domingo, 9 de abril de 2017

Escuela Ministerial Antioquia: Conclusion-ES NECESARIA UNA REFORMA, ¡YA!

Hageo 2:9
"La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera"--
dice el SEÑOR de los ejércitos--
"y en este lugar daré paz"--declara el SEÑOR de los ejércitos.
John Hus, Martin Lutero, Juan Calvino, John Knox, los moravianos, George Fox, John Wesley, George Whitefield, Charles Finney, Charles H. Spurgeon, William Seymour, John G. Lake, Kathryn Kuhlman y Yiye Ávila: ¿Qué tienen todos en común? La respuesta es muy simple: Fueron reformadores en sus tiempos. Fueron gente radical, o como los llamaríamos hoy, unos locos por Jesús, amen. Gente dispuesta a morir, como Hus en la hoguera, a pelear por sus ideales como Knox, a reformar ciudades como Calvino, a desatar palabras proféticas sin miedo como Fox, a restaurar verdades como las iglesias en las casas como Wesley, a evangelizar como Finney, a hablar en lenguas como Seymour, a ver su esposa morir por el reino de Dios como Lake y no ser tocado por la enfermedad para nada, a predicar siendo mujer con todos los prejuicios de la época como Kuhlman, a soltar gloria en Latinoamérica y demostrar que los latinos tenemos propósito en el reino como Ávila.
Exacto, sus tiempos, no los nuestros. Realidades históricas diferentes, culturas diferentes, y verdades diferentes. Nuestros tiempos viven los retos mas grandes que la historia humana ha vivido, y tenemos recursos como la Internet, los celulares como estos no tenían, satélites y canales cristianos soltando palabra 24 horas al día en todo el mundo, así como emisoras de radio en lo mismo y aun así, sin estos recursos, alcanzaron naciones y desataron fuegos en las ciudades y naciones que vivían, el fuego del Espíritu Santo.
Pero nosotros tenemos una responsabilidad, y es seguir el trabajo, el legado que ellos nos dejaron, porque ese mismo fuego se quiere soltar en nosotros, pero es necesario algo:
ES TIEMPO DE REFORMA, DE MIRAR LO QUE DIOS QUIERE HACER A TRAVES DE NOSOTROS HOY, DE CAMBIAR NUESTRAS CIUDADES POR EL PODER DEL ESPIRITU SANTO, HACER EL TRABAJO PARA HACER REAL EL MARANATHA, PORQUE COMO DECIA YIYE CUANDO PREDICABA:
¡CRISTO VIENE, EL FIN SE ACERCA,
ALABADO SEA DIOS!
Y POR ESO ES NECESARIA UNA REFORMA, DONDE LA LLUVIA TARDIA SEA LA QUE TRAIGA LA GLORIA PARA NUESTROS TIEMPOS, AMEN Y AMEN.
2ª TIMOTEO 1:6:

Por lo cual te recuerdo que avives el fuego del don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos.