miércoles, 10 de junio de 2015

La Herejía del “Worshiptainment” (La Alabanza por Entretenimiento): Pastor Mike Livingston (y nota aclaratoria)

Bendiciones del Padre:
Compartimos esto ante nuestra preocupacion de la invasion del humanismo en la iglesia de Cristo. Canciones como "Levanto mis manos", "Llueve" (que nos gustan pero que tienen algo que no es correcto) y que ni mencionan a Dios cuando la adoracion es algo que es para El, y lo mas alarmante, la esposa del Sr. Joel Osteen, Victoria Osteen, declarando en su "templo" que la adoracion debe ser para hacernos sentir bien, cuando todos sabemos lo que Juan 4 establece como principio de la adoracion. Nos gusta Hillsong, Generation Power, Generacion 12, Marco Barrientos, Juan Carlos Alvarado, las viejas de Marcos Witt, Jesus Adrian, algunas de Marcela, pero tenemos que decirlo que cada dia mas y mas se esta secularizando a la iglesia y la adoracion es algo que debe ser INTOCABLE E INCAMBIABLE ante un caracter de un Dios bueno, amoroso, pero celoso y a quien toda la adoracion se le merece a El y nadie mas. Como canta Marcos Yaroide: TODO SE LO DEBO A EL. Bendiciones y que sea de bendicion.
Apostoles Jose e Isabel Quintero


La gran herejía de la iglesia de hoy día es que pensamos que estamos en el negocio del entretenimiento. A.W. Tozer creía que esto era así allá entre 1950 y 60. Los miembros de la iglesia “quieren ser entretenidos mientras son edificados” El lo dijo 1962. Tozer se dolia, pues aun en aquel entonces era “remotamente posible en la mayoría de lugares que alguien atendiera a una reunión donde la única atracción era Dios”
En tiempos más recientes, David Platt ha preguntado: “¿Qué pasaría si quitáramos la musical cool y las sillas acolchonadas? ¿Qué pasaría si quitamos las pantallas y dejamos de decorar el escenario? ¿Qué pasaría si se apaga el aire acondicionado y se remueve la comodidad? ¿Sería la palabra suficiente incentivo para que su gente se congregara? (del Libro Radical)
¿Sería suficiente?
Tozer acertó en su afirmación: “Herejía de Método puede ser tan mortal como Herejía de Mensaje”
SANTIFICACION Y NO SUPERFICIALIDAD
Al igual que Tozer, deberíamos de estar preocupados que tanta gente en nuestras congregaciones quiera estar entretenida mientras adoran. Deberíamos preocuparnos cuando ya no reconocemos la diferencia entre ambas cosas. Y deberíamos preocuparnos por la creciente convicción de que agregarle más valor de entretenimiento a la alabanza es necesario para que la iglesia cumpla su misión.
Quizás sea solamente yo, pero me entristece cuando miro servicios de alabanza caracterizados más por propaganda, actuaciones y atmosferas de animación como de eventos deportivos que por consagración divina y santificación dando paso asi únicamente a una alabanza superflua.
Esto no se trata acerca de estilos de alabanza. El punto no es tradicional versus contemporáneo versus alabanza fusionada. No se trata de alabanza con órgano versus un grupo de alabanza. Esa discusión se aleja del punto de discusión completamente. Esto se trata acerca del corazón, el enfoque y la intención en la alabanza. Los verdaderos problemas para mí son los siguientes:
1. ¿En quien o que se centra la atención realmente?
Si el foco de atención en los servicios de nuestra iglesia está en cualquiera más que en Dios, no es alabanza. Si el foco de atención brilla con más intensidad en la actuación del hombre más que en el mensaje de Cristo, no es alabanza. Si alguien más que Jesús está recibiendo la adulación y los aplausos, No es a Dios que estamos alabando.
2. ¿Qué mensaje estamos comunicando?
El mensaje de la iglesia- El que el mundo necesita escuchar de nosotros- No es “Ven y pásala bien con nosotros, ven y disfruta el entretenimiento o bien y encuentra el mejor tiempo de tu vida ahora.”
Tozer dijo: “¡Cristo nos llama a cargar su cruz; Nosotros llamamos a las personas a divertirnos en su nombre!”
El mensaje de la iglesia es el mensaje de la cruz. Que no se nos olvide que la cruz de Cristo fue un entretenimiento únicamente para aquellos que se burlaron de El mientras yacía colgado en ella.
3. ¿Cómo están siendo las vidas transformadas?
“Pero nuestros métodos están atrayendo y ganando a las personas” algunos dirán.
Tozer confronto ese sentimiento: “¿Ganándolos para qué? ¿Un verdadero discipulado? ¿a cargar su cruz? ¿A la auto negación? ¿A la separación del mundo? ¿A la crucifixión de la carne? ¿A una vida de santidad? ¿A la nobleza de carácter? ¿A despreciar las riquezas del mundo? ¿A la rigurosa auto disciplina? ¿Al amor de Dios? ¿Al compromiso total en Cristo?
LA PALABRA SI FUNCIONA
David Platt y la iglesia que el pastoreaba, La iglesia de Brook Hills, decidieron probar responder la pregunta: “Es su palabra todavía suficiente para que su gente se congregue?” Arrancaron el valor de entretenimiento e invitaron a las personas únicamente a estudiar la palabra de Dios. Le llamaron La Iglesia Secreta. Pusieron el día-Viernes por la noche- Cuando se reunían desde las 6 de la tarde hasta la media noche, y por seis horas no hacían nada más que estudiar la palabra de Dios y orar. La gente venía. Mil personas vinieron la primera vez y creció a raíz de eso. Pronto, tuvieron que hacer reservaciones porque la iglesia estaba totalmente llena. La Iglesia Secreta hoy en día atrae a miles de personas a través de una transmisión simultánea en 50 países alrededor del mundo- Sin entretenimiento, sin fanfarreas, bombos o platillos ni efectos especiales.
¿Porque vienen? Platt lo explico en una entrevista: “Las personas tienen hambre de la palabra, en realidad no hay nada especial y creativo en eso. Es solo el estudio de la palabra… ¡La palabra misma hace todo el trabajo!”
La gente tiene hambre. Y está hambrienta de dieta sólida, no de golosinas. Más de la palabra. Profundidad en la palabra. Menos de lo que Tozer llamo: “juguetes religiosos y bagatelas”
Fuentes:
Livingstone, M. (2014, 12 17). The Heresy of Worshiptainment. Retrieved 1 29, 2015, fromhttp://www.mikelivingstone.com
http://mikelivingstone.com/2014/12/17/the-heresy-of-worshiptainment/
Snyder, J. L. ( 2006). Tozer on Worship and Entertainment Paperback . Camp Hill, PA : Wing Spread Publishers.