sábado, 29 de marzo de 2014

Falsas doctrinas no aceptadas por nuestro ministerio

Bendiciones: 
Es necesario que aclaremos nuestra postura como ministerio en torno a doctrinas falsas que no aceptamos por ser antibiblicas. Entre las cuales estan cualquier enseñanza en contra de la justificacion por la fe, salvacion por gracia, la Trinidad, la segunda venida visible de Cristo y el arrebatamiento pretribulacional de la iglesia y un milenio subsecuente fisico literal. Para ser mas especificos:
1. Preterismo y Dominionismo: Dicen que "cristo ya vino y la iglesia va a arreglar esto".
2. Amilenialismo: negacion del milenio.
3. Modalismo: "jesus solos". Negacion de la Trinidad.
4. Legalismos de velos, salvacion por vestimenta y otros: Cae dentro de la salvacion por obras.
5. Legalismos por sabatismo y judaizantes modernos (los del "yeshua" y otras cosas): Cae dentro de la salvacion por obras.
6. Cesacionismo, sea total o parcial: Dicen que los la lista de dones de 1a Corintios 12 ya no operan hoy o en otros casos aceptan los evangelistas, pastores y maestros pero que hoy no hay apostoles o profetas (eso es cesacionismo parcial).
7. Arrianismo (Jesucristo no es Dios).
8. Cualquier falsa enseñanza en contra del arrebatamiento pretribulacional de la iglesia.
9. El evangelio de prosperidad extrema: Dicen que hay que ser rico y prospero materialmente para ir al cielo (Incluye el evangelio motivacional [bendiciones sin esfuerzo] o el condicional-una nueva linea que pone condiciones a Dios para desatar tu bendicion como "Dios no te ha bendecido porque hay crisis", es decir, una linea peligrosa que niega la soberania de Dios).
10. La misoginia: No aceptan mujeres ministros.
Tenemos que aclarar esto porque es necesario. Nos movemos como un ministerio apostolico y profetico en el cual la enseñanza correcta de la Palabra es muy esencial, asi como el mover del Espiritu Santo. 
Si deseas te podemos hacer llegar por email nuestra declaracion doctrinal de fe.
Bendiciones del Padre.
Profetas Apostol Jose e Isabel Quintero
Presbiterio Apostolico Ministerio Apostolico y Profetico del Padre (MAPDP), INC.

Engaños que nos quieren destruir Por Marcos Witt

A veces, el diablo manda virus para atacar nuestro disco duro y hacernos daño. El título del correo electrónico decía: "Mi foto de niño", y el remitente era un amigo conocido; así que procedí a abrir la foto que, al parecer, venía adjunta. Después de un minuto, no sucedió nada. Pensé que era una equivocación y simplemente cerré el correo. No había mensaje ni foto. Sin saberlo, había hecho lo que muchos hacemos por desconocimiento: había importado un virus a mi computadora. Me enteré de esto cuando nuestro experto en computadoras me dijo que el disco duro tenía un virus que estaba causando problemas. Me explicó las distintas maneras que un virus puede entrar. Después de escucharlo, recordé el mensaje engañador que había llegado aquella vez cuando un amigo al parecer me había mandado una foto. 
De la misma manera, el enemigo se dispone a enviarnos "correos" engañadores, para introducir una variedad de virus que nos dañan el corazón, los pensamientos, el ánimo y la vida misma, si se lo permitimos. A veces, el diablo manda virus para atacar nuestro disco duro y hacernos daño. Un virus es un programa que se adhiere a un archivo o aplicación parcial o total, y causa que la computadora haga cosas que uno no desea. Son como el "catarro" o "la gripe" de las computadoras. Un virus tiene la habilidad de duplicarse sólo. El fin de esto es que se duplique, multiplique y cause más daño a más computadoras. Lo interesante de los virus es que la mayoría de ellos requiere de una acción por parte de la persona que lo recibe, a fin de establecerse dentro de la computadora del individuo. Es decir, para que entre en la computadora, uno tiene que abrir un archivo, recibir y abrir un correo electrónico o autorizar la aceptación de un documento infectado. 
Encontré muy interesante este punto, porque el enemigo diseñó los virus que entran en el corazón de la misma manera, porque entran cuando existe una acción de nuestra parte que les da entrada. Quizá experimentamos un rechazo de parte de alguien que queríamos mucho. Al rechazarnos, el enemigo se encargó de que nos entrara ese virus al corazón y nos infectara la autoestima. Luego de eso, pensamos que somos indignos del amor de las personas y que siempre seremos rechazados. Otros «paquetes» que utiliza el enemigo son los medios que permitimos entrar por nuestros ojos y oídos. 
Luego de escuchar y ver algo de impacto, el enemigo lo puede usar para cambiar el programa original. Después de un tiempo, sin darnos cuenta, hemos ido cambiando el archivo del programa original. Satanás es muy astuto en cómo introducir los virus en tu vida. No es escandaloso, sino todo lo contrario, lo hace sutilmente para que ni siquiera uno se de cuenta de lo que está sucediendo. Nunca se cansa de buscar nuevas formas de atacarnos y limitar nuestra eficiencia y triunfo. 
Desde pequeños, el enemigo comenzó a introducirnos una serie de virus en el corazón para cambiar el programa original. No quiso que nos enterásemos que Dios nos había programado para el triunfo. Podríamos hablar de sus virus de mentira, desilusión, traición, engaño, abandono, ofensa, tristeza, soledad, enojo, codicia, enfermedad, calumnia, amargura, duda, lástima propia, odio, preocupación y muchos más. Satanás es el autor de la destrucción. La Biblia dice que el sólo vino a matar, robar y destruir (Juan 10:10). 
No tiene ninguna otra agenda más que destruir tu disco duro, robarte las bendiciones que Dios preparó para ti antes de la fundación del mundo y matarte. Pero Dios nos dio un sentido de propósito, conquista y triunfo. Él ha escrito el antivirus poderoso que nos mantendrá el programa original. La Palabra de Dios declara: «Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él» (Proverbios 22:6). Instruir a nuestros hijos en la Palabra de Dios es el perfecto antivirus que los protegerá de ser infectados por los virus que envía el adversario.

Cuando se reunia la iglesia primitiva, sabado o domingo?

La Biblia establece con mucha precisión el tiempo en que el Sábado fue dado al hombre. El cual como se puede apreciar en el siguiente versículo, no fue dado al "hombre" desde el principio de la creación, sino que claramente señala que fue dado a Moisés.

Mt.28:1 "Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro".

Mr.16:9 "Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana apareció primeramente a María Magdalena".

Jn.20:19 "El primer día de la semana...los discípulos estaban reunidos,..vino Jesús".

Jn.20:26 "Ocho días después (otro día Domingo), estaban otra vez sus discípulos dentro...llegó Jesús".


Hch.20:6-7 "nos quedamos 7 días (Pablo llegó a Troas un día Lunes y aguardó hasta el Domingo, primer día de la semana, para participar de la Cena del Señor) el primer día de la semana,reunidos los discípulos PARA partir el pan".

lCor.16:2 "Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo"

La iglesia del Nuevo Testamento se reunía los días Domingos, el primer día de la semana y no el día Sábado, como algunos falsos maestros enseñan en nuestros días.