viernes, 8 de agosto de 2014

¿PODRA UN TRAVESTI, O UN HOMOSEXUAL PARTICIPAR DEL CULTO PUBLICO EN UNA IGLESIA CRISTIANA? Por: Manuel Jordán, PhD.

¿Podrá un travesti, o un homosexual participar del culto público, cantando o predicando en una iglesia cristiana, y aun subirse al altar? Una querida amiga piensa que sí. Quizás tú que lees esto piensas de igual modo que ella. He aquí mi pequeña exposición al respecto: Querida amiga, con todo tu respeto, en parte estoy de acuerdo contigo. Creo que hay que tener compasión y respeto por el prójimo. Pienso que ningún ser humano debe ser discriminado, no importa el estado de vida que escoja. Sin embargo cuando se trata del culto a Dios es algo completamente aparte. En Hebreos 12:14 dice: “Procurad la paz con todos y la santidad, sin la cual NADIE vera al Señor”. Mira lo que dice el Salmo 1:5 “Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, Ni los pecadores en la congregación de los justos”. Conozco cientos de pasajes bíblicos que prueban esto. El altar es un lugar sagrado, que solamente aquellos que se apartan de toda iniquidad pueden participar. Sí, entiendo que hay muchos, hasta llamados pastores que hacen un uso indigno de ese lugar, pero ellos le darán cuenta a Dios. Repito, no estoy de acuerdo con la discriminación, pero la Palabra es clara: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”, 1Juan 2:15,16.
¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, NI LOS AFEMINADOS, NI LOS HOMOSEXUALES, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos de vosotros, pero YA HABEIS SIDO LAVADOS, YA HABEIS SIDO SANTIFICADOS, YA HABEIS SIDO JUSTIFICADOS EN EL NOMBRE DEL SEÑOR JESUS Y POR EL ESPIRITU DE NUESTRO DIOS, 1 Corintios 6:9-11.
• Levítico 18:22: “No te echarás con varón como con mujer, es abominación.”
• Levítico 20:13: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron: ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.”
• Romanos 1:26-28: “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;”

La homosexualidad está claramente condenada en la Biblia. Esta va en contra del orden creado por Dios. A diferencia de otros pecados, la homosexualidad tiene un juicio severo administrado por Dios Mismo. Los homosexuales son entregados a sus pasiones. Esto significa que Dios los entrega a una mente reprobada y endurece sus corazones a causa de sus pecados (Ro 1:18.) Como resultado, son llenos de toda inmundicia y reciben la retribución debido a lo que están haciendo. Sin la conciencia de su pecado, no habrá arrepentimiento ni confianza en Jesús. Sin Jesús, ellos no tendrán perdón y sin perdón no hay salvación.
Como Cristiano, debemos orar por la salvación del homosexual en la misma forma como oramos por cualquier persona en pecado. El ser humano, incluyendo a los homosexuales está hecho a la imagen de Dios; aun cuando él está en grave pecado. Por lo tanto, debes mostrarles la misma dignidad como a cualquier otra persona que conozcas. Sin embargo, esto no significa que apruebes su conducta. No comprometas tu testimonio por una opinión socialmente aceptable, pero que no refleja la posición divina.

Entiendo que esta palabra es fuerte, pero si yo enseñara otra cosa estaría mintiendo, y no dándoles a las personas la oportunidad de arrepentirse y cambiar de vida. Admiro tu defensa de la vida y tu posición sobre la educación correcta de los niños (en cuanto a género se refiere), pero imagínate que todos toleraran esa conducta aberrante por parte del gobierno y las instituciones que promueven el aborto y la homosexualidad. En ese caso viviríamos en un mundo completamente corrupto, el cual Dios no toleraría jamás. Como no toleró a Sodoma y Gomorra; como no toleró al mundo anti diluviano. Recuerda que somos la luz del mundo y la sal de la tierra. No permitas que nada “disuelva” tu sal, ni opaque tu luz… Por último tengo que decir que esta prohibición de participar en la iglesia es necesaria. Además es importante presentarles la verdad bíblica claramente, para que conociendo la verdad puedan salvarse y escapar de la condenación a la que están expuesto…