sábado, 3 de septiembre de 2011

Apostolitis Aguda IV: La uncion del "reverendo" y sus malas hierbas adicionales

Apostolitis aguda III: De los “Apóstoles en Jefe o chief apostles”, “Profetas en Autoridad Superior o Master Prophets”, “Evangelistas Internacionales”, “Senior pastors o Pastores en autoridad”, “misioneros”, “artistas cristianos” y otras malas hierbas-los efectos de la “unción del reverendo”:
Efesios 4:11:
Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas;
a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,
1ª Corintios 12:29-30:
¿Son todos apóstoles? ¿Son todos profetas?
¿Son todos maestros? ¿Hacen todos milagros?
¿Tienen todos dones de sanidad?
¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos?
Me río por que veo que es la tercera parte de esta serie de diría yo, reflexiones apologísticas por cosas que veo que están pasando en la iglesia de hoy y sus malas raíces y semillas y como veo las cosas, no creo que esto vaya a terminar por ahora.
Pero voy a comenzar con una anécdota: Para cuando comencé mis estudios teológicos allá en mi Camuy natal con ITAIC (Instituto Teológico de las Asambleas de Iglesias Cristianas) recuerdo que cuando comencé a estudiar nos motivaban con que termináramos, para que nos graduáramos de “misionero” o de “reverendo” si seguíamos estudios mas avanzados. Algo motivante, en ese entonces. Recuerdo que para la clase del Tabernáculo, que nos dieron en el primer nivel, nos la daba un tremendo hermano el cual olvido su nombre y que Dios me lo bendiga donde quiera que este ahora mismo, hice un trabajo que dejo la gente con la boca abierta, con un pedazo de madera de fondo y en el cual conseguí un jueguito de granja y tome una oveja como para el sacrificio, le puse esmalte de uñas rojo para simular que ya era sacrificada, y tenia una figurita como de alguien que llevaba agua o comida, como un cuida-granjas, y le hice con un pedacito de tela Moiré Blanca la tunica, se la amarre con un hilito dorado, y las paredes las hice con un pedacito de Moiré Dorada, en fin, un trabajo que dejo a la gente loca sin idea, de tan bien que quedo y me quedo grabado en mi corazón. En si los estudios fueron bien, mas o menos, en un enfoque Pentecostal, en especial El Pentateuco que nos lo dio el Pastor Santiago que trabaja en Cristo Viene, y Misiones que nos lo dio Damaris, en fin, un ambiente muy chévere, que lamentablemente y gracias a un “reverendo” no termino muy bien y bueno, hoy día el “reverendo” no anda ni pastoreando y anda de lustrabotas en mi Camuy natal, loco sin idea ni congregándose (por algo le decían El Loco) pero me motivo a estudiar mas y logre terminar 2 doctorados luego de esto, pero esto no importa para nada.
Pero pensando pensando, luego de que pasara esto, Dios me permitió llegar a una iglesia Bautista de corte Reformada, y si estos hermanos no tienen espíritu, si tiene Palabra (Hechos 17:10-11), hay que decirlo y una de las cosas que hable con el hermano que me llevo por primera vez fue de esto de los reverendos, a lo cual el me contesto “eso no aparece en la Biblia, ¿qué es eso de reverendo? Oh oh, pero reverendo es Dios, que se merece toda alabanza” en buen dominicano, porque aunque es ciudadano americano, es dominicano y residía en mi Puerto Rico para ese entonces. Y eso, a través de los tiempos, me ha puesto a pensar y a ver algunas cosas que veo en la iglesia contemporánea y que por la Palabra no me cuadran.
Toda La Gloria se la merece Jesucristo:
Apocalipsis 5:13:
A todo lo creado que está en el cielo, sobre la tierra, debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, oí decir: «Al que está sentado en el trono y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos».
La palabra reverendo es asociada en el tradicionalismo con clérigo, viene de klerikos del griego antiguo y se puede hacer referencia a miembros del clero regular (monjes y frailes ordenados) o secular (sacerdotes diocesanos). Es decir, esta palabra no tiene ninguna relación con el gobierno de la iglesia, establecido en Efesios 4:11.
Incluso, el término implica algo para hacer reverencia, es decir, alguien a ser reverenciado, u honrado. Esto es un titulo el cual pedestaliza a los pastores de las iglesias, y que quita por completo el concepto de servicio en la iglesia, ya que el gobierno es algo para servicio en la iglesia. Nosotros somos llamados a ser siervos doulos esclavos y servidores diakonos.
Quien se lleva la gloria es Jesucristo, entonces, ¿para que dar títulos a la gente que no están en la Palabra?
Vámonos más lejos: Ni Pedro, ni Juan ni Pablo llevaron títulos vanagloriosos, simple y llanamente se llamaron lo que fueron, Apóstoles. Hoy día tampoco tenemos que llevarlos tampoco nosotros, estos títulos adicionales. Job 32:21 nos pone a pensar en esto un poco:
Y no haré ahora distinción de personas ni usaré con nadie de títulos lisonjeros.
La palabra lisonjeros o lisonja en hebreo es Kanah quiere decir títulos de sobrenombre, adicionales, a lo que una persona tiene. Esto implica cuando una persona va a ser presentada ante alguien. Y en el verso 32 habla del fin de estas personas, de los lisonjeros, y es fin consumido por el Hacedor de los días.
Inclusive, el Salmos 111:9 en la versión inglesa King James dice lo siguiente:
He sent redemption unto his people: he hath commanded his covenant for ever: holy and reverend is his name.
Aquí da una alusión clara al carácter de su nombre, y este es reverenciado, que también es traducido como temible y tremendo en otras versiones inglesas e hispanas. Esto implica que el titulo Reverendo es un atributo solo a ser dado a Dios y no a nadie. Solo la absoluta perfección de Dios inspiran temor reverencial en nosotros, solo Dios es reverenciable.
La Humildad: La más grande característica del hombre de Dios:
Pensemos en el Salmo 138:6 un segundo:
porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, pero al altivo mira de lejos.
La frase mira de lejos merkjac en hebreo implica de un país lejano, es decir, a distancias considerables. Las personas no humildes no tienen entrada en el reino de Dios.
Nosotros los servidores de Jesucristo tenemos que tener humildad por encima de nada, porque Dios no nos usa si no tenemos humildad.
Conozco casos de ministros que caen por no ser humildes, por pedir cuotas y poner tarifas por sus predicaciones. Así como varios han caído por permitir espíritus como el de Grecia y el de doctrina de error al entrar en falsas doctrinas como el preterismo total, híper-calvinismo o licencia para pecar, y otras, así estas personas van a caer de sus pedestales bien feo por que lo que hacen no agrada al Padre Celestial en nada y El los mira de lejos, no los tiene cerca como a Sus Hijos, quienes se sientan a la mesa con Cristo (Romanos 8:17), amen.
El espíritu de Egipto y los títulos:
Los amantes de los títulos, en su espíritu vanagloriosos (Egipto en la iglesia: La influencia de Hollywood), no tienen en cuenta un principio que Jesucristo enseñó a sus discípulos y tiro duro con este a los fariseos, que eran quienes eran así, que les gustaba sentarse en los mejores sitios:
Mateo 23:5-12:
Antes bien, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres, pues ensanchan sus filacterias y extienden los flecos de sus mantos; aman los primeros asientos en las cenas, las primeras sillas en las sinagogas, las salutaciones en las plazas y que los hombres los llamen: “Rabí, Rabí”. »Pero vosotros no pretendáis que os llamen “Rabí”, porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros, porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. El que es el mayor de vosotros sea vuestro siervo, porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.
Esta amonestación es clara para el campo espiritual así como el secular, por que la palabra Rabí significa maestro, y este titulo solo se daba a gente con un grado de respeto en el antiguo Israel. Pero de nuevo, habla en torno al servicio, no a un titulo para uno ser respetado.
Entonces, ¿por qué nos gustan tanto los títulos? Nuestra condición pecaminosa nos da algo que se llama altivez y nos gusta que nos reconozcan. Si algo yo he aprendido de todo esto es que Dios no comparte Su Gloria con nadie, y repito, CON NADIE. Entonces, si toda la Gloria es de El, tenemos que aprender a entender que El es quien se merece todo, que nosotros no nos merecemos nada y que estamos aquí para Gloria de Su Nombre, amen.
Toda esta influencia de Hollywood, y el espíritu que esta detrás de Hollywood, Egipto, es quien tiene a la iglesia moviéndose en un mover teatral mas que sobrenatural, emocionalista mas que de restauración, conferencial en lugar de poderoso, y de riqueza mundanal en vez de riqueza espiritual que es la que no añade tristeza (Proverbios 10:22).
El mal fundamento: La raíz del problema
Recuerdo una vez en mi Camuy natal, en una iglesia Pentecostal tradicional que me congregaba, que me pidieron, como es la costumbre del culto de corte Pentecostal, que cantara algo. Amados, con toda humildad lo digo MEJOR PONGAN AL PERRO A CANTAR, porque si algo no hago es eso, cantar. ¡No canto, berreo! así lo tengo que decir, y le dije al pastor, al “reverendo” aquel que dije en una anécdota al principio, pero este hombre dijo que todo el mundo tenia que cantar allí. Hermanos, entendamos algo, todos somos adoradores, pero no todos podemos cantar, punto. Pero yo se como Dios me usa y se que me usa en sanidades y milagros y en profecía, soy movido PARA SU GLORIA en lo Apostólico y Profético con señales visibles como gran cantidad de conversiones, milagros creativos, liberaciones, en fin, pues ese día lo que hice que cuando me toco “el especial”, pues dije a Dios en oración que cantar no sabia, pero que me usara como El me usa y me dio ciencia y en mi espíritu recibí que había alguien con un gran dolor de estomago en la iglesia en ese momento, y paso una hermana, que desde la mañana le dolía una grave ulcera que tenia. Le impuse manos, la ungí con aceite como dice la Palabra en Santiago 5, y Pfaff, se cayó para atrás y se levanto sin dolor, y hasta el día que me mude de Camuy nunca mas le dolió la barriga. Pero, ya saben, como algunos son movidos en el vino viejo y no quieren cambiar sus odres, al “reverendo” de la iglesia no le gusto y mando a otra persona a cantar, porque había que tener ¡3 especiales!, sino el culto no podía seguir porque las cosas no se hacían en “su” orden.
Es decir, aquí hay un problema de enseñanza, que nos enseñan una liturgia y hay que seguir las cosas así, al pie de la letra, si no, no sirve la cosa, cuando debemos ser dirigidos por el Espíritu Santo no por patrones para toda ministración en la Casa, amen.
Al nosotros haber sido ensenados bajo un patrón y no por un fundamento bíblico hemos traído estas enseñanzas a nuestras iglesias hoy, y estas malas enseñanzas siguen haciéndose arraigo hoy día. Acá en Republica Dominicana le llaman El Cultural, algo que no entiendo porque le dicen así, y son de 3 a 5 canciones, y se hace para que la gente no se vaya de la iglesia. Es decir, en vez de procurar hacer lo que la Palabra nos manda que sea ADORAR A DIOS, lo que buscamos es AGRADAR AL PUEBLO y esto no puede ser así, por que es antagónico y antibíblico.
Resultados del mal fundamento:
Muchas de las veces ni la música que cantamos es para agradar a Dios, sino para exaltar el corazón del hombre, pero esto se debe también al mal fundamento. Y el mal fundamento es lo que ha hecho esto:
1. Ya hoy día algunos Apóstoles no quieren entender que el ministerio es algo para servir, sino para ser servidos y como ellos sienten que están a un nivel más alto que los demás, se han hecho llamar Apóstoles en Jefe o “Chief Apostles” en ingles, algo que demuestra un espíritu indomable y altivo.
2. Esto mismo pasa con algunos Profetas, que no han entendido que el nivel de revelación lo da Dios, y cuando tratan de traer nuevas “enseñanzas” o dogmas con toxinas y los tratan de hacer sus doctrinas, sienten que están a un nuevo nivel y se hacen llamar Profetas en Jefatura o “Master Prophets”, lo que también demuestra este espíritu de altivez que se mueve en la iglesia.
3. El ministerio del Apóstol no quiere ser reconocido, mas sin embargo usan una palabrita “misionero” que si vemos el sentido de la Palabra, es lo mismo que un Apóstol y que verdaderamente el misionero es un Apóstol, pero lo han hecho un titulo en algunos sitios y hasta lo han puesto a un nivel jerárquico menor que los demás, para dar algún titulo por los diplomas otorgados por sus institutos y centros de estudio. Un Apóstol es un misionero, una persona enviada por Dios a una misión. La palabrita “misionero” no es bíblica, el uso correcto es Apóstol, no importa si es hombre o mujer.
4. Cuando algunos jóvenes evangelistas viajan al extranjero se hacen llamar evangelistas internacionales algunos de ellos, para denotar que su pasaporte esta ponchado por viajes de predicaciones al exterior. Ninguna base bíblica tiene esto y esto demuestra altivez de espíritu.
5. Pastores que tienen ministerio apostólico y sus iglesias han crecido pero estas no quieren reconocer el ministerio apostólico, sea por una falsa humildad o por no tener la visión por la Palabra para esto, y como hay varios pastores en sus iglesias se hacen llamar Pastores Generales o Pastores en Señorío (Senior Pastors). Lo correcto es que son Apóstoles, y son los Pastores de sus iglesias, ya, es todo.
6. A los levitas, como se les llamaba en el Antiguo Testamento a los adoradores, hoy día, por el mismo espíritu de Egipto, se les llama Artistas, con un muy mal sentido de un contexto bíblico de Éxodo 31 y 35:30-36:1, el cual habla en torno a arquitectos y decoradores, no a cantantes. Pero este contexto de nuevo es por el espíritu de Egipto o Hollywood, y ha llegado al nivel que si no se les paga para sus presentaciones no ministran, algo muy contrario a Mateo 10:8.
7. Algunos institutos y centros educativos dan títulos de “Reverendo”, “Misionero” a personas que estudian con ellos y terminan. Esto no es correcto. En tales casos lo correcto es darle el diploma como Diplomado, Licenciatura o Bachillerato, Maestría (lo cual les construiría como Maestros ordenados), o Doctores, que es otra traducción bíblica para el ministerio del Maestro y denota una persona docta en la Palabra, un estudioso como el caso de Gamaliel y Pablo en la Palabra.
8. Más aun, hay personas que han puesto títulos que ni aparecen en la Biblia como Conferencistas y otros títulos que ha sido todo por una moda que ha entrado en la iglesia.
9. Todo el mundo quiere púlpito, todo el mundo quiere predicar al frente: Digo como escuche decir a Cash Luna una vez: Si usted quiere predicar, cómprese un púlpito, ponga un espejo frente a usted y predíquese a usted mismo o abra una célula. Hay que entender el principio de 1ª Corintios 12 y es que no todos son llamados a predicar. Por eso es que tenemos efecto y causa en algunas iglesias que pasan años sin nadie convertirse, porque ellos mismos no disciernen esto. Creen que la predicación es para sentirse importante o hacerse bien y no es así, esto es algo de servicio. Hay personas que no son llamados a predicar y a lo mejor si a lavar el baño. Romanos 12:6-8 es claro en esto: Pero teniendo dones que difieren, según la gracia que nos ha sido dada, usémoslos: si el de profecía, úsese en proporción a la fe; si el de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que da, con liberalidad; el que dirige, con diligencia; el que muestra misericordia, con alegría.
Estos problemas en la Iglesia tienen que ser erradicados. Y la manera de erradicarlos es bajo unción Apostólica y Profética.
La autoridad por el Vino Nuevo-los tiempos de restauración están aquí:
Jeremías 1:10:
Mira, hoy te he dado autoridad sobre las naciones y sobre los reinos, para arrancar y para derribar, para destruir y para derrocar, para edificar y para plantar.
Mateo 9:17:
Y nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque entonces los odres se revientan, el vino se derrama y los odres se pierden; sino que se echa vino nuevo en odres nuevos, y ambos se conservan.
Hechos 3:20-21:
Y El envíe a Jesús, el Cristo designado de antemano para vosotros, a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas, acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos.
Tenemos que entender que cuando Dios nos llama a edificar un fundamento sobre la principal piedra del ángulo quien es Cristo (Efesios 2:20-21), antes de esto hay que destruir la obra del enemigo. Estamos en constante guerra espiritual y los espíritus de Babilonia movido en idolatría, Egipto manifestado por la influencia de Hollywood y toda su pompa, Grecia manifestado por la teología mundana y la mala aplicación bíblica en algunas iglesias, no van a querer irse así de fácil.
Tenemos que tomar la autoridad dada por Dios para poder desechar la obra del enemigo, que son como fortalezas y dardos de fuego (2ª Corintios 10:4-5, Efesios 6:16) y que han hecho ya sus cimientos en muchas iglesias hoy día y han traído enseñanzas antagónicas y las han dejado sentarse en las iglesias en sus muy cómodos tronos por muchos siglos.
Cuando Dios nos da unción apostólica esta es para edificar sobre el fundamento y plantar sobre lo que lo profético derrumbó. Lo apostólico tiene que trabajar de la mano con lo profético (Efesios 2:20) y no puede trabajar solo.
Cuando la unción apostólica llega viene revelación Fresca por la Palabra de Dios (Rhema). Toda revelación tiene que estar en lo escrito ya y de lo contrario estamos en problemas serios (Apocalipsis 22:18). Pero para obtener el vino nuevo hay que despellejarnos, sacarnos la piel vieja, y ponernos piel nueva, fresca, que aguante el vino nuevo. El vino nuevo tiene textura mas fuerte que el viejo, es decir, aun tiene su esencia, el viejo es solo alcohol fermentado mientras el nuevo aun tiene su esencia frutal fresca. Y la piel vieja del odre viejo no resiste el vino nuevo.
Creo que la Segunda Venida de Cristo esta cada día mas cerca, amen, es nuestra esperanza, es algo a ser visto por todo el mundo y El volverá de forma visible, no espiritual como algunos afirman que ya pasó errada y heréticamente (Hechos 1:11), y por eso es que son tiempos de restauración hoy, para traer los principios perdidos en la iglesia por los siglos, amen, para volver al fundamento, para que podamos derrumbar los espíritus antagónicos que han atacado la iglesia a través de los siglos, para sacar el Espíritu de Babilonia, de Egipto manifestado por la influencia de Hollywood, de Grecia y todo espíritu antagónico levantado contra la iglesia en el nombre de Jesús, amen.
Que hacer si veo esto en mi iglesia:
Veía hoy en CDM Internacional al Apóstol Georgy Abdo cuando decía que a el le han venido a traer palabras proféticas sin humildad, mostrando el carácter verdadero de un profeta inmaduro sin discipulado o uno falso, y como el, como hombre de Dios no la recibe o aun los reprende porque se da cuenta de los espíritus que los domina.
Por ende, hay que entender que tenemos que tener madurez antes de señalar algo equivocado o errado y tratar a estas personas como nuestros hermanos en Cristo, porque lo son, ya que esto es un problema dogmático y no doctrinal.
Aquí algunas recomendaciones en torno a que hacer si usted ve esto:
  1. Orar a Dios para obtener dirección: No se vaya a ir rápido corriendo de su iglesia porque usted no sabe como Dios lo va a usar en esto o si esto es una parte del proceso de aprendizaje para usted para ayudarle a crecer.
  2. Luego de orar y andar en paz para con Dios (Filipenses 4:7), hable con su Líder, Pastor, Ministro, Anciano o Apóstol y muéstrele con un espíritu de humildad y mansedumbre (Colosenses 3:12) el porque lo que esta estableciendo no es lo correcto. Pero hágalo con mansedumbre.
  3. Si el problema sigue en su iglesia, y no hay solución, y sobretodo, le comienzan a rechazar y dicen frases como que usted esta “endemoniado, apichonado” y otros epítetos no bíblicos, ore a Dios y escape por su vida, busque una iglesia sana u ore a Dios porque a lo mejor Dios le va a poner a levantar fundamento. Y si es así y el Señor le manda a levantar Casa para El, pues ore a Dios por una cobertura apostólica sana que no tenga estos problemas.
  4. Si se va de su iglesia a otro lugar, búsquela con fundamento, no cualquiera y vea el carácter pastoral antes de entrar a ella. Los pastores, sea en el ministerio que operen, aunque firmes muchas veces, tratamos con amor. También procure que usted sea discipulado en esta por la Palabra y sea levantado con fundamento sólido. También vea la Visión de la iglesia a ver si usted encaje en ella, pida entrevista con el Pastor o Apóstol o Ministro a cargo y entienda su visión y como esta se adapta a usted. Es decir, un lugar donde usted pueda trabajar libremente para el Reino de Dios, amen.
  5. Si Dios le manda a edificarle Casa, usted no puede ser un llanero solitario, busque una cobertura apostólica sana, que se mueva en un fundamento por la Palabra sólido, no en emociones, no motivacional, y que se mueva en lo sobrenatural, porque la unción de Dios se mueve en lo sobrenatural y no en lo emocional.
  6. Si usted es Pastor, Apóstol, Ministro de alguna Casa y ha entrado en estos errores y esto ha limitado la unción en su ministerio salga de estos errores, pida perdón a su iglesia y siga adelante. Si se levantan rebeldes que no entienden que lo mas importante es un espíritu de humildad y admisión de falta, déjelos que se vayan, que ellos no eran parte de la Casa ni fueron hijos tampoco. Recuerde que hay que agradar a Dios antes que a los hombres, y ellos abren puertas para el espíritu de Absalón en sus vidas que les traerá destrucción a ellos mismos.
Entendamos esto, y es que Dios se mueve donde hay un fundamento BAOSA (Biblia, Ayuno, Oración, Sujeción y Adoración) y si El no se esta moviendo, es por que este fundamento no esta presente.
No olvide que la zapata es en Cristo, establecido sobre los fundamentos Apostólicos y Proféticos establecidos en Su Palabra, y que todo fuera de esto no proviene de El, amen.