domingo, 12 de noviembre de 2017

7 Beneficios en conocer la Palabra de Dios: Cliff Bell

7 BENEFICIOS PODEROSOS EN CONOCER LA PALABRA DE DIOS
Por el Profeta Cliff Bell © 2014

Hay beneficios innumerables que recibimos al estudiar la Palabra de Dios, por tener conocimiento bíblico.  No pretendo haber hecho una lista completa.  Pero quiero destacar para ti siete beneficios claves – algunos de los cuales tal vez nunca habías considerado.  
La ignorancia de la Palabra de Dios es la raiz de la mayoría de los problemas que han surgido en la Iglesia - incluyendo dentro del Movimiento Profético.  Oseas 4:6 lo dice de esta manera: «Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento.» 
Así que le urjo a leer este artículo completo.  Estoy confiado que te será de provecho.
1)  EL CONOCIMIENTO BÍBLICO NOS AYUDA A TENER VICTORIA PERSONAL SOBRE LA TENTACIÓN Y EL PECADO.
Cristo siempre tuvo victoria sobre la tentación en el desierto porque conoció la Palabra de Dios y pudo responder con un “escrito está.” 
«¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. …En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.»  Salmo 119:9,11
La ignorancia de la Palabra de Dios provee un ambiente perfecto para que el diablo nos estorbe y que nos robe de la victoria.  Nuestra ignorancia deja las puertas abiertas y las defensas bajadas de nuestras vidas.  Los que además se involucren en actividades ilícitas ofrecen una invitación abierta al diablo.  Siguiendo los principios de la Biblia podemos discernir cuáles actividades son de provecho o no. 
Desgraciadamente, el enemigo de nuestras almas no tiene que enviar satanistas ni sicarios porque nosotros ya le hemos dado todo lo que él necesita para impedirnos.  Mientras que seamos ignorantes de la Palabra de Dios somos vulnerables a toda clase de ataque desde adentro y desde afuera.   La Palabra de Dios es la Espada del Espíritu, la cual tenemos que usar efectivamente para alcanzar y mantener libertad.
2) EL CONOCIMIENTO BÍBLICO NOS DA PROFUNDIDAD Y SUSTANCIA A NUESTRA VIDA ESPIRITUAL.
Sin una base bíblica, la fe vuelve en mera presunción.  La Biblia no solo contiene la Verdad; ES la Verdad, la revelación inspirada por Dios e inerrante.  No se trata solamente de conocer lo que dice la Biblia, (aunque allí tenemos que iniciar), se trata de creer completamente en lo que dice y aplicarla a nuestras vidas. 
Así como la fe necesita una base bíblica, toda revelación profética también necesita estar de acuerdo con los principios bíblicos. 
Para nuestra pena el diablo conoce la Biblia mejor que nosotros y utiliza nuestra ignorancia en contra de nosotros.  Es por eso que existen tantas sectas que tienen una apariencia de ser cristianas – pero que utilizan versículos bíblicos fuera del contexto, tuercen las Escrituras para su propia condenación, o las lleva a un extremo hasta que vuelven un error.  …y miles de personas caen en esas trampas continuamente por falta de conocimiento bíblico.
Cuando en Oseas 4:6 dice: «Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento,»   Esto no se refiere a los inconversos.  Aquí dice que el PUEBLO DE DIOS ES DESTRUIDO por no aprender lo que Dios nos haya revelado en la Biblia. 
El diablo aprovecha de nuestra ignorancia, pereza y egoísmo para provocar toda clase de herejías, divisiones, contiendas, etc. Estas cosas nos paralizan y nos rinden de no efecto en cumplir la Gran Comisión. 
3)  EL CONOCIMIENTO BÍBLICO ESTABLECE A NUESTRAS PROPIAS VIDAS, Y TAMBIEN PROVEE UN FUNDAMENTO PARA NUESTROS HIJOS
Ese mismo versículo de Oseas 4:6 continúa: « Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.» 
Cuando insistimos (por rebeldía o por pereza) en no estudiar la Palabra de Dios, nos afecta. ¿Cuántos ministerios nunca se despegan o se caigan en las trampas del enemigo porque no hicieron caso a la Palabra de Dios?.  Tenemos que pensar en más que en nosotros.  Esto también afecta a nuestra descendencia, a nuestros hijos. 
Es tiempo que los padres de familias vuelven a dirigir a sus familias en tiempos de estudio bíblico y oración.  En  vez de solo leer un pasaje, les recomiendo que lo lean y que también conversen juntos de cómo ese pasaje se aplica a sus vidas y de lo que Dios les está revelando.  Oren juntos y así establezca una herencia espiritual para su descendencia.
4) CONOCIENDO LA BIBLIA NOS AYUDA A ORAR MÁS EFECTIVAMENTE.
Dios no contesta la oración simplemente porque alguien esté orando.  Dios no responde simplemente porque hay una necesidad o un deseo. 
Muchos oran, pero pocos oran efectivamente.  Dios responde a la oración hecha con fe y que está basada en Su Palabra.
La medida de victoria que experimentamos en nuestras vidas espirituales, y la medida de oraciones contestadas, es directamente relacionada a la medida de revelación, conocimiento y aplicación de la Palabra de Dios que hemos alcanzado. 
Veamos el ejemplo de Jesús.  Cristo siempre oraba de acuerdo con la voluntad de Su Padre porque oraba de acuerdo con la Palabra de Dios.  Además, las oraciones de Cristo no pedían por cosas egoístas, sino que oraba la Palabra de Dios para que la voluntad del Padre fuera cumplida.  Es un buen estudio analizar las oraciones de Cristo y de los apóstoles.
A todos nos gusta el versículo que dice: «Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.»  Marcos 11:24
Pero los que conocen la Biblia saben que interpretamos Escritura con Escritura.  Dios no estaba diciendo que podemos pedir los números ganadores de la lotería para que no tengamos que volver a ir al trabajo.  Tampoco debamos pedir lo que pertenece a otro. (¡Conozco de una señora que estaba orando que la esposa del pastor se muriera para que ella pudiera tener al pastor como su esposo!  Esa no es oración; ¡es hechicería!)
Tenemos que combinar la verdad de Marcos 11 con el ejemplo de Cristo y con la verdad contenida en  Santiago 4.
«Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.» Santiago 4:3
Veamos en Marcos 16 que Dios hizo milagros porque estaba confirmando la Palabra de Dios que predicaban los apóstoles.
«Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían.»  Marcos 16:20
5)  CONOCIENDO LA BIBLIA NOS PROTEGE DE HEREJÍAS Y DE FILOSOFÍAS VANAS Y MENTIROSAS COMO EL HUMANISMO.
La lectura y estudio sistemático de la Palabra de Dios nos establece en la doctrina sana (2ª Pedro 1:12).  En Marcos 11:22 Cristo nos advirtió que en los últimos días habrá un engaño tan fuerte que si fuera posible hasta a los electos serían engañados.  Eso nos debe llenar con el temor de Dios.  Debe de lo suficiente a impulsarnos a estudiar la Biblia.
¿Cómo vamos a discernir entre la Verdad y el engaño (lo que es “casi verdad”) si no conocemos bien la Verdad?   Es imposible.
No es suficiente escuchar prédicas en el templo, por la televisión o la radio.  ¿Cómo vas a saber si te está diciendo la Verdad si no tienes conocimiento bíblico?  No es suficiente que te suena bien o que te hace sentir bien.  Muchas veces la verdad nos duele – pero es la única forma de llegar a la libertad verdadera. 
Los bereanos fueron comendados por el escritor de Los Hechos:  «Y éstos eran MÁS NOBLES que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, ESCUDRIÑANDO CADA DÍA LAS ESCRITURAS para ver si estas cosas eran así.»   Hechos 17:11
Para los bereanos ¡no era suficiente que era el Apóstol Pablo predicándoles!   Imagínate… el mismo Apóstol Pablo, él que había recibido más revelación divina que cualquier otro.  Es que los bereanos sabían el principio que la profecía, revelación, y la predicación se juzga y se interpreta con Escritura. Amaban lo suficiente a la Verdad que hicieron un esfuerzo para hallarla.      
6)  CONOCIENDO LA BIBLIA NOS DA LA VARA DE MEDIR QUE USAMOS PARA JUZGAR LAS PROFECÍAS – ASÍ PROTEGIÉNDONOS DE LOS CHARLATANES.  
La profecía sin conocimiento de la Biblia es sumamente peligrosa.  Dios nunca se contradice.  Él es el mismo ayer, hoy y por los siglos.  Necesitamos conocer la Biblia para conocer cómo es Dios, para saber cuáles son Sus valores, cómo es Su naturaleza, cómo habla, etc.  Así, cuando alguien viene con una profecía falsa podremos reconocer que proviene de otro espíritu. 
7)  CONOCIENDO LA BIBLIA (Y PONIÉNDOLA EN PRÁCTICA) NOS PROVEE EL FUNDAMENTO PARA LA REFORMA QUE DIOS QUIERE TRAER A CIUDADES Y NACIONES. 
Tener a profetas y a la profecía puede ser poderoso - pero no es suficiente.  Yo creo que la vocación ministerial del profeta es vigente, y he profetizado a miles de personas.  Sin embargo, la mayoría de los cristianos no necesitan otra profecía sino mayor conocimiento y aplicación personal de lo que Dios ya nos ha declarado en Su Palabra, la Biblia.
¿Cómo pensamos que vamos a traer reforma a nuestras ciudades si nunca tomamos el tiempo para reformar nuestras propias mentes con la Palabra de Dios?   Es imposible. 
No es suficiente tener un evento con un profeta que viene y hace unos cuantos “decretos” y “actos proféticos”.  Si los cristianos que viven en esa ciudad no han permitido que sean reformados por la Palabra de Dios no habrá ningún efecto.  Lo que pudo haber sido profético y poderoso vuelve patético, sin fruto duradero.  
Aunque tienen su parte que hacer, los profetas no traen reforma a ciudades y a naciones.  Gente reformada trae reforma a ciudades y a naciones.  Los profetas preparan un pueblo bien dispuesto y reformado para que ese pueblo pueda traer reforma.  
EN 2ª TIMOTEO 2:15 DIOS NOS ENCARGA EL SIGUIENTE MANDAMIENTO:
«PROCURA CON DILIGENCIA presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.»
Presta atención particular a las palabras “PROCURA” y “DILIGENCIA.”  Esas palabras implican que será un ESFUERZO, que se requiere establecer una DISCIPLINA para estudiar la Biblia. 
Yo creo que entre los que me siguen en Facebook y por Internet, que hay un pueblo de hacedores – aquellos que no simplemente escribirán un “amén” al final de este artículo, sino que harán el esfuerzo necesario para establecer la disciplina personal de estudiar la Biblia con diligencia. 
SI NO TIENES AHORA ESTA DISCIPLINA EN TU VIDA, TE EXHORTO HOY QUE INICIAS ESTE AÑO NUEVO, o cuando sea que lo leas.  Que desde hoy en adelante que determinas a ser un hacedor.  Entiendo que la Biblia es un libro grande, pero el Espíritu  Santo está dispuesto a ayudarte.
Hoy en día no hay ninguna excusa para no ser un buen alumno de la Palabra de Dios.  Hay más Biblias disponibles, múltiples versiones de la Biblia en miles de idiomas… Ni tienes que comprar una Biblia como antes.    Se pueda descargar gratuitamente.
Si tienes un computador, hay muchos programas y cientos de páginas de Internet que se pueda utilizar.   Si usas un iPad, una tableta o teléfono inteligente, hay aplicaciones disponibles como “La Biblia App” que ofrecen apoyo y ayuda a establecerte como un alumno de la Palabra de Dios.  Si alguien no puede leer, existe la Biblia en audio. El chiste es iniciar.
Ya no seas vulnerable por ignorancia.  No te detengas ni un día más.  Determina que hoy es tu día de iniciar y de ser un hacedor, …de volver un alumno diligente de la Palabra de Dios y que un día serás contado por Dios como un obrero fiel y aprobado.  ¡Sí se puede!  Si lo haces, te aseguro que este nuevo año será un año de avance espiritual y de mayor victoria.
https://www.bible.com/es/app
[Como todos mis artículos publicados en mi página, hay libertad para compartirlos.]