sábado, 23 de agosto de 2014

SEÑALES DEL LLAMADO PROFETICO: Hermano Felix Muñoz Amaya (Pagina PROFETAS en Facebook)

Si eres llamado al ministerio como profeta, entonces debes sentir las señales o experiencias mencionadas en esta enseñanza en tu vida. Unas de ellas son evidencia de un llamado mayor como profeta y algunas como llamado para el ministerio profético. 
  1. La primera señal es que sientes un deseo ardiente dentro de ti por ya hace tiempo, para ministrar a los miembros de cuerpo de Cristo. Esto no es algo pasajero sino que ay tienes tiempo de estarlo sintiendo. No es tanto en traer almas al Señor, sino ayudar a creyentes en su diario caminar en el señor. Puede ser un deseo de alertar a la gente sobre ciertos peligros. Puede ser para alentar y levantar a cierto creyente. Cualquier dirección que lleve, este sentir ha tomado lugar en ti y no te va a dejar ir. El llamado en ti es de Dios, no viene de ti. Todo lo que tú puedes producir es pecado. Paulo dice en Romanos 7:18 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. 20 Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. El deseo de servir a Dios no viene de ti, viene de Dios y se va a desarrollar al pasar el tiempo. Si al pasar el tiempo no se va ese deseo de ti entonces no es una fantasía o solamente un deseo sino un verdadero llamado de parte de Dios para tu vida. Si te puedes identificar con este entonces márcalo como la primera señal. 
  2. Señal numero 2: No toda la gente se va a entusiasmar con lo que tú quieres hacer. Posiblemente te digan que tengas cuidado, que te calmes. Posiblemente te acusen de ser una paranoia. Y posiblemente esto cause que te agás preguntas si esto realmente es de Dios. Tu ministerio es único, así que no esperes que ellos lleven tu carga. Simplemente con el deseo que sientes de hacer algo diferente quiere decir que esto es de parte de Dios. El Señor tiene la tendencia de esconder sus profetas asta que estén listos y preparados. Así es que no esperes que otros reconozcan tu llamado o lo acepten. Al no ser que ya les hayas ministrado personalmente. Si has sido perseguido y maltratado por ir incontra de la concerniente eso quiere decir que estas en las primeras señales concerniente al llamado profético. 
  3. Señal numero 3: No estas tratando de hacerte de reconocimiento, sino ayudar a la gente. Con gozo dejaras de hacer cosas para tu bienestar con tal de ayudar al necesitado. El ministerio profético como el apostólico requiere una entrega total a la obra de Dios. El ministerio es servidumbre y te va a costar mucho. Si tu deseo es no ayudar a otros entonces este no es tu llamado. El Señor Jesús dijo Mateo 20:27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; 28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Tú debes estar preparado para pagar en precio antes que entres en el ministerio. Si tu deseo no es para el bien de otros pues, entonces todavía ni entras a la puerta. 
  4. Señal numero 4: Ase tiempo te encuentras ministrándole a la gente en una necesidad particular mas que en otras. Parece ser que siempre terminas ministrando a individuos que necesitan ánimo y dirección en sus vidas. Dentro de tu ser sientes algo tremendo que causa que mediante la ministración, le digas a la persona o personas que dirección deben tomar y cual es el propósito de Dios para ellos. El Señor te prepara para el ministerio dándote oportunidades para que les ministres, y la mayoría del tiempo no estas consciente de ello. Lo que tu sabes es que te sientes contento/a o satisfecho cada vez que ayudas a un creyente a poner sus vidas y ministerios en orden. Estas son señales enseñándote el camino hacia tu ministerio profético. 
  5. Señal numero 5: Personas te han dicho que les has ayudado aunque tu no estés consciente de ello. A veces otros miran tu ministerio mas claramente que tu. Salomón dice en Proverbios 18:16 La dádiva del hombre le ensancha el camino, Y le lleva delante de los grandes. Si tú tienes un ministerio profético definitivamente no podrás esconderlo. Empezara a manifestarse a su tiempo y unos empezaran a notarlo. 
  6. Señal numero 6: Te sientes descalificado, inapto para llevar acabo el trabajo del Señor, sientes que no eres digno/a cuando alguien pide ayuda esperas que alguien mas lo agá antes que tu. Humildad es una señal de tu genuinidad. El Espíritu de Dios siempre nos guía con ternura. Es como una paloma humilde y se asusta fácilmente, Jesús es llamado el Cordero de Dios, un cordero también es humilde y gentil, no se empuja o forza. El llamado viene muy frágil y gentil que a veces te preguntaras si realmente oíste bien. 
  7. Señal numero 7: El ministerio llave del profeta es la intercesión. Si tu te encuentras pasando bastante tiempo en la intercesión clamando por otros y miras que a habido resultado a favor de ellos, sin duda alguna los elementos del ministerio profético están allí. El profeta es la llave para lo que Dios hace en la tierra. Dios dice en el antiguo testamento que El no hará nada sin antes dejarle saber a sus profetas. Si tú has sido guiado a orar y causar cosas que vengan en existencia mediante la oración, eso quiere decir que el ministerio profético empieza a manifestarse. 
  8. Señal numero 8: El profeta es sensible al Espíritu de Dios y tiene la habilidad de bajar la unción en un servicio. Esto es visible en la capacidad musical y la adoración donde la unción del Espíritu Santo se manifiesta. Si tú miras esto cuando tú cantas o diriges al pueblo en adoración, el ministerio profético esta manifestándose. 
  9. Señal numero 9: Si eres llamado a ser profeta entonces tu preparación se llavera muchos años y será un proceso muy duro y a veces difícil. El profeta será quebrantado en mil pedazos, reducido a nada para poder que Dios le use. Tienes que aprender a no confiar en ti ni en tus habilidades. Tu conocimiento y fuerza natural serán probadas con fuego y serán reducidos a nada para que El Señor te use. 

Si tu vida ha sido una vida de fracasos, problemas intensos, persecuciones y presión esto puede ser una señal de preparación para el ministerio profético. Todavía no he encontrado un profeta que lleve acabo una vida de bienestar, fama y dinero. El ministerio profético es un ministerio de muerte, como el Apóstol debemos llevar las señales en nuestro cuerpo, morir para el mundo y para todos. Debe sacrificarlo todo por el ministerio, debe morir para si mismo. 
Bueno pues estas son las señales para reconocer tu llamado Profético.