domingo, 15 de mayo de 2011

Palabra profetica al liderazgo de nuestra Casa