viernes, 31 de marzo de 2017

A la media noche: Apostol Rony Chaves

lunes, 27 de marzo de 2017

Por qué los verdaderos cristianos no bautizan niños: Una Respuesta Bíblica.

El motivo por el cual los cristianos no bautizan a los niños es porque esta practica no es una practica bíblica, no existe alguna porción bíblica que enseñe el bautismo de niños, la biblia enseña que el bautismo es resultado de creer y reconocer a Jesús como señor de su vida para obtener la salvación, mientras que los niños son herederos naturales del reino de los cielos.
Los niños no cumplen con este requisito Búsquelo en su biblia en la que quiera… Hable con la verdad, hable con la palabra, no se deje engañar por lo que la gente le diga…
(Marcos 16:16) El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
(Lucas 18:16) Mas Jesús, llamándolos, dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidas; porque de los tales es el reino de Dios.
¿Jesús fue bautizado cuando era niño?
No, Jesús no fue bautizado cuando era niño, fue presentado y por ser primogénito fue consagrado según la ley

(Lucas 2:22) Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor.
¿Que debemos hacer con los niños según la biblia ?
Los niños deben ser presentados ante el señor para cumplir con el orden bíblico y los primogénitos deben consagrarse a Jehová y pedir que sean redimidos con el sacrificio de Jesús el primogénito de Dios.

(Éxodo 13:2) Conságrame todo primogénito. Cualquiera que abre matriz entre los hijos de Israel, así de los hombres como de los animales, mío es. 
(Éxodo 34: 19-20) Todo primer nacido, mío es; y de tu ganado todo primogénito de vaca o de oveja, que sea macho. Pero redimirás con cordero el primogénito del asno; y si no lo redimieres, quebrarás su cerviz. Redimirás todo primogénito de tus hijos; y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías.
¿Por que motivo debemos darle a Jehová el primer fruto de todo incluyendo a nuestros hijos?
Por que a través de esto reconocemos el señorío de Dios sobre nuestra vida, y le damos el lugar que le corresponde en nuestras prioridades.

(Éxodo 13:12-13) dedicarás a Jehová todo aquel que abriere matriz, y asimismo todo primer nacido de tus animales; los machos serán de Jehová. Mas todo primogénito de asno redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, quebrarás su cerviz. También redimirás al primogénito de tus hijos.
Entonces, ¿cuando deben bautizarse mis hijos?
Deben bautizarse cuando hayan adquirido conciencia de su necesidad de un salvador y puedan creer con todo su corazón que Jesús debe ser el señor de su vida.

(Marcos 16:16) El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
El bautismo es una decisión personal, morir el viejo hombre carnal, cuando te sumergen en el agua salir siendo una nueva criatura siguiendo a CRISTO. los niños no pueden decidirá a CRISTO ellos son de CRISTO hasta que tiene uso de razón.
Mas detalles
El “pecado no es transmisible a los niños, pues no tienen conciencia de lo que es bueno o malo, pero sí a los adultos, por los tanto, no pueden ARREPENTIRSE Y BAUTIZARSE. Además es CREER.

 Lucas 18:15,17 Traían a él (JESÚS) los niños para que los tocase; lo cual viendo los discípulos, les reprendieron. 16Mas Jesús, llamándolos, dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. 17De cierto os digo, que EL QUE NO RECIBE EL REINO DE DIOS COMO UN NIÑO, no entrará en él. 
Marcos 9: 36Y tomó a un niño, y lo puso en medio de ellos; y tomándole en sus brazos, les dijo: 37El que reciba en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió.
¿Había niños entre los que venían a bautizarse?
Mateo 3 7Al ver él (JUAN EL BAUTISTA) que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su BAUTISMO, les decía: ¡Generación de víboras! 
Lucas 3: 3Y él (JESUCRISTO) fue por toda la región contigua al Jordán, predicando el BAUTISMO DEL ARREPENTIMIENTO PARA PERDÓN DE PECADOS… 
Mateo 3: 5Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán, 6y eran BAUTIZADOS por él (JUAN EL BAUTISTA) en el Jordán, confesando sus pecados. 7Al ver él (JUAN, EL BAUTISTA) que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! … 
11Yo a la verdad OS BAUTIZO EN AGUA PARA ARREPENTIMIENTO; pero el que viene tras mí, … 
Marcos 1:4 Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el BAUTISMO DE ARREPENTIMIENTO PARA PERDÓN DE PECADOS.
¿Un niño puede ser condenado?
Marcos 16:16 El que CREYERE Y FUERE BAUTIZADO, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
¿Entre los que escuchaban a Pedro, había niños?
Hechos 2:38 Pedro les dijo: ARREPENTÍOS, y BAUTÍCESE cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
¿Entre los que se bautizaban, había niños?
Hechos 8:12 Pero CUANDO CREYERON a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, SE BAUTIZABAN HOMBRES Y MUJERES. 
Hechos 18: 8Y Crispo, el principal de la sinagoga, CREYÓ EN EL SEÑOR con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, CREÍAN y eran BAUTIZADOS.
¿Entiende un niño lo que es arrepentirse y creer en Jesús?
Hechos 19:4 Dijo Pablo: Juan bautizó con BAUTISMO DE ARREPENTIMIENTO, diciendo al pueblo que CREYESEN en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. 

domingo, 26 de marzo de 2017

Escuela Ministerial Antiquia Modulo II Lección X: Introducción a lo apostólico I: El ministerio Apostólico- Entendiendo su esencia:




1ª Corintios 12:28ª:
Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles.

En 1ª Corintios Pablo escribe que Dios puso primero a apóstoles. Y en Efesios 4 vuelve a hablar en torno a que El mismo constituyo, es decir, los hizo parte de una constitución, decretó, a unos apóstoles. Estos pasajes y otros enfatizan la necesidad de un ministerio apostólico en la iglesia de Cristo, sea llamado oficio o ministerio.
Este don es de mucha importancia, ya que es el primero dado en ambas listas. Hay que entender que Dios trabaja a través de Sus siervos, pero entre estos, los apóstoles juegan el papel más esencial. Este don ministerial, es decir, ministerio, es parte del gobierno de la iglesia dado en Efesios 4:11.

A.    Terminología y definición:
El termino castellano Apóstol proviene del vocablo griego Apostolos que significa enviado. también tiene su raíz del termino Apostello que significa enviado o escogido y ungido por Dios. Esto implica un individuo que es seleccionado y apartado por Dios para cumplir una encomienda o misión especifica.
Entendiendo esto, tenemos que establecer que el termino misionero es en realidad una expresión moderna que ha sustituido la palabra apóstol. Un verdadero apóstol es un misionero, aunque no todos el que se ha llamado hoy día misionero es un apóstol. Y esto es por que el apóstol o ungido es uno que es autorizado por Dios, quien tiene una misión clara del Señor, pues es Dios mismo quien se comprometió con su soberana elección al llamarle, le revela Sus planes y le unge para cumplirlos con éxito para gloria y honra de Su Santo Nombre.
El termino también puede significar el de mensajero enviado, como lo especifican algunos pasajes bíblicos, denotando con ellos un envió a cumplir una comisión dada por Dios a través de la iglesia (2ª Corintios 8:23). Y también se le ha designado la traducción de embajador dado el contexto de que es uno enviado y autorizado como representante del Señor en Su Reino. Es decir, verdaderamente el Apóstol es un misionero, pues el verdadero sentido de la palabra misión en la Biblia equivale al término envío.
Este ministerio es importante en la construcción o edificación de iglesias, ya que su obra es la de poner fundamento. El apóstol abarca con libertad los otros dones del ministerio. Este ministerio tiene el don sobrenatural de administrar como lo establece 1ª Corintios 12:28 y eso es confirmado por la versión bíblica Weymouth, donde establece que tienen poderes organizativos.
Entonces, tenemos que entender que si ellos contribuyen a la edificación y construcción de iglesias, tienen autoridad sobre estas, las que Dios les ha usado para establecer (1ª Corintios 9:1-2). Y esto nos ayuda a entender que Dios mismo es quien va con el cuando es mandado, debido a que es enviado por El y no por si mismo a la obra. Por esto es que este ministerio es muy equipado con señales, prodigios y milagros determinantes como evidencia de su llamado ministerial (2ª Corintios 12:12). Y esto es la marca distintiva de ellos siendo enviados por Dios: La habilidad de levantar obras y ministerios marcada por las señales y prodigios. Y por ende, para darles guía y dirección a estas iglesias esta unción es necesaria, amen. Por ende, esto no es un pedazo de papel pegado en una pared en forma de diploma, sino una función movida adecuadamente en el cuerpo de Cristo para que la voluntad de Dios sea hecha a plenitud, amen.

B.    El llamamiento:
Uno de los elementos más importantes en un ministro de Dios es su llamado o vocación. Por ser Dios El Todopoderoso que ha diseñado Su obra, es también quien llama al ministerio. En el caso de los apóstoles, al igual que los profetas, Dios entrega experiencias inolvidables para animar y recordar la comisión divina entregada en sus manos.
Por esto, el ministerio apostólico tiene que tener un llamamiento divino (1ª Corintios 12:27-28) y esto indica que no es el hombre ni la organización que llama a la obra apostólica sino Dios. Los llamados al ministerio apostólico recibirán en su espíritu el llamado y la convicción y el espíritu Santo dará testimonio de su llamado. La unción será la evidencia principal del llamamiento y esta se manifestara en multitudes de conversiones, milagros, prodigios, señales y establecimiento y levantamiento de obras y ministros, amen. El ministerio apostólico es uno enviado ungido en misión divina y los dones del espíritu Santo garantizan la obra del llamamiento. Dios al que llama capacita.
Pero no solo es reconocido por los dones sino por también algo llamado carácter. El carácter de un apóstol ayuda a detectar su unción. Este carácter debe ser uno muy equilibrado, capaz de soportar crítica, persecución, calumnias y hasta la muerte. El mejor ejemplo lo tenemos de Pablo, Pedro, Andrés y los demás apóstoles. Y esto ayuda a reconocerles a ellos, los verdaderos de los falsos.
Los falsos tienen el problema que El Señor no les llamo, ni tienen estos elementos, por eso no son verdaderos. Es decir, las señales no les siguen. Pablo y Bernabé, al ser llamados, rápidamente son seguidos por la unción y milagros (Hechos 13:2). Desde los primeros apóstoles, es decir, los 12, hasta gente como Pablo, Bernabé y otros, todos tuvieron una experiencia excepcional con El Señor, es decir, una visitación. Esta vivencia en el Reino de Dios les garantiza seguridad en su llamado y amplia convicción de sus decisiones. Ellos fueron privilegiados al dotarles de una sensibilidad amplia en el mundo espiritual. Su llamado les garantizo la ministración angelical, sobrenatural, visiones, sueños, teofanías, y otras experiencias.
Es decir, que ellos han gozado de un trato bien especial de parte de Dios, siendo llamados con experiencias bien impresionantes desde el mismo instante de su conversión. El caso de Pablo es un sumo ejemplo de ello, como establece Hechos 9:15:
El Señor le dijo: –Ve, porque instrumento escogido me es este para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, de reyes y de los hijos de Israel.

C.    Preguntas de la lección:
1.      Explique lo que quiere decir Apóstol según el contexto de la Palabra.
2.      Explique como se produce el llamado apostólico en las personas.

3.      ¿Cómo diferenciamos a un apóstol verdadero y uno falso?

jueves, 23 de marzo de 2017

Carta abierta a mi amigo cesacionista, John MacArthur: Will Graham y aclaracion personal nuestra (es su amigo, no el nuestro)

Bendiciones:
Aunque la carta va de amigo a amigo, este caballero McArthur es un falso maestro con el cual hay que tener mucho cuidado. Es una excelente respuesta a lo que consideramos las hereticas posturas cesacionistas de Macarthur. Gracias y bendiciones.
APJAQ

"Me gustaría responder a las ocho razones por las que estimas que mi postura continuacionista con respecto a los dones espirituales es peligrosa".
Domingo 24 de mayo 2015 Querido John, ¿Qué tal estás, hermano? ¡Espero que sigas gozándote en el Señor como siempre! ¿Qué tal los tuyos? ¿Y la iglesia? Salúdales a todos en mi nombre. Mil gracias por tu última carta Una carta abierta a mis amigos continuacionistas. Lo siento mucho por tardar tanto en responderte. 
Recientemente he estado a topé con tantas cosas. Seguro que me entenderás. Espero tener más tiempo libre en el verano. Quiero empezar agradeciéndote por considerarme un amigo en el Señor. Como ya sabes, el amor fraternal que siento por ti es más que mutuo. No puedo expresar en palabras lo mucho que te amo y te admiro. Me alegro de que todavía haya predicadores como tú proclamando las Escrituras fiel y sistemáticamente. Siempre has sido una fuente de inspiración para mí. Necesitamos a gente como tú en España, John. Aquí la obra del Señor va avanzando. La cantidad de iglesias evangélicas se ha duplicado en la última década. Dios está haciendo algo fresco y bonito en este país. Pero como en todos los movimientos del Espíritu, hay mucha cizaña también. Por un lado, están pegando fuerte el liberalismo teológico y un espíritu pro-gay impresionante (incluso dentro de ciertas denominaciones protestantes). Por el otro, veo a muchos hermanos más apasionados por la música y el sensacionalismo que por la sana doctrina de la Palabra. La verdad es que se me rompe el corazón al ver todo esto. ¿Qué me aconsejas que haga? Si en algún momento quisieras venir a España por lo que sea, cuenta conmigo. Mi casa es tu casa. Sería un gustazo tenerte con nosotros. Mi mujer tiene muchas ganas de conocerte en persona. Prometo no molestarte mucho… 
Pues, nada, me gustaría responder a las ocho razones por las que estimas que mi postura continuacionista con respecto a los dones espirituales sea peligrosa. 
1.- La posición continuacionista le da una ilusión de legitimidad al movimiento carismático en general. Hay muchos abusos, hermano. Es cierto. Los he visto en carne propia. Qué sepas que odio la manipulación emocional y conozco a muchos hermanos pentecostales con el mismo sentir. No obstante, no podemos negar una postura teológica porque hay extremistas que abusan de ella. Mira, hay gente que abusa del púlpito. ¿Qué haremos? ¿Dejar de predicar? Hay gente que abusa de la Biblia. ¿Qué haremos? ¿Dejar de usar la Biblia? Hay gente que abusa de la comida. ¿Qué haremos? ¿Dejar de comer? Hay gente que abusa de la bebida. ¿Qué haremos? ¿Dejar de beber? No podemos dejar de creer una postura por una manada de falsos profetas. 
2.- La posición continuacionista degrada la naturaleza milagrosa de los verdaderos dones que Dios le concedió a la iglesia del primer siglo. Si estás hablando de los supuestos milagros realizados por los televangelistas, entonces sí, concuerdo contigo. Pero, ¿qué pasa cuando te encuentras con una persona genuinamente tocada por el Señor? Te pongo un ejemplo. El domingo pasado estuve predicando en la cuidad de Madrid y me encontré con una querida abuelita de la congregación que fue sanada de una enfermedad vertebral hace treinta años. ¿Qué le digo a ella? ¿Qué fue un engaño? ¿Qué fue una falsificación? ¿Qué Dios no la tocó? Hay muchos otros hermanos como ella en España con testimonios poderosos de sanidad. De todas formas, si Dios sigue haciendo el milagro de milagros en nuestros días –esto es,  regalando vida eterna a pecadores arrepentidos- ¿por qué no podría seguir haciendo otros milagros menores también? Si de verdad Dios ha dejado de hacer milagros, ¿por qué crees que sigue salvando ya que la salvación es el mayor milagro que hay? ¿Me explico? 
3.- La posición continuacionista limita severamente la capacidad de sus defensores para hacerle frente a otros que caen en la confusión carismática. En este tercer punto aludes a las profecías espeluznantes de Mark Driscoll. Es cierto que ha metido la pata en muchos sentidos y está claro que ha hecho bien en renunciar al pastorado de Mars Hill. Sin embargo, su caso nos enseña sobre la necesidad de probarlo todo. Los continuacionistas creemos en el principio apostólico de 1 Tesalonicenses 5:19-21: “No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno”. Nunca creímos en la infalibilidad de Driscoll. De todas formas, la tradición pentecostal en la cual nací de nuevo hace unos trece años se caracterizaba por grandes predicadores que denunciaban el abuso de la “confusión carismática” en términos severos. Pienso, por ejemplo, en el legado de B.H. Clendennen (1922-2009) y David Wilkerson (1931-2011). Espero que pronto oigamos voces parecidas resonando por toda España. 
4.- Al insistir en que Dios sigue dando nueva revelación para los cristianos de hoy, el movimiento continuacionista le abre las puertas a la confusión y el error. Creo que has vuelto a repetir lo mismo que en tu tercer argumento (pero con otras palabras). De nuevo, si aplicamos el principio de 1 Tesalonicenses 5:19-21 estaremos a salvo. La profecía –razona Pablo- edifica al pueblo de Dios. Y con tal de que esté conforme a las Escrituras, no veo ninguna razón para menospreciarla. La profecía actual no tiene porqué ser sinónimo de “la confusión y el error”. En una de las reuniones después de yo haber predicado en Madrid, vino una palabra profética al pastor –un auténtico hombre de Dios felizmente casado con una familia preciosa- animándonos a “cavar nuestros propios pozos”. ¡Qué bendición! ¡Cómo nos ministró el Señor! No había ni confusión ni error, sino gratitud, lágrimas, gozo y edificación. 
5.- Al insistir en que Dios sigue dando nueva revelación para los cristianos de hoy, el movimiento continuacionista niega tácitamente la doctrina de la sola Scriptura. No. No. No. Aquí tengo que enfatizar mi desacuerdo, pastor John. Hablando personalmente (y sé que represento a muchos hermanos continuacionistas con lo que estoy a punto de decir), mi tentación nunca ha sido la de alejarme de la Biblia sino la de convertirme en bibliólatra. Amo la Biblia. La leo de día y de noche. Es mi comida diaria. Por eso he hecho tantos enemigos: porque creo la Biblia y comparto lo que dice. No tengo ningún regalo más bello que las Escrituras. Lo que quiero decirte es que los continuacionistas en España creemos rotundamente en la sola Scriptura. ¿Qué asevera dicha doctrina? Que la Biblia es nuestra autoridad suprema para la fe y la conducta. Estamos cien por cien de acuerdo. Aceptamos las profecías siempre y cuando respalden la doctrina bíblica. No andamos buscando ‘nuevas’ revelaciones. Simplemente hay momentos concretos cuando el Señor quiere decir algo específico a la congregación y queremos ser sensibles para que el Espíritu tenga esta libertad en nuestro medio. Para nada implica que no creemos en la sola Scriptura. Fíjate, es precisamente por nuestra fe en la Biblia que creemos que los dones espirituales son vigentes hoy en día. No tenemos ninguna razón bíblica para descartar los carismas del Espíritu. 
6.- Al permitir una forma irracional de hablar en lenguas (por lo general como un lenguaje privado de oración), el movimiento continuacionista abre la puerta al éxtasis sin sentido de la adoración carismática. Creo que te posicionas de esta manera porque no has hablado en lenguas. Para mí el hablar en lenguas en privado (nunca he dado un mensaje en lenguas en público) me ha fortalecido mucho a lo largo de los años. Hay momentos cuando las palabras humanas ya no me bastan para decirle al Señor lo maravilloso y precioso que Él es, y de repente o me encuentro en silencio o me encuentro usando palabras que no son mías. Me dolió cuando vi cómo conectaste el hablar en lenguas con “el orgullo espiritual en la iglesia”. Querido, querido, querido hermano, las cosas no son así. Sí, hay flipados. Siempre los habrá. Pero la mayoría de los hermanos que conozco con el don de lenguas andan en el temor del Señor, llorando por el estado de nuestra nación, clamando por avivamiento y sirviendo al Señor fielmente a lo largo de la semana. Estas generalizaciones no ayudan a nadie. Y otra cosa: ¿por qué sería el éxtasis espiritual algo malo? ¿Acaso el Señor no nos permite disfrutar de experiencias preciosas en el Monte de Transfiguración cuando le buscamos en oración y adoración? Quiero experimentar a mi Señor. Él es mi miel, mi dulzura, mi todo. 
7.- Al afirmar que el don de sanidades ha continuado hasta el presente, la posición continuacionista afirma la misma premisa básica que subyace en los ministerios fraudulentos de los sanadores por fe carismáticos. Creo que aquí hemos vuelto a tu segundo punto. Repito, entonces, otra vez lo que ya he dicho. Hay charlatanes y engañadores. Has nombrado muchos de ellos en tu libro Fuego extraño y te aplaudo por ser tan valiente. Pero ¿cómo negar el soplo soberano de Dios, capaz de obrar prodigios conforme a su buena voluntad? Incluso me di cuenta de que estás abierto a la idea de que Dios sí nos puede sanar providencialmente mediante las oraciones de nuestros hermanos en la fe (en página 171 de tu libro Fuego extraño). ¿Entonces en qué nos diferimos? ¡Si ambos estamos de acuerdo en que Dios sí puede sanar cuando así lo desea! Tú, por ejemplo, enseñas sobre las gloriosas doctrinas de la gracia. Pero aquí en España, hay denominaciones que confiesan esas mismas doctrinas en su declaración de fe y al mismo tiempo, celebran la homosexualidad (la IEE y la IERE). ¿Qué diremos, pues? ¿Qué hay que dejar de predicar las doctrinas de la gracia porque hay apostatas que abusan de ellas? ¡Para nada! ¡Refutemos lo falso! ¡Abracemos lo bueno! Aplico la misma regla a las sanidades. ¡Oremos por sanidad aferrándonos a la voluntad de Dios! 
8.- La posición continuacionista deshonra en última instancia al Espíritu Santo, al distraer a las personas de su verdadero ministerio mientras las cautiva con falsificaciones. Aquí argumentas que la obra principal de la obra del Espíritu es la santificación, es decir, santidad y semejanza a Cristo. Sí, señor. Así es. Pero las experiencias con Dios –en vez de desviarnos del camino de santidad- pueden estimularnos a plantearnos aun más firmemente en él. De nuevo, casi todos los continuacionistas que conozco son hermanos santificados. Aman al Señor con una pasión genuina y están involucrados en su misión en el mundo. Ahora bien, siempre habrá sinvergüenzas y cantamañanas asistiendo a nuestras iglesias (e incluso ministrando). Pero no están únicamente en iglesias continuacionistas sino en las cesacionistas también. ¿Me pregunto cuántos herejes habrán surgido dentro de iglesias cesacionistas a lo largo de la historia de la Iglesia? ¿Sabías que hay reformados, presbiterianos, luteranos, metodistas y bautistas liberales? 
Despedida 
Gracias por tomar el tiempo de leer esta carta, pastor. 
Antes de acabar, te quiero pedir perdón por muchas críticas sinsentido que mis hermanos continuacionistas han lanzado contra ti desde el 2013 en adelante. Supongo que se sentirán dolidos por tu libro y conferencia. He oído y leído auténticas barbaridades proclamadas contra ti por la simple razón de que todavía no somos lo suficiente maduros como para recibir un poco de crítica constructiva. Eres un varón de Dios. Has sido fiel a tu iglesia durante más de cuarenta años, fiel a tu mujer, fiel a tu Salvador y tengo ganas de ver el pedazo de corona que nuestro Señor tiene preparado para ti, hermano. Por cierto, te deseo un muy feliz cumpleaños para el próximo 19 de junio. ¡Qué lo pases bomba! Cumplí años el viernes pasado (22 de mayo). Madre mía, ahora tengo 30 años. ¡Cómo pasa volando el tiempo! Espero alcanzarte pronto… jejeje En Cristo, 
Tu amigo continuacionista 

jueves, 16 de marzo de 2017

Imparticion MAPDP 3/15/2017: Lo Profano en la Iglesia II-De los mentores y los nicolaitas



Nicolaítas
No confundir con Nicolaísmo, que es el matrimonio o noviazgo de los clérigos en la iglesia católica romana.
El término nicolaítas viene del griego νικολαιτων y significa «los seguidores de Nicolás». Se han propuesto las más diversas hipótesis sobre este término que aparece sin traducir en las diversas versiones contemporáneas de la Biblia. Nicolaíta proviene del griego NICO que significa dominio o conquista sobre otros y LAOS que significa pueblo, gente común o laico. De ahí podemos analizar la composición NICOLAOS que viene a ser algo así como DOMINIO SOBRE EL PUEBLO. A parte del hebraísmo, hay un juego de palabras en este versículo en griego. El que tiene oídos para oír “es el que vence” τῷ νικῶντι (to nikoti) que es una forma del verbo νικάω (nikao) que significa “ganar, conquistar, perseverar y salir victorioso”. Este sospechoso sonido, muy similar a la palabra  que hemos mencionado – Νικολαί̈της (nikolates) “un Nicolaíta”. Si el lema de los Nicolaítas es “queremos comer”, entonces, como juego de palabras es lo que Dios promete al que venciere. 
El nombre se menciona dos veces en el libro del Apocalipsis. Los nicolaítas eran conocidos en las ciudades de Éfeso y Pérgamo. Varios padres de la Iglesia, incluidos IreneoHipólito , Epifanio, y Teodoreto, también mencionan a este grupo, señalando a Nicolás el diácono como autor de la herejía y jefe de la secta.
Interpretaciones
Otra interpretación del término, sería «Conquistador del pueblo»; esto cuadra con lo indicado por William Branham, que postula en su libro Las 7 edades de la Iglesia que esta corriente nicolaíta, surgida en los primeros años de la Iglesia (edad de Éfeso), conquistó al pueblo a través de la degradación de las personas en su vida espiritual, lo que en las edades posteriores se intensificó gradualmente.
Para algunos es una designación genérica de la herejía, para otros una secta cuyas concepciones no conocemos. La Biblia de Jerusalén dice que se trató de una doctrina que anunciaba las especulaciones del siglo IIWatchman Nee creía que designaba a quienes establecieron el domino de las jerarquías sobre la iglesia y refería a un grupo de personas que se consideraban a sí mismas superiores a los creyentes comunes. Otros en cambio piensan que los nicolaítas eran opuestos a toda norma o autoridad.
No se sabe a ciencia cierta cuáles eran sus prácticas religiosas. Ireneo dice que eran seguidores de Nicolás que los identifica como una secta gnóstica: "Juan, el discípulo del Señor, predica esta fe [la divinidad de Cristo], y procura, por la proclamación del evangelio, eliminar ese error que Cerinto ha diseminado entre los hombres, y mucho antes los llamados nicolaítas, que son una rama del falsamente llamado conocimiento, para confundirlos, y persuadirlos de que hay sólo un Dios que hizo todas las cosas por su Palabra". Clemente de Alejandría defiende a Nicolás diciendo que sus seguidores lo malinterpretaron.
Una explicación distinta es la que ve en el nombre Nikólaos del nombre del profeta-adivino que provocó, según algunas interpretaciones judías, la desviación moral y religiosa de Israel, que comió de las ofrendas a los ídolos y pecó de fornicación (Numeros 25:1-9; 31:16; Josue 13:22). En este sentido, nicolaíta sería sinónimo de persona que pervierte las costumbres morales y religiosas. El ambiente eclesial de la comunidad de Juan combate esta herejía por sus características peculiares: falta de valores morales, libre desahogo de las pasiones, desórdenes sexuales, etc. Las cartas del Apostol Juan (Apocalipsis 2, 6.14-15, 20-24) presentan la herejía como un cúmulo de horrores y definen las doctrinas nicolaítas como profundidades de Satanás (Apocalipsis 2:24). A pesar de esta fuerte polémica, la herejía sobrevivió hasta finales del siglo II.
En el comentario del Apocalipsis más antiguo que se conoce, escrito por Victorino de Petovio en el siglo II, éste habla de los nicolaítas como «hombres falsos y turbadores que ministrando bajo el nombre de Nicolás crearon para ellos una herejía diciendo que las viandas ofrecidas a los ídolos podían ser exorcizadas y luego comidas, y que cualquiera que cometiere fornicación podía recibir la paz al octavo día». Esta descripción posiblemente sea otra especulación. Para otros, lo más conveniente sería que se tomara a los nicolaítas en conjunto con las otras doctrinas falsas. Beda afirma que Nicolás permitió a otros hombres casarse con su esposa. Tomás de Aquino creía que Nicolás apoyaba la poligamia, o la práctica de compartir las esposas. Eusebio afirmó que la secta fue de corta duración.
¿Dónde están los nicolaítas hoy en día?
No es difícil darse cuenta que aparte de los cuatro comportamientos prohibidos para los gentiles, dos tenían que ver con los Nicolaítas y temas relacionados con Balaam/Balac (comer alimento sacrificado a los ídolos y con la inmoralidad sexual). Es importante mirar que esta combinación de comida y delitos relacionados con el sexo fueron particularmente importantes para los Apóstoles judíos y para los ancianos, para abordar en sus cartas a los gentiles conversos, seguidores del Cristo Judío.  En otras palabras, ¿es incluso concebible que los Apóstoles permitieran a los gentiles seguidores de Cristo, cometer homicidios, robo o estar obsesionados por las posesiones de sus semejantes?  La respuesta, por supuesto es no. Esto no era un listado comprensible. Pero estas cuestiones traídas a los de Jerusalén (consumir alimentos sacrificados a los ídolos, sangre, y sexo ilícito) parecían ser el principal desafío con que se encontraban los gentiles seguidores del Cristo Judío en su vida diaria, bajo el Imperio Romano.
En la inmensa mayoría del mundo romano, el alimento que se vendía en el mercado primero era ofrecido/dedicado a una u otra deidad. La única excepción para esto era el aislamiento judeo/judío del resto de la población de Roma, quienes tenían sus propios privilegios y normas para matar. Muchos judíos residentes en el Imperio Romano formaban parte de una red en la cual, el concepto de alimentación no seguía el itinerario normal de ofrenda a los dioses romanos. Los escritos del Apóstol Pablo a las naciones (todas las cartas que Pablo escribió, que forman el Nuevo Testamento) muestran claramente que este tema, continuaba siendo como una plaga para los creyentes, lo suficiente como para que él se dirigiese a ellos con considerable detalle (1ª Corintios 8:10).
Los Nicolaítas son todas aquellas personas que se han apartado de la verdad de Dios, y han echado a un lado las verdaderas enseñanzas y doctrinas de la Biblia volviéndose a sus propias fabulas, (suavizando el evangelio a su conveniencia, para ganar beneficios y que el rebaño se pierda). Note: Estos lideres de iglesia son dominantes. Ellos maltratan a la gente de Dios, hacen que se arrastren en la tierra para respetar su autoridad imaginaria, rigen con crueldad y dureza. Hoy en día, un gran número de iglesias en el mundo han caído en la red de los “nicolaítas”.  El engaño es global.  ¡Y cada vez es mucho y más fuerte. El mundo está lleno de ellos! Jesús dijo: “Por sus frutos los Conoceréis” (Mateo 7:20).  
Los nicolaítas, por lo tanto, eran los primeros cristianos falsos que se introdujeron en la iglesia. Aquellos que profesaban ser ministros y servidores de Dios, pero llevaban a la gente por mal camino. (No le parece esto familiar). Pedro escribió de ellos, diciendo: “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme. (2ª  Pedro 2: 1-3). 
 “Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad” (2ª  Pedro 2:15)
Definicion de mentor:

La palabra “mentor” fue introducida al mundo por Homero en su Odisea. Era el nombre del esclavo (paidagogos) a quien se había dado la responsabilidad de criar al hijo hasta que el hijo alcanzara su madurez en la Odisea. De ahí los griegos comenzaron a usar la palabra para hablar del esclavo que se le había asignado la responsabilidad de criar al niño hasta su pubertad. Estos se enfocaron en la disciplina severa de preparar al niño para ser hombre. Los griegos sentían que el criar a un niño no era el trabajo de un padre sino de un esclavo. Aun en la iglesia, debido al gran énfasis que se ha dado en el mundo de los negocios, este termino esta siendo usado grandemente. Esto ha sustituido dos términos que son base en la Biblia: El reconocimiento del ministerio del maestro y la paternidad tanto pastoral como apostolica. Y nosotros no somos esclavos, sino que en Cristo somos libres de esclavitud (Galatas 3:24-25, 1ª Corintios 4:14-17).

Marcos Vidal le habla a la "iglesia" de Joel Osteen como es por la Biblia (en contra del evangelio de la falsa prosperidad)

miércoles, 15 de marzo de 2017

FUNDADOR DE LA IGLESIA SATANICA EN TEXAS ENTREGA SU VIDA A JESUS (VIDEO)





El fundador y ex miembro de una iglesia satánica en Texas se ha convertido al cristianismo.
Jacob McKelvy, anteriormente conocido como Jacob, fue pieza clave para reunir a un grupo de “Luciferinos” para formar una iglesia Luciferina.
El 5 de febrero de 2017, Mckelvy y su esposa renunciaron a sus lazos con la iglesia luciferina, después de convertirse en cristianos.
“… Una vez estuvimos cubiertos en la oscuridad y unidos en el pacto Luciferino”, dijo McKelvy durante un servicio en la Primera Iglesia de Spring en Houston.
“Estábamos sumidos en las sombras de la influencia adversaria y no conocíamos el amor fuera de los demás, hoy reprendo, denuncio y rompo el pacto satánico con la sangre de Jesús”.
McKelvy y su esposa fueron bautizados al final del servicio. La historia de McKelvy es de gracia, amor y liberación. El 30 de octubre de 2015, la Iglesia Mayor de Lucifer, fundada por McKelvy, abrió sus puertas al público en Houston. CBN News informó sobre la apertura de la iglesia en 2015. Algunos cristianos de la zona protestaron en contra de la iglesia, pero el pastor Robert Hogan de la Primera Iglesia de Spring alentó a su iglesia a orar en lugar de protestar. “No voy a estar allí vigilando”, dijo Hogan a su iglesia desde el púlpito. “Y te puedo decir algo no debes ir ahí abajo a vigilar, si usted quiere vigilar algo, hágalo sobre sus rodillas”. Partes del sermón y la prueba de McKelvy fueron publicadas en un video de YouTube.
Hogan dijo que tiene la esperanza de que el bien salga de una situación negativa. “Sólo creo que Dios puede propiciar un avivamiento en esa iglesia”. En agosto de 2016, McKelvy entró en la Primera Iglesia de Spring y pidió reunirse con el pastor Hogan. Fue una reunión que duró cuatro horas, después de la cual McKelvy entregó su vida a Jesucristo. Hoy McKelvy espera que su historia inspire a otros a seguir a Dios y a vivir la vida de Cristo.”No importa cuán lejos de Dios creas que estas, siempre hay un camino a casa”, dijo. Él habla en las iglesias para probar el poder de la oración y el amor de Dios. Mientras tanto, la Iglesia Mayor de Lucifer ha cerrado sus puertas.

martes, 14 de marzo de 2017

PATERNIDAD ESPIRITUAL: Luis Aquino (Ministerios Elias, El Salvador, CA)

Primera parte:
Segunda parte:
http://www.ministerioselias.org/index.php?option=com_content&task=view&id=48&Itemid=50&lang=es

INTRODUCCIÓN
El tema de la paternidad espiritual es tan crucial en este tiempo de avivamiento con resultado de crecimiento de la Iglesia.. El tema es central porque el Cuerpo de Cristo necesita verdaderos padres y verdaderas madres que ayuden a desarrollar hijos saludables y maduros Aunque hablamos, entonces, de paternidad espiritual, estamos incluyendo también el ministerio de algunas mujeres como madres espirituales dentro del cuerpo de Cristo. Concebimos, pues, a la paternidad espiritual como paternidad y maternidad, pero por razones de conveniencia hablaremos de paternidad espiritual.
I. ¿QUÉ ES PATERNIDAD ESPIRITUAL?
A. Somos hijos de Dios
Al hablar de paternidad espiritual es necesario recordar que por sobre todas las cosas, todos los que hemos recibido a Cristo como Señor de nuestra vida, somos hijos de Dios. Esta relación esta por encima de cualquier otra relación de paternidad, incluyendo la relación de paternidad natural. Dios es Padre de todos.
“Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados”. (Romanos 8:15-17)

Como resultado de esta relación de hijos de Dios, todos somos hermanos, pues somos hijos del mismo Padre Celestial. Sin embargo, aunque esta es una verdad eterna, también es cierto que en virtud del desarrollo espiritual y del llamado de Dios para algunos de sus hijos, en la Iglesia hay algunos que han sido constituidos para ser padres o madres espirituales, han sido establecidos como ancianos o ancianas con llamado al gobierno dentro del cuerpo de Cristo. Por lo tanto lo que veremos adelante tiene que ver con las características que estos padres y madres espirituales desarrollan como parte de su llamado.

B. El corazón de los padres hacia los hijos
En el libro de Malaquías hay una profecía en la cual el Señor expresa que El enviaría el espíritu de Elías y que el espíritu de Elías vendría para hacer volver el corazón de los padres hacia los hijos y el de los hijos hacia los padres. El espíritu de Elías tiene que ver con el Espíritu Santo trayendo un mover en medio del pueblo de Dios, para desarrollar a los hijos del Reino como ministros competentes. También el Espíritu de Elías tiene que ver con el espíritu apostólico-profético que le da paternidad al pueblo de Dios, la iglesia, habilitándola para alcanzar su madurez y pleno desarrollo.
“He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición”. (Malaquías 4:5-6)
Ese es el mismo espíritu que vino en doble porción sobre Eliseo, para desarrollar un ministerio poderoso y que tuvo un alcance mayor que el del “padre Elías”. Haciendo las mismas tareas, pero con un mayor alcance.
Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. El le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; más si no, no. Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes. (2 Reyes 2:9-11)
C. ¿Quién es un padre espiritual?
Podríamos utilizar muchos conceptos para definir a un padre, sin embargo lo definiremos diciendo que un padre es:
1. Fuente 
a. De amor
Ser amado es una de las necesidades mas grandes que los seres humanos experimentamos. Los padres espirituales son fuente de amor, del amor del Padre Celestial, ya que el amor de cualquier padre espiritual solamente es un pálido reflejo del amor de Dios.
“Porque Dios me es testigo de cómo os amo a todos vosotros con el entrañable amor de Jesucristo”. (Filipenses 1:8)
b. De seguridad
Un padre es fuente de seguridad de su hijo, pues representa una figura de autoridad y de superioridad frente a los enemigos. Una tarea fundamental de un padre es proporcionar esta seguridad a sus hijos, al tratarlos con ternura, con amor, y enfrentar con valentía todo adversario que se levanta en contra de su hijos.
“Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos. Tan grande es nuestro afecto por vosotros, que hubiéramos querido entregaros no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muy queridos .Porque os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y fatiga; cómo trabajando de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios”. (1ª Tesalonicenses 2:7-9)
c. De las cosas de Dios 
Se refiere a “engendrar espiritualmente” la naturaleza divina y los proyectos que Dios ha puesto en algunos seres humanos, de tal manera que la multiplicación de familias espirituales se realice.
“Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros” (Gálatas 4:19)
2. Alimentador 
Nutrir para el crecimiento. El padre tiene alimento preparado, es “la mesa de la casa”. Por eso el hijo, aunque tenga muchas opciones de alimento, busca comer de la mesa del padre. El padre, debido a que conoce las necesidades de su hijo, sabe cual es el alimento necesario para el saludable crecimiento, qué dosis es la apropiada y cuando darle el alimento. Esto es parte del cuidado paternal. Solamente los verdaderos padres alimentan adecuadamente a sus hijos espirituales.
“desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación”. (1ª Pedro 2:2)
3. Sostén
Otra tarea de los padres es la de servir de sostén o soporte emocional, espiritual y aún en otras áreas a sus hijos. Una necesidad esencial de todo hijo es saber que tiene un padre al que puede acudir en momentos de necesidad o angustia. El padre se vuelve un apoyo importante para sus hijos, solamente saberlo cerca en los momentos de necesidad es mucho de lo que los hijos buscan.
4. Proveedor
Aunque los hijos hayan crecido, en términos generales, los padres siempre son buscados por los hijos en búsqueda de apoyo en momentos de necesidad, porque saben que los padres son fuente de recursos. Un padre es un proveedor de recursos materiales, pero también de recursos espirituales. Los padres pueden proveer visión, unción, dirección, consejo, etc. Hay momentos en los que incluso los padres pueden ser fuente de provisión de dinero para sus hijos espirituales.
Los atributos mencionados arriba describen varias características centrales de un padre espiritual. Sin embargo, podemos agregar otras características que describen ciertas funciones que ellos desarrollan:
5. Buscan multiplicarse en otros
Un deseo “natural” en los padres es reproducirse en los hijos, es decir transmitir lo que ha recibido del Señor, impulsando a sus hijos para que lleguen mas allá de donde ellos han llegado. Por eso los padres quieren que sus hijos sean una extensión de su ministerio y que tengan todavía mas de lo que ellos tienen. Una forma de multiplicarse es tener muchos hijos que reproduzcan su unción y llamado.
“…Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí.” (2º Reyes 2:9)
6. Transmiten vida
Los padres espirituales, al igual que los padres naturales, transmiten vida a sus hijos, la vida de Dios. Lo hacen al cubrirlos espiritualmente, al interceder por ellos, al imponerles manos, al entrenarlos en el ministerio, etc. La vida espiritual se transmite al engendrar los hijos, al dar a luz ministros, siervos de Dios.
7. Tienen un corazón tierno
Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos. Tan grande es nuestro afecto por vosotros, que hubiéramos querido entregaros no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muy queridos”. (1ª Tesalonicenses 2:7-8)
En la iglesia del siglo XXI hay muchos maestros, pero pocos dispuestos a establecer relaciones de padres a hijos espirituales. Hay miles de tutores (tienen seguidores, creyentes), pero… ¿Quién es padre?
D. Funciones de un padre espiritual
Los padres espirituales proveen a sus hijos, por lo menos cuatro aspectos muy importantes para su desarrollo. Estos aspectos son claves pues ayudan al crecimiento de los hijos:
1. Protección.
Es responsabilidad de los Padres servir como una cobertura, como una protección para aquellos que son sus hijos espirituales. Esta protección se da tanto en el ámbito espiritual como en el natural. En el espiritual es fungir como protección contra los ataques de espíritus de maldad. Es hacer la función de escudo, pararrayos, nube, paraguas o como dice el salmo 91 como alas de protección Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad” (Salmos 91:4).
Pero la protección no solo es espiritual, también a veces es natural, es decir, protección de las críticas, murmuraciones e incluso de ataques legales o físicos lanzados en contra de los hijos, dando la cara por ellos, usando la autoridad espiritual a favor de ellos. De la misma manera que un padre natural sale a defender la integridad física, emocional o moral de sus hijos, así lo hacen los padres espirituales.
2. Compartir una visión.
Un padre espiritual tiene una visión mas amplia, general y de largo plazo que aquellos que son sus hijos y es una de sus funciones compartir esa visión con ellos. Es posible que algunos hijos tengan visiones muy especiales reveladas por Dios; sin embargo, Dios anda buscando personas con un corazón paternal para revelarles Su visión. Los padres transmiten esa visión a sus hijos.
3. Ejemplo.
También los padres espirituales sirven de ejemplo a sus hijos. Ejemplos en carácter, conducta, ministerio y en como ser padres de otros.
“Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis”. (Juan 13:15)

“Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros”. (1ª Cor. 4:6)

“presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad (Tito 2:7)
Los padres espirituales se constituyen en ejemplo de matrimonios santos y consagrados a Dios, ejemplos en el manejo del dinero, ejemplos en la crianza de los hijos, etc. Deben ser hombres íntegros, con un carácter probado, que caminan en rectitud delante del Señor y delante de los hombres. Es decir que tienen un carácter de siervos.
“Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo”. (1ª Timoteo 3:3-7)

4. Corrección.
La corrección tiene varios sentidos. Uno de ellos tiene que ver con corregir lo deficiente, es decir, corregir lo que esta mal en la vida de los hijos, esto tiene el sentido de punitivo. Es decir, confrontar el pecado para que sea sacado de la vida de los hijos. Es el concepto de cortar lo malo.
“Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé” (Tito1:5)
También la corrección tiene el concepto de ayudar a mejorar la vida y el carácter. Es decir, llevar a los hijos a mejores niveles en sus vidas. Para esto los padres espirituales deben usar la Palabra de Dios, pues esta es útil para corregir.
“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2ª Timoteo 3:16-17)
Entonces una tarea central de los padres es desarrollar un proceso de perfeccionamiento del carácter de los hijos espirituales. Esto también implica disciplinarlos. La palabra corrección en griego es la palabra paideuo que significa corregir o instrucción. Otros conceptos relacionados con este son, la disciplina y el de ejercicio en la piedad, estos aluden al entrenamiento de los dones y del carácter. Por lo tanto corrección no solo tiene que ver con enfrentar lo negativo en los hijos, sino también con fortalecer lo positivo en ellos.
5. Empoderamiento.
Empoderamiento es proveer a los hijos las condiciones para que tomen decisiones y ayudarles a desarrollar sus capacidades espirituales, físicas y emocionales. También implica delegarles fe, equiparlos espiritualmente, activarlos en los dones, etc.
Además el empoderamiento significa generar oportunidades ministeriales para que los hijos espirituales se desarrollen, vincularlos con aquellos que les provean el equipamiento o entrenamiento que como padres no están en la capacidad de proveer.
Por otro lado, el empoderamiento también implica el presentarlos delante del Señor, intercediendo a favor de los hijos para que el Espíritu Santo los llene de Su poder, y para que el Señor los lleve a nuevas dimensiones en su vida.

A. ¿Quién es un hijo espiritual?
Los hijos espirituales son aquellos que han sido engendrados por medio del ministerio de un padre. También son hijos aquellos, que aunque no han sido engendrados, ellos solicitan a un padre su cobertura y paternidad espiritual.
No todos los hijos espirituales se encuentran en el mismo nivel de madurez. Esto es importante saberlo, pues depende en que nivel un hijo se encuentre, así será el tipo de trato que hay que darle y el tiempo que se tiene que esperar para que llegue a la estatura del varón perfecto.
1. Responsabilidades de los hijos
a. Obediencia
Los hijos deben obedecer a sus padres espirituales. Esto significa apegarse al principio bíblico de la sumisión a la autoridad espiritual.
Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. (Efesios 6:1)

Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor. (Col. 3:20)

Aquellos que quieren tener paternidad espiritual sobre ellos, deben saber que requiere que un hijo aprenda a someterse a ellos. La obediencia implica hacer todo aquello que el señor nos mande a través de ellos; no es solamente decir si lo haré y no hacerlo.
Este principio presupone que los padres espirituales no les van a pedir a sus hijos que hagan algo que vaya en contra de la Palabra de Dios, como tampoco cosas que atenten en contra de la integridad de sus hijos espirituales. El sometimiento debe hacerse en el Señor de igual manera que el ejercicio de la autoridad.
Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. (Romanos 13:1-2)
Si un hijo no obedece lo que su padre espiritual le indica que haga, realmente se está saliendo de la cobertura espiritual: por lo tanto, los padres deben estar atentos a la obediencia y considerarla un asunto central en las relaciones de paternidad.
b. Rendir cuentas
Otra responsabilidad de los hijos es rendir cuentas a sus padres espirituales. El rendimiento de cuentas es sobre su vida, familia, y ministerio. El rendir cuentas de forma figurada es como darle una copia de la llave de la casa que es su vida, a sus respectivos padres, para que estos tengan libertad para entrar en su vida en cualquier momento y evaluarla.
Los padres deben tener la libertad para corregir a los hijos en aquellas áreas que ellos disciernen y consideren que están actuando de forma incorrecta. El rendir cuentas debe ser frecuente, a solicitud de los hijos o a solicitud de los padres. Debe establecerse periódicamente cuando tener tiempos de rendimiento de cuentas, pero debe quedar establecido también que este rendimiento de cuentas puede ser espontáneo; es decir, que de acuerdo con las circunstancias o necesidades pueden reunirse para tiempos de evaluación.
“Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso” (Hebreos 13:17)
El rendir cuentas debe ser sobre aspectos de la vida personal de los hijos, de sus relaciones matrimoniales, para los casados, de sus finanzas, de la relación con sus hijos, de la doctrina o del ministerio, etc. Esto debe volverse tan natural en la relación de padres e hijos que no debe ser forzado. Debe ser resultado de una relación de confianza.
“El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre” (Prov.27:17)
Un hijo debe comentar a su padre espiritual situaciones de inminente peligro de pecado, antes de caer en el para que pueda interceder, aconsejarlo y corregirlo si es necesario. Este aspecto es un punto de evaluación de la confianza y de verdadera paternidad espiritual.
c. Respeto
Además de los aspectos anteriores, las relaciones de paternidad espiritual requieren respeto de parte de los hijos hacia sus padres espirituales. El respeto incluye honrarlos delante de los demás, hablando bien de ellos, destacando sus virtudes; reconocer sus méritos, su experiencia. Esto implica aprender a escucharlos y buscarlos para recibir consejo del Señor a través de ellos, recibiendo sus palabras como palabra del Señor.
Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra. (Rom. 13:7)

“Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros” (1ª Tes. 5:12-13)

El respeto o la estima como le llama el apóstol Pablo, deben ser como resultado de su trabajo, de su dedicación y de su amor hacia los hijos. El respetar los padres es prácticamente una obligación para los hijos, el apóstol le dice a los hermanos de roma que deben pagar el respeto y la honra que le deben a los que los dirigen; entonces el respeto debe considerarse como una deuda que los hijos tienen hacia sus padres espirituales.
d. Financiera
Por último, queremos destacar la responsabilidad que los hijos tienen con sus padres espirituales en lo financiero. Cuando una persona busca a un padre espiritual para recibir su cobertura, es importante que lo bendiga financieramente. Una forma en que lo puede hacer es dándole los diezmos de todo aquello con lo que el Señor le bendiga y dándole ofrendas cuando el Señor se lo ordene.
Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo. (Génesis 14:18-20)

II. PATERNIDAD APOSTOLICA-PROFETICA
A. Diferentes tipos de paternidad
La paternidad apostólico-profética puede expresarse de varias maneras dependiendo de las relaciones que se desarrollen entre los hijos y los padres espirituales. También depende de las distancias de comunicación que se establezcan. Así podemos tener entre otras las siguientes formas de paternidad:
1. Progenitores
Hay hijos espirituales que han sido engendrados espiritual y/o ministerialmente por el apóstol o el profeta. En este caso la relación es muy estrecha, ya que hay vínculos no solamente espirituales, sino también emocionales, familiares, pastorales, etc.
Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio. (1ª Cor. 4:15)
En términos estrictos esto es paternidad espiritual, o paternidad apostólico-profética, pues implica no solamente desarrollar ministerialmente a una persona, sino también desarrollarla espiritualmente.
Aunque un apóstol o un profeta no hay engendrado espiritualmente a una persona, el puede haberla engendrado ministerialmente, al haberla entrenado, equipado, impulsado, etc. y en tal caso también el puede ser considerado un progenitor.
2. Mentores
Un mentor es aquel que ni ha engendrado espiritual ni ministerialmente a una persona, pero si lo ha orientado, lo corrige, lo capacita, los supervisa, le pide cuentas en todas las áreas de su vida o en un área en particular..Un concepto de mentor es entrenador, es decir, alguien que desarrolla vidas y capacidades en las personas a quienes mentoriza.
Los mentores pueden ser personales o generales (es decir, sobre toda la vida de la persona) o específicos o particulares ( en un aspecto o algunos aspectos de la persona por ejemplo el área ministerial, familiar, financiero, etc.). Los mentores no necesariamente deben estar tan cercanos todo el tiempo con sus mentorizados, incluso su contacto puede no ser personal, por ejemplo puede ser a través de medios de comunicación.
3. Consejeros
Otro tipo de relación de paternidad es la de consejero, suele ser más circunstancial y orientada a la resolución de problemas en áreas particulares de la vida o ministerio de los aconsejados. Sin embargo, en la relación generalmente media un sentido de paternidad, donde el aconsejado reconoce no solo la experiencia, sino la autoridad paternal del consejero. Este tipo de relación, en muchos casos, es de corta duración.
4. Intercesores
A veces los padres espirituales son los intercesores de los hijos espirituales. No todo intercesor es padre espiritual, pero todo padre espiritual es intercesor de sus hijos espirituales.
5. Entrenadores
Debemos considerar la función de padre espiritual que algunos entrenadores pueden desarrollar. Hay algunos que por su experiencia ministerial pueden ser buscados por muchos para que los ayuden a desarrollarse. Estos entrenadores pueden ser personales o pueden ser impersonales, llevando a cabo el trabajo de entrenamiento a través de materiales u otros medios como los medios de comunicación, el Internet, etc.
Muchos generales del ejército de Dios pueden caer en esta categoría. Ellos han sido capacitados por el Señor a través de muchos años de ministerio y son de edificación para los nuevos ministros o para aquellos que están en proceso de entrenamiento.
CONCLUSIÓN
El cuerpo de Cristo necesita que los padres espirituales funcionen plenamente, para que los hijos puedan ser llevados adelante en el proceso de madurez. Dios está levantando en este tiempo a hombres y mujeres que tienen el llamado a desarrollarse como padres y madres para que ayuden a crecer a los hijos que ya son parte del Cuerpo de Cristo y aquellas multitudes que están a punto de ser engendrados como hijos e hijas espirituales. El clamor universal es Señor levanta a padres y madres espirituales con las características espirituales y los dones naturales que ayuden a prepararnos para tu venida. ¡Levántalos Señor!