los nicolaítas, por lo tanto, eran los primeros cristianos falsos que se introdujeron en la iglesia. Aquellos que profesaban ser ministros y servidores de Dios, pero llevaban a la gente por mal camino. (No le parece esto familiar). Pedro escribió de ellos, diciendo: “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme. (2ª  Pedro 2: 1-3). 
 “Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad” (2ª  Pedro 2:15)
Definicion de mentor:

La palabra “mentor” fue introducida al mundo por Homero en su Odisea. Era el nombre del esclavo (paidagogos) a quien se había dado la responsabilidad de criar al hijo hasta que el hijo alcanzara su madurez en la Odisea. De ahí los griegos comenzaron a usar la palabra para hablar del esclavo que se le había asignado la responsabilidad de criar al niño hasta su pubertad. Estos se enfocaron en la disciplina severa de preparar al niño para ser hombre. Los griegos sentían que el criar a un niño no era el trabajo de un padre sino de un esclavo. Aun en la iglesia, debido al gran énfasis que se ha dado en el mundo de los negocios, este termino esta siendo usado grandemente. Esto ha sustituido dos términos que son base en la Biblia: El reconocimiento del ministerio del maestro y la paternidad tanto pastoral como apostolica. Y nosotros no somos esclavos, sino que en Cristo somos libres de esclavitud (Galatas 3:24-25, 1ª Corintios 4:14-17).